texas-moody

“El buen periodismo es un buen negocio”: 5 preguntas a la periodista venezolana Tamoa Calzadilla

Para Tamoa Calzadilla el periodismo siempre va de primero. Ya sea  luchando contra la censura y a favor de la libertad de prensa en Venezuela, su país natal, o siendo una de las principales impulsoras del fact-checking en español desde Estados Unidos. 

Calzadilla formó parte de la Unidad de Investigación de la Cadena Capriles, uno de los grupos de prensa más importantes de Venezuela, por más de 15 años. Allí trabajó como reportera,  coordinadora y jefa hasta que en 2014 anunció su salida debido a la venta y cambio de línea editorial de la empresa. 

“El periodismo primero” fue la frase que escribió Calzadilla en Twitter, luego de su renuncia, poniendo de manifiesto su convicción de que el  periodismo solo puede hacerse con transparencia.

Luego de su salida de la Cadena Capriles, formó parte de la ola de creación de nuevos espacios digitales independientes en Venezuela hasta que emigró a Estados Unidos y se unió a la Unidad de Investigación de Univisión. Allí saltó a la verificación de hechos, liderando la primera unidad de fact-checking creada en español en EE. UU., elDetector. 

Actualmente lidera Factchequeado, también dedicado a contrarrestar la desinformación, y gracias a este trabajo fue nombrada, a finales de 2022, por la revista Forbes como una de los 100 más creativos en el mundo de los negocios por demostrar  “inventiva, adaptación y experiencia para hacer frente a los retos planteados por un entorno cada vez más competitivo e incierto”. 

LatAm Journalism Review (LJR) conversó con Calzadilla sobre su reconocimiento, su trayectoria periodística así como el futuro de la verificación de datos y la lucha contra la desinformación. 

 

LJR: Recientemente fuiste reconocida en la lista Forbes como una de las 100 personas más creativas del mundo de los negocios. Sin embargo, aún existe esta idea romántica de que el buen periodismo y los negocios no son compatibles. ¿Es el buen periodismo un negocio?

 

Tamoa Calzadilla: La revista Forbes España escribe en su reseña que me ubican entre los 100 más creativos en el año de los negocios porque consideran que soy una de las principales impulsoras del fact-checking en español, desde EE. UU. Antes de liderar Factchequeado, yo dirigía la primera unidad de fact-checking creada en español en este país, que es elDetector, de Univision Noticias. Pero Forbes acuña: "Nombrada managing editor de Factchequeado (resultado de la alianza entre Maldita.es y Chequeado, líderes a nivel mundial en verificación de datos en español). La iniciativa busca utilizar los aprendizajes de ambas para crear una comunidad latina de ciudadanos y periodistas para contrarrestar la desinformación en español". 

Entonces, siguiendo tus palabras, es un reconocimiento a la "idea romántica" que tenemos del periodismo que sirve directamente a una comunidad, útil como su esencia, y están reconociendo que hayamos creado un medio independiente, una unidad de Fact-checking propia que no está dentro del modelo de negocios de los grandes medios tradicionales. 

Las cofundadoras de Factchequeado, líderes de Chequeado.com (Argentina) y Maldita.es (España) son periodistas que saltaron de sus medios tradicionales a hacer estas organizaciones propias y han mostrado éxito. Con Factchequeado espero que pase lo mismo. Cuando te abres y haces una organización como esta por supuesto que tienes que pensar en financiamiento, cómo hacer, ejecutar y rendir cuentas de un presupuesto, negociar con donantes y cumplir deadlines. Entiendes la importancia de diversificar fuentes de ingreso, de contratar el equipo que hará que las cosas pasen y de llevar de la mano las ideas, la creatividad, las ganas de hacer con los recursos que vas consiguiendo. 

El buen periodismo es un buen negocio desde el punto de vista de la ética y el compromiso con unos principios. Aunque algunos modelos de negocios muestren que están en decadencia (los modelos, no el periodismo) lo que nos avisa es que hay que buscar otros, que sirvan a la gente, que nos mantengan a flote y que garanticemos que el buen periodismo siempre encuentre el lugar donde está la gente necesitándolo. Los periodistas deberíamos estar siempre respondiendo a eso y no esperando a que la audiencia venga a donde estamos sentados cómodamente.

