texas-moody

Ejecutivo de noticias de Google alerta que las redacciones deben proceder con precaución a medida que se sumergen más en el entorno en evolución de medios digitales

  • Por Guest
  • 5 abril, 2022

Leer el discurso entero de Gingras aquí (en inglés)

Por Laura Morales

El vicepresidente global de noticias de Google advirtió que el entorno actual de los medios sofoca la diversidad de voces y el periodismo en profundidad, pero le preocupa que las regulaciones generales no sean la respuesta.

En un pronunciamiento casi poético, el discurso de los de los oradores principales Richard Gingras en el Simposio Internacional de Periodismo Online (ISOJ, por sus siglas en inglés) en Austin, Texas, llamó la atención sobre las preguntas que, en su opinión, son importantes para que los periodistas se pregunten a sí mismos a medida que las redacciones usan más medios digitales y algunos de los preocupantes patrones que ha observado durante su adopción.

“Me temo que el internet abierto se nos está escapando”, dijo Gingras durante el primer día de ISOJ el pasado 1 de abril. “Que los 25 años de un internet que permitió el modelo definitivo de libre expresión fue una aberración”.

Él estaba particularmente preocupado por los intentos de regular la libre vinculación. Recientemente, Australia implementó una ley que obligaría a los gigantes tecnológicos a pagar a las salas de redacción por usar su contenido. Canadá y Brasil están considerando una legislación similar. Gingras instó a los reporteros de internet a examinar dichos proyectos de ley porque sospecha que hay otros intereses en juego.

“Ellos preferirían ver los conceptos básicos de enlaces gratuitos y uso justo reducidos”, dijo Gingras. “Ellos pueden hacer campaña con palabras nobles, pero el resultado final es el deseo de mantener un dominio previo para restringir la apertura de la web y reducir la diversidad de voces que permite”.

La moderadora Sue Cross, directora ejecutiva y CEO del Institute for Nonprofit News, señaló los millones en donaciones que la Iniciativa de Noticias Digitales (DNI) de Google ha otorgado a su instituto. También cuestionó a Gingras sobre la compleja relación entre su clara preocupación por el futuro del periodismo y el impacto de Google en las ganancias de las salas de redacción.

DNI ha apoyado salas de redacción sin fines de lucro, dijo Cross, pero “los miembros de DNI también son parte de los medios que intentan descubrir cómo navegar para sobrevivir al motor de búsqueda de Google, por lo que es justo decir que es una relación compleja”.

Gingras respondió que ellos sí escuchan investigaciones académicas y tienen un documento de 160 páginas que detalla las Políticas de Noticias de Google, además de que Google le da a las publicaciones una gran cantidad de tráfico.

“Somos el quiosco de periódicos más grande del mundo que, obviamente, los editores de noticias no pagan, y la distribución era el 30% del modelo de negocio aquí”, dijo Gingras. “Entonces, para mí, eso vuelve a la misma pregunta: ¿estamos elaborando políticas públicas apropiadas para respetar y permitir la apertura de internet y la diversidad del ecosistema?”.

Gingras cuestionó las métricas que usan las salas de redacción para entender a su audiencia. Dijo que el contenido de nivel superficial podría no llegar a la audiencia de la manera que los ayudaría. Dijo que el fondo Digital News Innovation está ayudando a las redacciones a preguntarse qué quieren, necesitan y pagarán sus comunidades.

“Le pregunté a los editores sobre la investigación que hacen”, dijo Gingras. “En casi todos los casos, la respuesta es no mucho o no. O si estudiamos nuestras comunidades, analizamos nuestro tráfico. Eso no dice nada sobre quién no nos visita. No dice nada sobre lo que valoran”.

A Gingras también les preocupaba que nuestra sociedad se pareciera menos a la utopía que imaginaron los pioneros de internet y más a las distopías retratadas por George Orwell y Aldous Huxley. Si bien TikTok, YouTube y Twitter son herramientas importantes, admitió, también podrían disuadir al público de profundizar en las historias. Advirtió que los periodistas deben ser cautelosos con estos medios.

“Google continuará experimentando con herramientas de narración en formatos como historias web, para explorar cómo se relacionan con los comportamientos de los usuarios contemporáneos”, dijo Gingras. “Me encantan las lecturas largas, pero cuando encuentro en mis colegas a una persona altamente funcional y reflexiva que no lee artículos largos clasificándolos como imponentes muros de texto, escucho un llamado a la acción”.

Más artículos