texas-moody

Mujeres lideran medios digitales independientes en América Latina, pero el cambio aún necesita llegar a los medios tradicionales

Este panel fue parte del 13º Coloquio Iberoamericano de Periodismo Digital que tuvo lugar completamente en línea el 25 de julio de 2020. Vea este y otros paneles de ese día aquí.

 

Alrededor del 40% de los medios nativos digitales en América Latina son fundados o dirigidos por mujeres, dijo Ana Arriagada, citando una encuesta realizada por SembraMedia en 2018, durante el 13º Coloquio Iberoamericano de Periodismo Digital. Arriagada, cofundadora y directora ejecutiva del medio chileno El Soberano, fue la moderadora del panel “Liderazgo femenino en medios en América Latina. ¡Ya es tiempo!”.

Según dijo, el liderazgo femenino en los medios nativos digitales en América Latina es “un dato muy alentador”, pero necesita ser puesto en contexto, ya que la mayoría de estos medios son pequeños. Las panelistas también destacaron la necesidad de ir más allá de estos medios y expandir el número de mujeres en puestos de toma de decisiones en medios tradicionales en la región.

Panel del 13º Coloquio Iberoamericano de Periodismo Digital “Liderazgo femenino en medios en América Latina. ¡Ya es tiempo!”.

Panel del 13º Coloquio Iberoamericano de Periodismo Digital “Liderazgo femenino en medios en América Latina. ¡Ya es tiempo!”. Ana Arriagada, Isabel González, Dagmar Thiel y Lu Ortiz.

La colombiana Isabel González, embajadora de Chicas Poderosas en Ecuador, dijo que el ecosistema de medios en América Latina ha cambiado por completo en los últimos diez años.

“Hoy tenemos un montón de medios que además de ser emprendidos y dirigidos por mujeres, también hacen una apuesta por un cambio incluso epistemológico al llamarse periodistas feministas o medios feministas”, dijo.

Según ella, estos medios ayudaron a plantear temas secundarios en las redacciones tradicionales, como el aborto y los feminicidios.

La ecuatoriana Dagmar Thiel, directora de la oficina de Fundamedios en Estados Unidos, también destacó cómo los problemas relacionados con las mujeres son invisibles en la prensa tradicional o se tratan en las secciones de cocina y belleza, reforzando los estereotipos de género.

“No se las ve como referentes en materia de economía, científicas, analistas políticas, o que estén generando un modelo para las niñas jóvenes, que salga de esos roles tradicionales”, dijo.

Para ella, hacer que esta cobertura sea más diversa significa necesariamente tener más mujeres en puestos de liderazgo en la prensa tradicional. “Esto no puede quedar relegado a aquellos medios fantásticos, esos 40% fundados por mujeres, que son medios alternativos digitales, con un público menor y no tradicional”, dijo Thiel.

La mexicana Lu Ortiz, cofundadora de Vita-Activa.Org, dijo que las periodistas también se ven perjudicados porque son vistas como frágiles y alejadas de la cobertura arriesgada y pesada. “Nosotras sabemos muy bien lo que estamos aportando, sabemos muy bien el costo del periodismo, pero es un costo que todos y todas debemos compartir igualmente. Nuestras coberturas no deben ser con olor a flores”, aseguró.

Ortiz señaló que lidiar con estas desigualdades de género es una de las “reformas sociales, políticas y económicas más importantes” que necesitamos implementar. “Básicamente no es un tema legal, de recursos humanos o de cultura organizacional, es de justicia, inclusión y democracia”.

Las oradoras reforzaron la importancia de promover la diversidad real en las salas de redacción, en oposición a lo que Arriagada llamó “una pequeña diversidad falsa”.

“Hay una explotación de la diversidad para beneficio del medio, A que me refiero: que tenemos la compañera indígena cubriendo temas indígenas, en Estados Unidos está el tema racial tiramos al frente a todos los colegas negros y negras que trabajan para demostrar que nuestro medio es súper diverso”, dijo Arriagada.

Sobre este punto, Thiel señaló que la verdadera diversidad también implica pagar salarios iguales para hombres y mujeres en los mismos puestos, además de aceptar diferentes apariencias femeninas. Especialmente en la televisión, dijo, los periodistas a menudo son vistos como un “florero” con el propósito de embellecer la imagen.

“Ellos piensan que los hombre envejecen con gravedad, entonces se les ve muy bien en la tele con sus canitas, y las mujeres tienen caducidad. Si bien hay muchas más mujeres en los medios de comunicación hoy, ¿qué rol juegan? Que no sea el de florero. (...) Debemos empezar a normalizar una imagen de las mujeres tal como somos, sin discriminación no solo de género, si no de edad y de apariencia”, dijo Thiel.

Las oradoras también discutieron la importancia de crear nuevos modelos de escritura que consideren los estilos de liderazgo femenino y las necesidades de las periodistas que son madres. Las políticas deben formularse para que la maternidad no sea “esa cosa rara que les pasa a las mujeres”, dijo Thiel. “Tiene que haber políticas específicas que permitan esa sostenibilidad e integración de los roles que biológicamente tenemos las mujeres y la capacidad de crecer en un rol profesional”, concluyó.

Más artículos