texas-moody

Editor mexicano del periódico digital El Faro tiene cinco días para abandonar El Salvador luego de que el gobierno le negara el permiso de trabajo

*Este artículo fue actualizado.

En lo que periodistas y grupos de prensa señalan como un acto contra el libre ejercicio del periodismo en El Salvador, el gobierno le negó el permiso de trabajo temporal al editor de El Faro, el mexicano Daniel Lizárraga.

Carlos Dada, director y fundador de El Faro, dio la noticia al aceptar virtualmente un premio al periódico digital de parte de Casa América Catalunya, con sede en Barcelona.

Dada dijo que invitaron a Lizárraga a trabajar a El Faro y que estaban procesando su permiso de trabajo.

“Ayer mismo [6 de julio] se han presentado agentes del gobierno salvadoreño a su casa a notificarle que tiene cinco días para abandonar El Salvador y que su permiso de trabajo o de residencia temporal ha sido denegada porque no ha podido demostrar que es un periodista”, dijo Dada.

“Uno de los periodistas más destacados de América Latina no ha podido demostrar que es periodista”, dijo Dada. “Y lo consideramos sin lugar a dudas una forma más de acoso y de ataque contra nosotros y un intento más por debilitarnos”.

Sin mencionar a Lizárraga o a El Faro, el director general de Migración, Ricardo Cucalón, escribió vía Twitter el 7 de julio, “@migracion_sv es garante de los derechos de los ciudadanos y todo extranjero que se encuentra dentro de nuestro territorio debe acatar nuestras leyes, de lo contrario, el mismo cuerpo legal nos da la facultad para deportarlo. No permitiremos que NADIE violente nuestras leyes”. Luego procedió a citar la Constitución y la Ley Especial de Migración y Extranjería.

El Faro señaló en un editorial a principios de este año que ha sido objeto de ataques por parte del gobierno del presidente Nayib Bukele desde que asumió el cargo en junio de 2019.

En uno de los hechos más graves, el Ministerio de Hacienda inició una auditoría del periódico digital en julio de 2020.

A fines de septiembre de 2020, Dada dijo a una comisión legislativa especial que “detrás del ‘ataque agresivo’ del que están siendo objeto por parte del Ejecutivo, hay una intención evidente de ‘desmantelar el Estado de Derecho’”, informó en su momento elsalvador.com. El director dijo que hubo un ataque sistemático contra todos los medios críticos.

El 24 de septiembre, el presidente Bukele anunció en la televisión nacional que el Ministerio de Hacienda estaba intentando construir un caso de lavado de dinero contra El Faro, como informó el sitio.

A principios de enero de 2021, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) otorgó medidas cautelares a 34 de los trabajadores de El Faro “tras considerar que se encuentran en una situación de gravedad y urgencia de riesgo de daño irreparable a sus derechos”.

La petición de protección señaló que los trabajadores “estarían siendo objeto de hostigamiento, amenazas, intimidaciones y estigmatización – principalmente a través de redes sociales – por motivos de sus actividades periodísticas”, señaló la CIDH.

El 5 de marzo, la demanda de amparo de El Faro contra el Ministerio de Haciend fue admitida por la Sala Constitucional salvadoreña de la Corte Suprema de Justicia.

Y en abril, El Faro reportó que el ministerio dijo que encontró evasión intencional e impuestos por un total de US 33.7 mil dólares desde 2017. El sitio lo negó y acusó al Ministerio de seguir “órdenes de ataques” del gobierno de Bukele.

En su país de origen, Lizárraga ha descubierto grandes escándalos de corrupción y ha enfrentado reacciones violentas por ello.

Él y su colega Irving Huerta fueron despedidos del grupo radial MVS en México en marzo de 2015 luego de ser acusados de “abuso” cuando Lizárraga apareció en un video promocional para Méxicoleaks. Sin embargo, los críticos apuntaron al papel que tuvo en la investigación “La Casa Blanca de Enrique Peña Nieto”, que fue dirigida por la periodista Carmen Aristegui.

Tanto organizaciones nacionales e internacionales como periodistas se han pronunciado a favor de Lizárraga.

La libertad de prensa debe ser garantizada en un país democrático”, escribió la Asociación de Periodistas de El Salvador (APES) a través de su cuenta de Twitter. “La decisión de expulsar al reconocido periodista @danliza de El Salvador se suma a las acciones del gobierno de @nayibbukele por no garantizar el ejercicio periodístico”.

La Federación Internacional de Periodistas (FIP) instó a las autoridades “a no obstaculizar el libre ejercicio del periodismo”.

 

*Este artículo fue actualizado para incluir comentarios del Director de Migración de El Salvador, Ricardo Cucalón.

**Silvia Higuera colaboró con este artículo.

Más artículos