texas-moody

Además de amenazas y violencia, mujeres periodistas en América Latina enfrentan ataques a su reputación, dice la editora del equipo detrás de ‘The Cartel Project’

Tras ser asesinada en 2012, la periodista mexicana Regina Martínez fue revictimizada mediante señalamientos que intentaban manchar su reputación.

Los ataques al honor son una situación que muchas mujeres periodistas en América Latina enfrentan, además de otras amenazas y agresiones, de acuerdo con Sandrine Rigaud, editora en jefe de Forbidden Stories, la red global de periodistas de investigación ubicada en París cuya misión es continuar el trabajo de reporteros que son amenazados, censurados o asesinados.

Featured Image Regina Martínez

La investigación de "The Cartel Project" dedicada al trabajo de la periodista mexicana Regina Martínez fue reconocida con un Premio Cabot. (Foto: Adri Lagunes CC BY-NC 2.0)

La organización coordinó ‘The Cartel Project’, una iniciativa periodística que investigó las redes globales de los cárteles de droga mexicanos y sus conexiones con la política, y cuyos esfuerzos por continuar el trabajo de Martínez le valieron una Mención Especial este año en los premios Maria Moors Cabot.

Rigaud habló con LatAm Journalism Review (LJR) y dijo que dicho reconocimiento representa una recompensa importante por esta colaboración sin precedentes, en la que 60 periodistas de 25 medios internacionales y 20 países se unieron en 2020 para retomar las investigaciones inconclusas de su colega mexicana asesinada.

De acuerdo con Rigaud, Martínez lideró una lucha continua por la verdad por más de 30 años. Investigó excesos de poder y corrupción que estaban devastando al estado de Veracruz, donde la periodista mostró cómo los intereses de políticos y del crimen organizado se coluden entre sí. “The Cartel Project” expone que a ocho años de la muerte de Martínez, los autores intelectuales de su asesinato no han sido arrestados.

Los Premios Cabot, que son entregados por la Escuela de Periodismo de Columbia en Estados Unidos, “honran a periodistas y organizaciones de noticias por una excelencia profesional y una cobertura del hemisferio occidental que promueven el entendimiento interamericano”.

Este año, por primera vez desde su fundación en 1938, todos los ganadores son periodistas mujeres. Estas recibirán medallas de oro y un premio de US 5.000 dólares. La ceremonia de premiación se llevará a cabo el 12 de octubre de 2021.

LatAm Journalism Review: Este año, todas las ganadoras del Cabot Prize son mujeres. ¿Qué retos en particular enfrentan mujeres periodistas como Regina Martínez ejerciendo su profesión en América Latina?

Sandrine Rigaud: La situación es difícil para todos los periodistas valientes de América Latina, ya sean hombres o mujeres. Pero si eres mujer, puedes ser atacada de forma diferente, intentan manchar tu reputación para insinuar que no eres una profesional o una persona responsable.

Eso es lo que trataron de hacer al momento de la muerte de Regina: hacerla ver como alguien que no era ella, insinuar que ella se estaba viendo con hombres en su casa a solas. Por un tiempo circuló la teoría de que fue un “crimen pasional”. Para los colegas de Regina que la conocían y para sus colaboradores, esto fue terrible. No solo tuvieron que luchar para revelar la verdad, sino que también tuvieron que luchar para que la memoria de su compañera no fuera manchada.

LJR: En años recientes, el estado de los medios en América Latina –particularmente en México– se ha vuelto cada vez más desafiante. ¿Cuál es tu visión sobre el futuro cercano del periodismo en esta región?

SR: Desde la publicación de ‘The Cartel Project’, en diciembre de 2020, periodistas han sido asesinados en México. La situación sigue siendo por supuesto extremadamente desafiante, pero hay un levantamiento de conciencia: el mundo descubrió lo que los periodistas mexicanos estaban enfrentando todos los días, las amenazas en su contra, la violencia física que pueden sufrir. Al momento de la publicación, el presidente de México reconoció que este drama debería ser una prioridad nacional. Hay mucho trabajo por hacer, por supuesto, y hay una enorme brecha entre las declaraciones políticas y la realidad sobre el terreno.

