texas-moody

Pequeñas redacciones de América Latina buscan potenciar su periodismo en iniciativa global de inteligencia artificial

Por primera vez, representantes de pequeñas redacciones de países como Cuba, Paraguay y El Salvador participarán en una iniciativa de acercamiento al uso de la inteligencia artificial en el periodismo.

Se trata del programa Academia para Pequeñas Salas de Redacción (Academy for Small Newsrooms) de JournalismAI, un proyecto de Polis, el think-tank sobre periodismo de la London School of Economics, que busca empoderar a organizaciones de noticias a usar la inteligencia artificial para optimizar sus procesos.

La Academia llevará a cabo su primera edición en septiembre y octubre de este año con 40 participantes de las Américas y de la región Asia-Pacífico, luego de que el año pasado se realizó con éxito una versión piloto con 16 participantes de salas de redacción pequeñas de Europa, África y Medio Oriente.

Academy for Small Newsrooms art

La iniciativa es organizada por JournalismAI con apoyo de Google News Initiative. (Foto: JournalismAI)

 

Del continente americano participan este año 19 periodistas, editores y directores de medios, 14 de ellos de América Latina. Los países latinoamericanos representados son Argentina, Brasil, Colombia, México, Venezuela, Ecuador, Cuba, El Salvador y Paraguay. Estos últimos cuatro participan por primera vez en una iniciativa de JournalismAI.

“Estamos extremadamente felices con la diversidad de países que están representados”, dijo a LatAm Journalism Review (LJR) Mattia Peretti, director de JournalismAI. “En el proceso de divulgación nos aseguramos de contactar con el mayor número posible de personas en todos los países de América Latina. [...] Estoy muy contento de saber, por ejemplo, que un medio de Paraguay del cual nunca había escuchado se cruzó con nuestro trabajo y estuvo interesado. Eso significa que nuestro perfil está comenzando a tener ese alcance global que esperábamos diseñar, y eso es magnífico”.

La iniciativa está dirigida a miembros de organizaciones de menos de 100 integrantes que tengan conocimientos básicos de inteligencia artificial. Los seleccionados tendrán acceso a una serie de clases magistrales impartidas por expertos que trabajan en la intersección del periodismo y la inteligencia artificial, entre los cuales están Florencia Coelho, de La Nación (Argentina); Anna Vissens, de The Guardian (Reino Unido); y Pedro Burgos, del Instituto Insper de Educación e Investigación (Brasil). Además, realizarán actividades para poner en práctica procesos de inteligencia artificial en periodismo durante y después del programa.

Pese a los retos económicos y técnicos que representa implementar procesos de inteligencia artificial en sus redacciones, los participantes de elTOQUE y Periodismo de Barrio, de Cuba; Gato Encerrado, de El Salvador; y Ciencia del Sur, de Paraguay, esperan adquirir conocimientos que les permitan potenciar su trabajo periodístico en áreas como el manejo y análisis de grandes cantidades de datos, la verificación del discurso y la relación con sus audiencias.

Algoritmos en pro de la transparencia en Cuba

Pese a que la transparencia y el acceso a la información son derechos reconocidos en la Constitución vigente en Cuba, será hasta octubre de este año cuando posiblemente se apruebe en la isla una Ley de Transparencia y Acceso  a la Información que regule las formas en que ciudadanos y periodistas puedan obtener datos públicos.

Con eso en mente, Ismario Rodríguez, periodista y director audiovisual del medio nativo digital Periodismo de Barrio, se postuló para la Academia para Pequeñas Salas de Redacción de JournalismAI, con el fin de aprender técnicas y herramientas de inteligencia artificial que ayuden a su organización a analizar la información gubernamental que, esperan, sea liberada tras la aprobación de dicha ley.

Cuban journalist Ismario Rodríguez

Ismario Rodríguez es director audiovisual del medio nativo digital Periodismo de Barrio, de Cuba. (Foto: Cortesía)

“Ya se está generando mucho contenido a nivel de gobierno. [La nueva ley] va a hacer que la información que esté disponible para la población va a ser mucho mayor. Y ahí va a ser cuando entren los conocimientos que tengamos en Periodismo de Barrio acerca de cómo tratar esa información que va a ser liberada”, dijo el periodista a LJR, cuyo medio tiene un equipo de 1o personas

Rodríguez considera que las herramientas de inteligencia artificial que ayudan a los periodistas a analizar contenido, buscar información y organizar datos pueden llegar a ser pieza clave para la supervivencia de Periodismo de Barrio en el actual ecosistema de medios.