 

LJR: A pesar de los esfuerzos de los medios, académicos e incluso de las mismas plataformas de redes sociales, la desinformación está más extendida que nunca. ¿Qué queda por hacer?

 

TC: Queda mucho por hacer. Creo que lo más retador es esa labor de educación a las audiencias sobre cómo consumir información de calidad, cómo detectar desinformación y qué hacer frente a ella. Eso es bien difícil en medio de la polarización y con la amenaza de ciertos grupos de poder que impulsan narrativas en contra de la ciencia y las instituciones, medios y periodistas incluidos. Queda trabajo colaborativo por hacer para ser más fuertes contra eso. Por eso Factchequeado no es solo un medio que publica verificaciones de hechos y explicadores, sino que es una alianza que busca crecer y trabajar conjuntamente con otros medios, grandes y pequeños, para combatir desinformación en español (nuestros aliados comparten nuestro contenido completamente gratuito); también capacitamos en verificación de datos a quienes lo soliciten. Eso es algo que nos queda por hacer: formar verificadores de datos en español que puedan servir a las comunidades hispanohablantes.

 

LJR: Por muchos años te dedicaste al periodismo de investigación, ahora estás enfocada en este nuevo género periodístico del Fact-checking. Si pudieras elegir, ¿con cuál de los dos géneros te quedarías? 

 

TC: Ambos me gustan muchísimo, ambos me han dado muchas satisfacciones y con ambos tengo esa sensación de "hay mucho por hacer". Yo estoy fascinada con el trabajo colaborativo, tanto lo que hice con periodismo de Investigación - con El Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ, por sus siglas en inglés) coordinando a cientos de periodistas alrededor del mundo (Panamá Papers, Paradise Papers, Solitary Voices, Fincen Files ...)-, como lo que hago ahora coordinando acuerdos con periodistas desde el sur de Miami hasta Wichita, Kentucky, North Carolina y de costa a costa de California a Nueva York, pasando por grandes ciudades y pueblos fronterizos para combatir desinformación. Así que diría que escojo el trabajo colaborativo y eso promuevo en Factchequeado.

 

LJR: En su momento fuiste una figura clave en el periodismo independiente venezolano luchando contra la censura y a favor de la libertad de prensa. Después de siete años fuera de Venezuela, ¿cómo ves y qué opinas del periodismo que se hace en el país actualmente? ¿Qué cambios has observado?

 

TC: Después de siete años, miro por el retrovisor y me siento muy bien de haber dado esa lucha, de haber escrito aquella carta de renuncia denunciando la censura y lo que estaba detrás de la compra de medios de comunicación para favorecer al chavismo; de haber participado de esa ola maravillosa de creación de espacios digitales para brindar el mejor periodismo. 

Veo a mis compañeros de entonces dirigiendo esos espacios, formando nuevas generaciones y destacándose y me siento muy pero muy orgullosa. Premios Gabo, Ortega y Gasset, Rey de España, Global, Ipys, María Moors Cabot, SIP han sido otorgados en los años recientes al periodismo independiente venezolano en medio de la censura impuesta por el régimen dictatorial y la hegemonía comunicacional que intentan con los medios del Estado. 

También los veo formando alianzas para amplificar sus voces y haciendo múltiples esfuerzos por llegar a sitios recónditos de Venezuela, con el riesgo que sabemos que corren en un sistema que no ofrece garantías ni derechos y hay mucha precariedad... a mí todo eso me da una profunda satisfacción. Se me quedan cortas las palabras.

 

LJR: ¿El periodismo sigue estando primero?

 

TC: ¡Siempre! Antes de convertirse en la frase con la que renuncié a Últimas Noticias, "El periodismo primero" me llegó de la mano de mi amiga Nathalie Alvaray, entonces vicepresidenta de la empresa y maestra en el arte de promover el periodismo y defender lo editorial en medio de los negocios. Cuando tenía que tomar una decisión difícil, traía la frase a colación. Así que es muy útil para cerrar tú primera pregunta.

 

Más artículos