texas-moody

Voces en Libertad se convierte en el gran despacho periodístico de medios independientes en Nicaragua, dicen sus fundadores

Desde las protestas de abril de 2018, que marcaron el comienzo de un nuevo desafío para la democracia de Nicaragua, surgieron muchas iniciativas periodísticas para afrontar la crisis que se agudizaba en el país. Voces en Libertad es una de ellas.

Con cerca de 30 medios de comunicación independientes aliados, la misión principal de Voces en Libertad es vencer la censura gubernamental que ha impuesto el régimen del presidente Daniel Ortega en Nicaragua, y unirse con otros medios del país para crear mecanismos de trabajo colaborativo que les permita seguir informando y existiendo, comentó desde Costa Rica la coordinadora de Voces en Libertad, Jennifer Ortiz, a LatAm Journalism Review (LJR).

Jennifer-Ortiz-NIC

Periodista nicaragüense, Jennifer Ortiz. (Foto: Facebook)

El principal aporte del portal noticioso Voces, que opera desde el exilio, es el contenido que ofrece a los medios nicaragüenses aliados. Además de capacitaciones y apoyo técnico a los periodistas y medios que lo necesiten, con el fin de llenar el vacío informativo que dejan los medios tradicionales que se ven forzados a reducir su tiraje o a cerrar del todo.

Durante las pasadas elecciones del 7 de noviembre, en las que Ortega se declaró en televisión nacional ganador de la presidencia tras encerrar a sus contendores y opositores, según publicó The New York Times, la cobertura de Voces en Libertad mostró un gran abstencionismo electoral de los nicaragüenses en los 15 departamentos del país, de acuerdo con Ortiz.

“Ese fue uno de los grandes logros que tuvo Voces en Libertad, porque todos los medios logramos documentar lo que estaba pasando ese día, que era básicamente una protesta silenciosa de la población que decidió no acudir a votar”, expresó.

Desde hace más de dos años, Nicaragua ha visto la precarización de su democracia por las acciones autoritarias impulsadas por la agenda del gobierno de Ortega y apoyadas por sus simpatizantes, de acuerdo con un informe de la organización Human Rights Watch. Los obstáculos para la libertad de expresión son “enormes” y “probablemente infranqueables”, señala.

A principios de 2021, Ortega aprobó la Ley de Regulación de Agentes Extranjeros, con el objetivo de regular la financiación extranjera a personas y organizaciones en Nicaragua.

Sobre la ley, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) señaló que “bajo la excusa de calificación de ‘agente extranjero’ a cualquier entidad física o jurídica que sea beneficiaria o mantenga vínculos de cooperación internacional, dicha ley pretende silenciar a las personas y organizaciones identificadas como opositoras y evitar cualquier ejercicio de libertades públicas, como la de expresión, asociación, la de participar en la dirección de los asuntos públicos, derecho de protesta y derecho a defender derechos, entre otros”.

Por ello, Voces en Libertad opera desde fuera de Nicaragua pero realiza una cobertura local, gracias a una red de corresponsalía y alianzas con el gremio periodístico del país. Sin embargo, por seguridad, los reportajes se mantienen anónimos.

Uno de los fundadores de Voces es Aníbal Toruño, director en el exilio de la emisora nicaragüense independiente Radio Darío, que en junio de 2018 fue incendiada y reducida a cenizas tras sufrir un ataque y el robo armado de sus equipos.

AnibalTorunoFB

Periodista nicaragüense Aníbal Toruño. (Foto: Facebook)

“Vivo mi tercer exilio desde 2021, que comenzó en enero,después del allanamiento en tres ocasiones del régimen de Daniel Ortega a mi residencia en León”, dijo Toruño a LJR. “Mi primer exilio ocurrió en 1984, [durante la revolución sandinista], el cual retomé en el 2018, después de la revolución de abril y del levantamiento social”.

En este tercer exilio, dijo Toruño desde Estados Unidos, sintió la responsabilidad de asumir algún tipo de liderazgo para ayudar a los medios de comunicación y periodistas independientes de Nicaragua, que pudiera mantener desde el exterior, según contó.

Junto a varios de sus colegas que residen en el exterior, y con varios de los que permanecen en Nicaragua, formaron Voces en Libertad.

Toruño, junto a varios de sus compatriotas como la periodista y activista Bertha Valle, forma parte del consejo consultivo de Voces en Libertad.

De acuerdo con Ortiz, el principal eje de trabajo de Voces es a nivel local, pues hay muchos medios emergentes en Nicaragua que tienen dificultades para seguir operando. “Entendemos que es ahí donde debemos centrarnos ahora, porque la desaparición de medios en el país representa el cierre de espacios que permiten que la ciudadanía continúe informándose, que continúe denunciando y que el mundo pueda saber lo que está sucediendo en Nicaragua”.

Asimismo, Voces ayuda a los periodistas que están en el exilio para que puedan “reinventarse” y seguir luchando por la libertad de expresión y contra el “apagón informativo” que quiere imponer Ortega en el país, dijo Toruño.

Al crear las condiciones necesarias, dijo Ortiz, Voces respalda la continuidad de los medios digitales, de los medios emergentes, y de los medios que aún subsisten, a pesar de ver sus capacidades reducidas debido a la situación del país.

Son muchos los medios que han desaparecido del ecosistema mediático nicaragüense durante la crisis que azota al país.

Uno de los diarios tradicionales y más importantes y antiguos del país, El Nuevo Diario, cerró en 2019, tras 39 años de funcionamiento, “debido a las dificultades económicas, técnicas y logísticas” que hicieron insostenible su funcionamiento, dijeron sus directores en ese entonces, según publicó El País.

En un intento de sobrevivencia, El Nuevo Diario, que se vio afectado durante meses por la retención de los insumos de prensa por parte de las autoridades aduaneras, achicó su formato a tabloide para continuar publicando. Sin embargo, no logró circular por mucho más tiempo y su cierre fue inminente.

“Si se apagó El Nuevo Diario, otros tres medios tienen que seguir contando lo que ese medio quizás podía contar”, enfatizó Ortiz.

Asimismo, el diario La Prensa, el medio más antiguo del país con casi 100 años de existencia, solo publica hoy en día su versión digital. Luego de que en agosto de 2021 su gerente general fuera encarcelado por supuesta defraudación aduanera, y sus instalaciones fueran tomadas por la policía, más de la mitad de sus empleados fueron despedidos, publicó la Agencia EFE.

“Voces en Libertad viene a llenar un enorme vacío”, dijo Toruño. “Es una plataforma que hemos visto crecer, gatear, caminar, para seguir luchando por los sueños de nuestra libertad de expresión”.

Más artículos