texas-moody

En Veracruz, periodistas mexicanos enfrentan amenazas de las autoridades y del crimen organizado

Tras el asesinato de cuatro periodistas mexicanos en Veracruz en menos de una semana, algunos directivos de medios locales ordenaron a sus reporteros no acercarse a los funerales de sus colegas como una medida de protección, reportó la agencia AFP.

"Ahora sabemos que la amenaza sigue, porque siguen apareciendo cuerpos", dijo un reportero a AFP. Según su relato en condición del anonimato, desde el asesinato de la reportera Yolanda Ordaz en julio de 2011, habían cesado las llamadas anónimas a los celulares de reporteros locales para censurar alguna noticia o convocarlos a difundir algún hecho.

Hasta ahora, cinco de los ocho periodistas asesinados en Veracruz en los últimos 10 meses trabajaban para el periódico local Notiver, el cual dejó de publicar el nombre de sus reporteros en las noticias relacionadas con temas de seguridad, reportó el Diario de Juárez. Sin embargo, Notiver reproducía las notas de la revista Proceso firmadas por la reportera Regina Martínez, asesinada el 28 de abril.

Meses antes del homicidio, la periodista había reportado un robo a domicilio en el que se llevaron su computadora y dinero, informó el Diario de Juárez.

En 2007, la reportera fue despedida del diario local Política por denunciar que una mujer indígena había sido violada y asesinada por militares, con lo cual desmintió la versión oficial de que había muerto de causas naturales, según el Diario. Regina Martínez cubría temas de interés general, tanto del crimen organizado como casos de corrupción del gobierno estatal, reportó CNN México.

Hasta ahora, las autoridades estatales aseguran que todo indica que los responsables de los homicidios de periodistas son integrantes del crimen organizado, según la agencia DPA; sin embargo, los tres fotógrafos asesinados habían denunciado amenazas de policías estatales y Martínez había alertado amenazas del gobernador estatal en 2010.

En noviembre de 2011, un periódico local fue incendiado por hombres armados y su dueño responsabilizó al alcalde como presunto responsable. Tras el ataque, la fiscalía estatal confiscó los videos del incendio con el fin de obstaculizar la investigación del caso.

El periodista Jorge Carrasco también denunció que la revista Proceso “desaparecía” en los puestos de voceadores de Veracruz cada vez que publicaban reportajes críticos al gobierno estatal de Veracruz, de acuerdo con CNN México.

Ante las protestas de centenas de periodistas en varias ciudades de México por los recientes crímenes de sus colegas, el gobernador estatal Javier Duarte anunció la creación de un nuevo organismo para para otorgar protección a periodistas, reportó Proceso.

La revista designó a uno de sus periodistas para dar seguimiento a las investigaciones del asesinato de la reportera Regina Martínez y evitar que el crimen quede impune, reportó CNN México. Hasta la fecha, ninguno de los asesinatos de periodistas en Veracruz ni los ataques contra medios locales han sido resueltos. Debido a ello, Veracruz está considerado uno de los lugares más peligrosos para los periodistas en México, que a su vez, está clasificado el país más peligroso para la prensa en las Américas.

Más artículos