texas-moody

Policía nicaragüense toma oficinas de La Prensa, anuncia investigación y detiene al gerente general

*Este artículo fue actualizado.

El diario nicaragüense La Prensa está bajo investigación y los trabajadores tienen prohibido ingresar a sus instalaciones, ubicadas en Managua, luego de que la Policía Nacional las allanara el 13 de agosto.

El mismo día de la toma, la Policía Nacional anunció que inició una investigación contra Editorial La Prensa S.A. y sus ejecutivos por presunta defraudación aduanera y lavado de dinero, bienes y activos. Agregó que las instalaciones de La Prensa permanecerían bajo custodia policial.

Investigation of La Prensa

Juan Lorenzo Holmann Chamorro, gerente general de Editorial La Prensa S.A., también está siendo investigado por presunta defraudación aduanera y lavado de dinero, bienes y activos, anunció la Policía Nacional el 14 de agosto, día en que Chamorro fue detenido oficialmente.

El domingo 15 de agosto, un jefe de policía fuera de La Prensa dijo a los reporteros que ningún trabajador podría ingresar al edificio el lunes y que se estaba llevando a cabo una “investigación profunda”, informó el periódico. El oficial de policía también dijo que se había citado a cinco trabajadores.

El 16 de agosto, el Ministerio Público anunció que se había solicitado y emitido una detención judicial de 90 días para Holmann.

Asimismo, la entidad informó  que durante el allanamiento a La Prensa, las autoridades encontraron “treinta cajas de documentación relacionada con la Fundación ‘Violeta Barrios de Chamorro’ que actualmente está siendo investigada por el Ministerio Público”.

La fundación, que promovía la libertad de prensa y el periodismo independiente en Nicaragua, está siendo investigada por presunto lavado de dinero, bienes y activos, así como presuntamente haber recibido recursos de fuentes extranjeras para cometer actos ilícitos, informó el Ministerio Público.

La policía se tomó La Prensa un día después de que el periódico de 95 años anunciara que ya no publicaría una edición impresa diaria debido a la falta de suministros que estaban retenidos en la aduana. Ahora, no hay diarios impresos en Nicaragua.

Reacción nacional e internacional

Luego de que la policía allanó el periódico, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y la Relatoría Especial para la Libertad de Expresión notaron a través de Twitter que el servidor interno del periódico presuntamente fue apagado y el acceso a internet presuntamente cortado durante el allanamiento. También dijo que los trabajadores estaban incomunicados.

La CIDH y el Relator Especial condenaron “la constante persecución oficial a la prensa en Nicaragua y recuerdan que las presiones directas o indirectas dirigidas a silenciar la labor de la prensa afectan el debate democrático y son incompatibles con el derecho a la libertad de expresión”.

Posteriormente, la CIDH condenó la detención de Holmann e hizo “un firme llamado para la que todas las personas detenidas arbitrariamente sean liberadas de inmediato”.

La Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) se pronunció contra el “ilegal allanamiento” a las oficinas de La Prensa y la detención de Holmann.

Dijo que Holmann es el prisionero político número 33 del régimen del presidente Daniel Ortega y la vicepresidenta Rosario Murillo.

“Ya nos hemos quedado cortos en palabras para denunciar a la dictadura de Ortega, que cada día da señales de cómo saca del medio a opositores y críticos para allanar su camino hacia las elecciones de noviembre”, dijo el presidente de la SIP, Jorge Canahuati, según un comunicado de la organización.

Carlos Fernando Chamorro, director del medio digital Confidencial, cuya sede fue allanada dos veces por la policía, escribió un editorial del 16 de agosto recordando la resistencia de La Prensa frente a agresiones anteriores.

“El 10 de enero de 1978, los sicarios de la dictadura de Somoza asesinaron a mi padre Pedro Joaquín Chamorro, el director de La Prensa que modernizó el periodismo nacional y edificó la República de Papel, pero nunca pudieron matar sus ideas”, escribió.

Al año siguiente, la Guardia Nacional destruyó La Prensa con aviones y tanques, recordó.

“Ahora, cuarenta y dos años después, el miedo de la nueva dictadura a la libertad de prensa y a elecciones libres ha provocado la toma de La Prensa, bajo otro pretexto, pero con el mismo objetivo de intentar callar a un medio independiente”, escribió Chamorro.

Hasta el lunes 16 de agosto, La Prensa sigue reportando en su sitio web y a través de redes sociales.

 

* Este artículo fue actualizado para incluir que Holmann recibió una orden de detención de 90 días y que el Ministerio Público dijo que encontró material relacionado con la Fundación Violeta Barrios de Chamorro en La Prensa.

Más artículos