texas-moody

Investigación muestra que mensajes de alerta y acceso al periodismo profesional reducen confianza en noticias falsas

Un estudio experimental realizado en asociación entre la academia, un periódico brasileño y una empresa consultora mostró que enviar un correo electrónico de alerta y ofrecer una suscripción gratuita de un medio de noticias durante tres meses pudo reducir la confianza en las noticias falsas.

El experimento fue realizado en São Paulo, entre noviembre y diciembre, por los politólogos Felipe Nunes, de la Universidad Federal de Minas Gerais (UFMG); Nara Pavão, de la Federal de Pernambuco (UFPE); y Fred Batista, de la Universidad de Carolina del Norte en Charlotte, en asociación con Quaest y Folha de S.Paulo.

El estudio, que entrevistó a 1.000 personas, tenía como objetivo encontrar una especie de vacuna contra las noticias falsas, especialmente durante el periodo electoral-- en este caso, durante las elecciones municipales de 2020.

El grupo inicial se dividió en dos, con 500 personas cada uno, para que uno recibiera el “tratamiento” y el otro, sin intervención del equipo de investigación, funcionara como control. Los grupos se eligieron con el fin de representar estadísticamente al electorado de la ciudad de São Paulo, según género, edad, ingresos, educación, religión, entre otras características. También se consideró el voto de los encuestados en las elecciones presidenciales de 2018, para asegurar que la proporción de personas más alineadas de izquierda o derecha, por ejemplo, sería la misma que la del electorado de São Paulo.

Luego, los investigadores les mostraron dos rondas de cuatro historias cada una, etiquetadas como falsas por las agencias de verificación de datos, pero los encuestados no fueron informados sobre esta clasificación. Los datos recopilados en la primera ronda sirvieron como referencia para la comparación con la segunda etapa.

Felipe Nunes pesquisador

Felipe Nunes, profesor de UFMG y director de Quaest.

Entre rondas, el grupo de tratamiento recibió un correo electrónico, que contenía consejos simples sobre cómo detectar noticias falsas y un mensaje de alerta (“¡¡¡ATENCIÓN !!!”), que pedía al lector que revisara el contenido antes de compartirlo y unirse a la lucha contra las noticias falsas. El correo electrónico también contenía un artículo de Folha sobre la newsletter que el periódico había lanzado para verificar las noticias falsas. Además del correo electrónico, el grupo de tratamiento recibió una suscripción gratuita al periódico durante tres meses.

El estudio aún está en curso, por tanto, todavía no hay un documento final, pero Folha publicó datos preliminares en enero. De acuerdo con este resultado inicial, el 65% de los encuestados en el grupo de control consideró que al menos una de las noticias falsas era cierta en la segunda ronda de entrevistas. En el grupo que recibió el correo electrónico y la suscripción, este porcentaje fue significativamente menor, un 46%.

Al mismo tiempo, la comparación dentro del grupo de tratamiento, antes y después de recibir el correo electrónico de alerta y la suscripción, también indicó que la creencia en noticias falsas cayó ocho puntos porcentuales, dijo Felipe Nunes, uno de los autores del estudio, a LatAm Journalism Review (LJR). “Los dos resultados son complementarios y refuerzan el hallazgo del estudio”, dijo Nunes, profesor de ciencias políticas en la UFMG y director de la consultora Quaest.

Otro punto interesante de la investigación es que una noticia falsa, que decía que Rede Globo pertenecía a tres países árabes, se mostró dos veces, en la primera y segunda rondas. Además, inicialmente, el porcentaje de personas que consideraron verdadero el contenido era el mismo en ambos grupos, alrededor del 20%. En la segunda ronda, este porcentaje cayó al 12% en el grupo que recibió el correo electrónico y la suscripción, otra indicación de la efectividad del tratamiento. Mientras tanto, en el grupo de control ocurrió lo contrario, más personas comenzaron a creer las noticias falsas: 39%.

“Con esto, sabemos que el efecto de repetir las mismas noticias falsas, si las personas no están ‘vacunadas’ [no recibieron tratamiento de la investigación], es que tienden a creer más en este contenido falso”, apuntó Nunes.

Después de identificar que el tratamiento conjunto fue efectivo, los investigadores ahora investigan el peso del correo electrónico y la suscripción al periódico para reducir la creencia en noticias falsas.

“La evidencia que tenemos hoy, pero aún no es concluyente, porque esta parte del estudio no está del todo lista, [...] es que la efectividad del correo electrónico fue muy grande. El mayor efecto se encuentra entre aquellos que se detuvieron, Abrió y leyó el correo electrónico. También porque, en el caso de la suscripción, el porcentaje de personas que usaron el bono fue muy bajo”, dijo Nunes.