Por ello su expectativa en la Academia es aprender de los expertos las mejores prácticas para sacar provecho a esas herramientas para apoyar a los periodistas de Periodismo de Barrio en acelerar y optimizar la generación de contenido para sus notas investigativas, que cubren principalmente temas de derechos humanos y medioambiente.

“Hay un mundo sin fin, dependiendo de lo que a cada uno le interese, que la inteligencia artificial nos puede ayudar a obtener y a extraer. Ahora mismo lo obtenemos casi a ciegas, no tenemos una herramienta que nos ayude a mapear o a obtener esa información que nos pueda servir para mejorar nuestro contenido, y eso creo que el taller nos puede ayudar a hacerlo”, dijo Rodríguez.

El primer acercamiento que Periodismo de Barrio tuvo con la inteligencia artificial fue a través de COVIDE, un chatbot para WhatsApp, Messenger y Telegram desarrollado en 2020 en alianza con el medio digital elTOQUE, también de Cuba. La herramienta utiliza técnicas de Procesamiento del Lenguaje Natural (PLN) para responder dudas de los usuarios sobre el COVID-19, y está conectada a la base de datos de contenidos verificados de la red LatamChequea.

Para elTOQUE, COVIDE fue también el primer acercamiento a las herramientas de inteligencia artificial, aunque no ha sido el único. La plataforma de periodismo independiente desarrolló también una calculadora de divisas y criptomonedas que toma en cuenta las tasas oficiales y las del mercado informal.

La herramienta funciona a través de bots que “detectan” anuncios en grupos informales de compra y venta de divisas en redes sociales y en plataformas como HeavenEx y Qbita. Luego, un algoritmo procesa la información y la vacía en una bases de datos que permite hacer consulta y mostrar diariamente los tipos de cambio en tiempo real en el sitio del medio, según explicó a LJR Abraham Calas, director de innovación y desarrollo de elTOQUE, quien también fue seleccionado para participar en la Academia de JournalismAI.

“La idea de participar en este curso es ver qué bibliotecas de programación podemos utilizar que nos sirvan para aplicarlo a lo que ya estamos haciendo”, dijo Calas. “Es difícil que en dos meses puedas enseñarle a periodistas cómo hacer un modelo de inteligencia artificial, creo que está más enfocado a las herramientas que existen, cómo funciona y las oportunidades y beneficios que tiene el periodismo con esas herramientas”.

Calas, quien es ingeniero en sistemas, tiene la encomienda de, al terminar su participación en la Academia, transmitir lo aprendido a los miembros del equipo de elTOQUE que no tienen formación en informática, de modo que puedan aplicarlo en los proyectos del medio.

Uno de esos proyectos en desarrollo es Hermes, una plataforma de recolección de noticias que busca y selecciona artículos de una colección de distintos medios. Esto sirve a elTOQUE para su servicio de monitoreo de noticias y para el envío de su boletín diario con la información más relevante de Cuba que ofrece a embajadas y otras instituciones.

Hasta ahora, el filtrado y la clasificación de noticias se hace de forma manual, pero Calas espera poder aplicar un mecanismo de inteligencia artificial que haga esos procesos de forma automática y en menos tiempo, y que además permita agregar otras funciones.

Con la optimización a partir de la inteligencia artificial, Hermes podría convertirse en un producto que pudiera comercializarse como servicio a otras instituciones o medios que requieran crear boletines o curaduría de noticias. Eso, dijo Calas, sería de beneficio para la sostenibilidad de elTOQUE, que actualmente se financia en parte a través de servicios de comunicación a terceros.

El medio tiene además el DeFacto Bot, que al igual que COVIDE funciona en Telegram, WhatsApp y Facebook Messenger. La herramienta es parte de DeFacto, la unidad de fact-checking de elTOQUE, y usa tecnología de aprendizaje automático que contrasta las preguntas de los usuarios con una base de datos de información verificada.