La situación de los periodistas es un reflejo de un problema más endémico: la corrupción de las élites políticas con el dinero de las drogas. Este es un problema penetrante, y desafortunadamente la violencia no se limita a los periodistas. Mientras estos problemas profundamente arraigados no sean resueltos, la situación de los periodistas seguirá siendo extremadamente difícil.

Sandrine Rigaud

Sandrine Rigaud es la editora en jefe de Forbidden Stories. (Foto @sandrinerigaud)

LJR: ¿Qué representa para Forbidden Stories la Mención Especial en los Premios Cabot por la investigación sobre el trabajo de Regina Martínez?

SR: Es un reconocimiento al trabajo increíblemente valiente de esta altamente respetada periodista que pasó su carrera reportando sobre corrupción, violaciones de derechos humanos, escándalos de salud y narcotráfico.

Regina Martínez rechazó todas las formas de censura, incluso cuando la impunidad reinaba. Ella retrató la realidad de un lugar donde la impunidad silenciaba a la mayoría de las voces disidentes.

LJR: ¿Por qué la colaboración es un elemento clave para continuar las investigaciones de periodistas asesinados?

SR: Como escribió Laurent Richard, director y fundador de Forbidden Stories, en 2018 en The Guardian, cuando “The Daphne Project” fue publicado: “La cooperación es sin duda la mejor protección. ¿Cuál es el punto de matar a un periodista si otros 10, 20 o 30 están esperando para continuar con su trabajo? [...] Los periodistas son los enemigos del ecosistema corrupto que se ha construido. Pero ¿qué pasa si esta exposición se vuelve global, y el mensaje es amplificado? A donde quiera que vayas, serás cuestionado por la prensa mundial”.

Con “The Cartel Project”, los crímenes que Regina denunció abarcaron los titulares ocho años después de su muerte. Los políticos corruptos que ella estaba investigando fueron señalados por la prensa internacional. Para los criminales que trataron de silenciarla, esto es un fracaso.

LJR: ¿Cómo resolvió el equipo las dificultades de trabajar en un caso desde diferentes países?

SR: La colaboración entre periodistas de diferentes países, a veces separados por un océano, fue más bien una ventaja. Gracias a las plataformas que usamos y a las herramientas de comunicación que existen hoy, es más fácil trabajar sin verse los unos a los otros. Pero encontrar fuentes al otro lado del mundo no es fácil para un periodista que trabaja solo.

Por otro lado, cuando trabajas mano a mano con un colega que puede confirmar tu información gracias a sus fuentes, o colegas periodistas que pueden trabajar en cadenas de suministro de drogas o en redes de lavado de dinero, es extremadamente valioso. La colaboración es beneficiosa para todos y aumenta enormemente el impacto de tu trabajo.

LJR: ¿Qué especializaciones periodísticas se necesitan para desarrollar investigaciones como las que conforman “The Cartel Project”?

SR: Necesitas reunir casi todas las habilidades periodísticas: periodistas de datos que tengan acceso a grandes filtraciones, periodistas que tengan fuentes en la policía, otros que sean reporteros con experiencia y que sepan trabajar en campos peligrosos…

Lo más importante que necesitas para ser parte de una colaboración internacional como esta es tener una mentalidad colaborativa. Puedes ser el mejor periodista y no querer compartir tu información. ¡Los “lobos solitarios” todavía existen en nuestra profesión! Pero lo que muestra un proyecto como ‘The Cartel Project” es que compartir información a menudo trae buenos resultados. Y es una grandiosa aventura humana.

LJR: ¿Qué consejos tienes para jóvenes periodistas en América Latina que estén reportando sobre narco política?

SR: No duden en colaborar unos con otros y promover el periodismo colaborativo. Cuando el crimen es global, la respuesta tiene que ser global.

 

*Nota editorial: Rosental Alves preside el Consejo del Premio Cabot y es fundador y director del Centro Knight para el Periodismo en las Américas que publica LatAm Journalism Review.

Más artículos