De las 500 personas del grupo de tratamiento, 272 abrieron el correo electrónico. De esos 500, 53 completaron el registro de suscripción, 12 de los cuales utilizaron el vale para leer un artículo.

“Es decir, el simple hecho de que se informe a la gente que ha recibido la suscripción gratuita a Folha y luego recibe el correo electrónico ya ayuda en el proceso de detección de fake news. Interpretamos que la persona está motivada para buscar problemas. Pero por aquellos que de hecho leen el correo electrónico y reciben la información, entonces el efecto es aún mayor. Aún no tenemos una conclusión específica sobre cuál es el efecto más absoluto, pero creemos que hay una pequeña mezcla”, explicó Nunes.

El profesor citó otro punto del mismo estudio, que muestra una correlación entre el consumo frecuente de noticias de unos pocos medios en particular, como Folha, UOL y Rede Globo, y una tendencia a creer menos en contenidos falsos.

“Quiero decir, parece que los que menos creen en las fake news son los que leen estos periódicos. Parece haber un perfil de persona que busca estos medios para informarse, pero eso no quiere decir que sea porque leen estos periódicos que creen menos en noticias falsas, estas cosas están todas mezcladas”, dijo.

Fred Batista, profesor de ciencias políticas en la Universidad de Carolina del Norte en Charlotte, quien también es autor del estudio, dijo que el tratamiento general funcionó, pero que el correo electrónico tuvo un efecto mayor.

“Sí, es el correo electrónico el que está haciendo el trabajo pesado. Lo que plantea algunas preguntas. Sabemos que la intervención funcionó, redujo la creencia en noticias falsas, pero ¿promueve la alfabetización mediática o es más una campaña de alerta?”, dijo en una entrevista con LJR.

Lo que Batista está cuestionando es si el correo electrónico pudo enseñar a los encuestados a discernir de manera efectiva el contenido falso del contenido real o si solo generó una alerta, dejando a los lectores más conscientes en general. Con eso, es posible que los encuestados hayan sospechado incluso más de la noticia real, explicó Batista.

“No probamos esto, [para saber] si era alfabetización mediática, que es aprendizaje, la capacidad de distinguir lo verdadero de lo falso, o si era simplemente una alerta”, dijo Batista, quien quiere incluir noticias reales en las próximas encuestas para comprender mejor este problema. Sin embargo, dijo que el experimento incluyó otras pruebas, como la confianza en la prensa, que no ha aumentado con el tratamiento.

“También medimos las actitudes hacia la verificación de datos y nada ha cambiado. Entonces entiendo que funcionó como una alerta y no como una experiencia de aprendizaje, pero por supuesto nuestra evidencia al respecto es indirecta”, dijo Batista.

Fred Batista, da Universidade da Carolina do Norte em Charlotte, nos EUA

Fred Batista, Universidad de Carolina del Norte en Charlotte.

De cualquier manera, dijo que la investigación apunta a posibles formas de lidiar con las noticias falsas. Si el tratamiento fue solo una alerta, Batista dijo que muestra cómo el Estado, el Poder Judicial y la prensa pueden realizar campañas de concientización contra las noticias falsas en períodos más críticos, como las elecciones.

Por otro lado, si la intervención de la investigación tuviera el efecto de alfabetización mediática, sería un signo positivo para incrementar la inversión en políticas públicas en este sentido.

“Si la alfabetización está ocurriendo, es muy probable que intervenciones más fuertes, como en la escuela, tengan un efecto mayor que eso”, dijo Batista.

Según los investigadores, el resultado va en la misma dirección que los hallazgos anteriores del grupo, sobre la efectividad de desacreditar noticias falsas. En 2018, otro estudio realizado por los mismos académicos indicó que las correcciones y las verificaciones de datos tuvieron poco impacto en la confianza de las personas en las noticias falsas durante el periodo electoral.

Según Nunes, estaba claro que negar noticias falsas, ya sea como una forma de autodefensa o mediante mecanismos de verificación de datos, no era suficiente para cambiar las opiniones de los encuestados.

“Las personas que tienen un sesgo de confirmación están más preocupadas por confirmar una opinión que ya tienen, para tener razón, que por reflexionar sobre los datos para formarse una opinión más informada. Básicamente, las personas no están expuestas a estos controles e incluso las que están expuestas no cambian de posición, es decir, la manera es ayudar a las personas a tomar decisiones por sí mismas. Cuando se intenta influir, es menos efectivo. Necesitan sacar sus propias conclusiones”, dijo Nunes.