Tras su participación en la Academia, Calas buscará incorporar el DeFacto Bot a Hermes y sumar la base de datos de noticias de esta última para responder a las preguntas de los usuarios.

IA para apoyar al periodismo científico del Cono Sur

El periodismo científico es una de las áreas en las que la inteligencia artificial puede tener especial impacto, dado el alto volumen de datos que involucra. Esa fue una de las motivaciones de Daniel Duarte, editor general del medio digital de periodismo científico Ciencia del Sur, de Paraguay, para postular a la Academia para Pequeñas Salas de Redacción.

Paraguayan journalist Daniel Duarte

Daniel Duarte, editor de Ciencia del Sur, espera que la inteligencia artificial ayude al periodismo científico independiente a tener una ventaja competitiva frente a los grandes medios de Paraguay. (Foto: Cortesía)

“La velocidad a la que se crea nueva información es mucho más rápida de lo que nosotros podemos consumir o incluso procesar”, dijo Duarte a LJR. “Necesitamos una herramienta que nos ayude a estar un paso adelante y creemos que la inteligencia artificial puede ser una ayuda en esto para manejar grandes volúmenes de datos”.

Duarte  compartió que su expectativa es encontrar una forma en que la inteligencia artificial pueda ayudar a Ciencia del Sur, que cubre temas científicos y políticas de ciencia en los países del Cono Sur, y en general al periodismo científico independiente a tener una ventaja competitiva frente a los grandes medios, especialmente en el análisis de datos públicos.

“Los gobiernos desde hace unos años vienen generando una gran cantidad de bases de datos open source sobre proyectos, contrataciones, empresas, individuos que contratan con el Estado y sencillamente revisar todos esos datos manualmente es imposible, entonces creo que ahí podría ayudarnos la inteligencia artificial en un primer lugar”, dijo el periodista. “Seguramente nos estamos perdiendo de historias porque no tenemos esa capacidad humana de revisar manualmente los documentos”.

Ciencia del Sur, cuya redacción consiste de cinco personas fijas y al menos 20 colaboradores externos, también se dedica a la divulgación de artículos científicos de investigadores académicos.

Por ello también es importante para ellos monitorear artículos publicados en revistas científicas de todo el mundo, así como identificar lo que Duarte llama “revistas depredadoras”, publicaciones que se hacen pasar por revistas serias y ofrecen a investigadores publicar trabajos académicos sin ningún tipo de revisión a cambio de un pago.

“Hacer ese trabajo tan minucioso para saber quién está publicando dónde, creo que es algo en lo que la inteligencia artificial nos podría ayudar”, dijo Duarte. “Hay muchos investigadores de Paraguay y de Argentina que publican en estas revistas internacionales y tener una idea de las redes de investigadores o de los países, de qué países son quienes más publican… ese tipo de conexiones y de patrones que no podemos ver porque a simple vista porque es mucho para procesar, ese es el tipo de patrones que nos ayudaría a detectar la inteligencia artificial”.

Bots contra la desinformación en Centroamérica

Para la periodista Xenia Oliva, de El Salvador, incorporar técnicas de inteligencia artificial en su sala de redacción no significa automatizar el proceso periodístico ni reemplazar la labor de los periodistas, sino servir como complemento al trabajo investigativo que hace su medio, la revista Gato Encerrado.

“​​No queremos dejar de lado el valor que cada persona le da a cada nota, a cada reportaje o investigación”, dijo a LJR Oliva, la única representante de Centroamérica en la Academia de JournalismAI.

“Somos pocos [miembros en la redacción] pero tenemos muchas ganas de poder ampliar nuestro trabajo y llegar a más personas, saber cómo intercalar estas herramientas pero también con esa autenticidad que tiene que tener el trabajo del periodismo, que no se haga automático la labor de hacer una nota, sino que sea un complemento a nuestro trabajo investigativo que hacemos en Gato Encerrado”.

