texas-moody

Periodistas reflexionan sobre cobertura de tragedia en ciudad de Argentina

Para los periodistas de la ciudad de Neuquén (sur de Argentina – 1000 kilométros de Buenos Aires) el desplome de una obra de diez departamentos sobre el interior de un supermercado el pasado 25 de octubre se convirtió en un reto en términos de cubrimiento periodístico.

Por lo menos fue así como lo vio el periodista Guillermo Berto para quien la magnitud de la catástrofe – siete muertos, al menos 17 personas heridas y la detención de presuntos responsables – el horario en el que se produjo – 19:45 hora local – y la incertidumbre “que gobernó las primeras horas posteriores al hecho” hizo del evento uno inusual para cubrir.

“La cobertura periodística fue intensa, demandó mucho esfuerzo, muchas horas y nos puso al límite de nuestra capacidad professional”, aseguró Berto en comunicación con el Centro Knight.

Por tal motivo, y consciente del los pocos espacios que se abren para reflexionar sobre el trabajo, invitó a un grupo de periodistas de diferentes medios para reflexionar sobre lo hecho durante estas horas horas. Desde su blog, Fuera del Expediente, y con la colaboración de los periodistas Laura Loncopa, del portal 8300 Web, y de Federico Aríngoli, de Neuquén al Instante, se construyó este espacio de reflexión.

“Salvo muy pocas excepciones, la cobertura fue responsable y prudente. Lo que sí existió fue una fuerte demanda para señalar a los responsables de la tragedia. Sentimos ese reclamo de buscar y contar la historia de quiénes eran los encargados de esa obra”, agregó Berto.

Para Virginia Pirola, periodista radial, uno de los problemas más grandes fue la falta de colaboración de las voces oficiales quienes no querían suminitrar información, lo que hizo el trabajo mucho más difícil.

Sebastián Lafón, reportero gráfico, llamó la atención en lo poco que quieren invertir las empresas periodísticas para mejorar el cubrimiento de una noticia y consideró importante tener un manual que ayude en el cubrimiento de estas situaciones.

Para Federico Aríngoli, periodista digital, el mayor reto desde el portal que transmitió en vivo desde el lugar de los hechos, era poder comunicar lo que realmente estaba pasando a pesar del mal manejo de la información oficial. Subraya, que a pesar de esta ventaja de estar en vivo debe haber un límite sobre lo que se debe y no se debe mostrar.

Finalmente, el periodista y docente universitario Fabián Bergero, destacó que la función del periodista debe ser reducir los niveles de angustia de la comunidad mediante la información adecuada. Por tal motivo, es vital evauar la información que se suministra, a quiénes se está entrevistando y tener cuidado en el manejo de las redes sociales.

"A partir del trabajo publicado surgieron comentarios internos sobre propiciar nuevos espacios de intercambio que nos permitan pensarnos en nuestro rol y los límites profesionales que estamos dispuestos a reelaborar en la actualidad. Creo que muchos tenemos ganas de decir qué nos pareció mal, qué bien, cómo actuamos, qué vimos, entre otras cosas", añadió Federico Aríngoli.

Nota del editor: Esta historia fue publicada originalmente en el blog Periodismo en las Américas del Centro Knight, el predecesor de LatAm Journalism Review.

Más artículos