Batista siguió el mismo razonamiento. "Nadie deja de creer porque vio una corrección. En otras palabras, no hay forma de atacar el síntoma una vez que se manifiesta, porque las creencias son muy partidistas. Esta vez, creo que la investigación sugiere que es mejor tratarlo antes, para generar inmunidad, con una medida educativa, capacitar y alertar a las personas ante este problema”, dijo.

Batista destacó que no basta con enseñar a identificar los engaños, también es necesario explicar las características del contenido verdadero, así como qué es un informe, una columna, un editorial, etc.

Para el editor del equipo de periodismo de datos de Folha de S. Paulo, Fábio Takahashi, quien revisó la metodología y ayudó a elaborar las preguntas del estudio, el tema de las noticias falsas es complejo y no se resolverá con una sola solución.

“Lo interesante de la investigación es que, si llegamos a las personas, tenemos un efecto, esta es la parte positiva. Ahora hay un gran desafío sobre cómo llegar a las personas. Tendremos que, como industria, pensar mejor formas de hacer esto. Y la otra es usar la educación en medios para mostrar cuán importante es el trabajo del periodista profesional. Las dos partes aún deben desarrollarse a fondo”, dijo Takahashi, fundador y presidente de Jeduca (Asociación de Periodistas de Educación ), a LJR.

Asimismo, incluir consejos en artículos sobre cómo detectar mentiras es una de las posibles medidas, pero no es una solución milagrosa, argumentó Takahashi.

O editor da equipe de jornalismo de dados da Folha, Fábio Takahashi

Editor del equipo de periodismo de datos de Folha, Fábio Takahashi.

“La alfabetización mediática tiene más impacto, pero tarda más en surtir efecto. Informar sobre consejos, para aquellos que terminan leyendo la historia, creo que tendrá un efecto rápido, pero ¿cómo atraes a una persona para que haga clic en un enlace como ese? Una historia así no estará entre las más leídas, las más atractivas. Entonces creo que debemos realizar varios intentos, no será solo uno”, dijo el periodista, quien coordina el podcast y newsletter Folha na Sala, dirigido a profesores.

Alianza entre periódicos, academia y consultoría

La investigación solo fue posible gracias a una asociación inusual entre la academia, un periódico y una consultora. Folha proporcionó suscripciones gratuitas al grupo de tratamiento, y la consultora Quaest cubrió los costos de realizar las entrevistas y aplicó el cuestionario. El estudio fue desarrollado por académicos y el diseño de la encuesta fue presentado y aprobado por tres comités de ética de dos universidades estadounidenses y una de Brasil.

Planificada desde julio de 2020, la investigación se benefició de una relación previa entre Quaest y Folha. Llevaban trabajando juntos desde 2019, en la difusión de una herramienta desarrollada por Nunes, el índice de popularidad digital. Con eso, ya había confianza y un buen flujo de trabajo establecido cuando surgió la idea de la investigación sobre noticias falsas.

“Quedamos muy satisfechos con el resultado, teníamos buen material periodístico [para publicar]. Y no se puede pasar por alto que fue un efecto institucional positivo para Folha, UOL, Globo, para la prensa profesional en su conjunto”, dijo Takahashi.

Nunes dijo que buscó a Folha para el proyecto “por su credibilidad, gran circulación y relevancia en Brasil”. Batista dijo que, sin el diario, el estudio habría sido muy caro y probablemente inviable. “Era una asociación, no era que uno contratara al otro, había un aporte de todas las partes”, relató.

Batista también señaló que esta fue una oportunidad para realizar un experimento de campo, algo que es raro en la investigación académica en ciencias políticas y comunicación en Brasil. “Es un tipo de estudio que es difícil de hacer, porque involucra un experimento de tratamiento y control. En esta área de fake news es muy raro, son muy pocos. Creo que en Brasil no tiene precedentes”.

Para él, la prensa y el mundo académico deberían invertir más en alianzas, especialmente en el contexto actual.

“Reunimos a dos grupos amenazados, periodistas profesionales y científicos. Cada vez es más común que periódicos y revistas se asocien y difundan la ciencia. En nuestro caso, hemos tomado el camino inverso, hemos hecho un estudio científico sobre el efecto del periodismo profesional”.

Los investigadores pretenden continuar investigando el tema y establecer un centro de estudios sobre desinformación en Brasil. El año pasado, el grupo obtuvo la aprobación para realizar un estudio más amplio sobre noticias falsas en el país, con 5.000 encuestados, que recibirá financiación de Facebook.

Más artículos