Salvadoran journalist Xenia Oliva

Xenia Oliva, de Gato Encerrado, de El Salvador, es la única periodista de Centroamérica en la Academia de JournalismAI. (Foto: Cortesía)

Con un equipo de 14 personas, Gato Encerrado no cuenta con programadores entre su staff, sino que tiene alianzas con otras organizaciones que le apoyan con las cuestiones  técnicas.

Por eso para Oliva, quien formó parte de la unidad de periodismo de datos del periódico El Diario de Hoy, era importante participar en la Academia y aprender cómo están trabajando otros medios pequeños en el mundo para echar a andar proyectos de inteligencia artificial.

“Queremos conocer también de los otros compañeros las alternativas que usan ante estas herramientas de alto costo y si es posible tener acceso”, dijo Oliva. “En la redacción también tenemos la esperanza de tener programadores, pero lo importante es que vamos a tener esta base de conocer cómo están trabajando otros medios”.

La revista, que se enfoca en temas de derechos humanos y fenómenos medioambientales, cuenta con la sección de verificación de datos Ojo de Gato, que se encarga de verificar la veracidad de los discursos de funcionarios públicos y políticos. Oliva espera aprender sobre herramientas tecnológicas que optimicen la verificación de discurso, tanto en texto como en imágenes.

Además, la sección Ojo de Gato también tiene planeado lanzar un chatbot para WhatsApp que sirva a sus lectores a acceder a sus chequeos.

“[La Academia] Tal vez también pueda ampliar el acceso que tendremos a través de esa herramienta”, dijo Oliva. “El interés de esta herramienta es ayudar a nuestras audiencias a que tengan mayor acceso a información verificada, por este problema de las fake news y la desinformación”.

IA, ¿un lujo para las pequeñas redacciones?

Si bien algunos desarrollos de inteligencia artificial implican altos costos y trabajo de personal especializado, existen cada vez más herramientas que son gratuitas o de fácil acceso. No obstante, para los medios pequeños de América Latina que participan en la Academia para Pequeñas Salas de Redacción de JournalismAI, el costo de implementar estas herramientas es un tema de preocupación.

“Entre más recursos tengas, muchas veces en cuanto a dinero, pero especialmente de talento (gente con las habilidades necesarias), más puedes hacer”, dijo Mattia Peretti. “Entonces siempre va a existir una desventaja para las organizaciones más pequeñas. Pero al mismo tiempo algunos de los desarrollos más fascinantes que hemos visto en los últimos tres años vienen justamente de pequeñas organizaciones que deciden experimentar”.

elTOQUE innovation director Abraham Calas, from Cuba

Abraham Calas es director de innovación y desarrollo de elTOQUE. (Foto: Cortesía)

elTOQUE ha sabido aprovechar las herramientas gratuitas que ofrecen algunas empresas tecnológicas para el desarrollo de su DeFacto Bot, como Dialogflow, una aplicación de Google para el desarrollo de chatbots; y Wit.ai, la herramienta de procesamiento de lenguaje natural de Facebook.

“Son herramientas gratis. Lo que sí es importante es tener un personal que sí las sepa utilizar”, dijo Abraham Calas. “El uso de las bibliotecas es totalmente gratis y cualquier medio puede utilizarlas”.

Para Daniel Duarte, de Ciencia del Sur, el principal reto será la implementación inicial de las herramientas, dado que en su sala de redacción no cuentan con personal especializado en esas tecnologías.

“Financieramente yo creo que no sería muy costoso, pero sí demandaría un esfuerzo de tiempo considerable, al menos para armar esas herramientas al inicio”, dijo. “Necesitaríamos la ayuda de un asesor o una persona externa que nos ayude a implementar estas herramientas”.

Una buena conexión a internet también es crucial para el funcionamiento óptimo de las herramientas de inteligencia artificial en las salas de redacción. En Cuba, donde el acceso a internet es inestable y, en ocasiones, lento, la conectividad sería uno de los principales retos.

“Aun así, hemos usado herramientas gratuitas con esta exigua conexión. A veces lo hago en casa de amistades que tienen mejor conexión [...], y a veces trabajo de madrugada [cuando la conexión es mejor]”, dijo Ismario Rodríguez. “Uso herramientas de geolocalización, o para extraer información. Hago mucho uso de herramientas que están disponibles en las madrugadas”.

Más artículos