texas-moody

Caricaturista nicaragüense Pedro X. Molina recibe ‘Reconocimiento a la Excelencia’ de los Premio Gabo 2021

“El humor, en principio, es siempre subversivo”, dice Pedro X. Molina, caricaturista político del sitio periodístico Confidencial, de Nicaragua. Él considera que los caricaturistas de América Latina tienen “una opinión política más contundente que dar”.

Molina salió al exilio el 8 de diciembre de 2018. Vive en el estado de Nueva York, lejos del bullicio de la ‘gran manzana’, pero también lejos de su natal Nicaragua, como muchísimos de sus colegas que se vieron forzados a dejar la patria.

Caricaturista Pedro X. Molina, Nicaragua

Caricaturista político nicaragüense Pedro X. Molina. (Cortesía)

Hace pocos días, y en el marco del Festival Gabo, uno de los festivales de periodismo más importantes de América Latina, Molina recibió el ‘Reconocimiento a la Excelencia de los Premios Gabo 2021’. Por ser un “extraordinario ejemplo de combinación entre la mordacidad y la belleza, con un sentido muy veraz y profundo de los grandes problemas de su país”, señaló el Consejo Rector de la Fundación Gabo.

Los sujetos de sus incisivas caricaturas son a menudo los líderes de su país de origen, el presidente Daniel Ortega y su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo. Sin embargo, los jefes de Estado de América Latina y el resto del mundo tampoco escapan a su pluma. Se enfoca en temas como la pobreza, la violencia armada y la corrupción política. También ha hecho dibujos conmovedores de los que perdieron la vida en las manifestaciones de 2018 en Nicaragua.

Muchos periodistas independientes de Nicaragua, al igual que Molina, siguen reportando sobre su país desde fuera. Desde las multitudinarias marchas que empezaron en abril de 2018, como consecuencia de una irregular propuesta de reforma al sistema de pensiones, el presidente nicaragüense Daniel Ortega instaló en el país un régimen de autoritarismo extremo y empezó a perseguir, reprimir y encarcelar a todas las voces críticas con su gobierno.

Según dijo Molina a LatAm Journalism Review (LJR), son más de 100 los periodistas independientes que han salido de Nicaragua desde 2018. “En realidad, cien periodistas independientes fuera de Nicaragua es una cifra importante”.

Entre las varias medidas, que atentan contra la libertad de prensa, dictadas en los últimos años por Ortega, se incluye el Decreto Presidencial 17-2021, publicado el pasado agosto. El artículo 24 del decreto señala que todo premio o condecoración internacional a algún ciudadano de Nicaragua debe ser autorizado por el gobierno, a través del Ministerio de Relaciones Exteriores, “a fin de que [se] otorgue en términos de reciprocidad el correspondiente beneplácito”.

“Me alegra de sobremanera que ninguna de las instituciones, organismos o gobiernos alrededor del mundo hayan tomado en serio esa ridiculez”, dijo Molina.

Ortega y su gobierno “tenían la idea de que con eso iban a evitar que las voces que están hablando sobre Nicaragua, de lo que está pasando allá adentro, pudiesen tener más alcance fuera, porque al evitar que les dieran premios, los reconocieran o cualquier cosa, ellos podrían quizás tratar de imponer su narrativa mentirosa de lo que ha venido pasando desde 2018”, sostuvo Molina.

Molina es el primer caricaturista en recibir este reconocimiento de los Premios Gabo, desde que se abrió la categoría en 2013, y el segundo ilustrador en recibir un premio institucional de la Fundación Gabo, indicó la organización.

Caricatura de Pedro X. Molina

Caricatura del presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, por Pedro X. Molina. (Cortesía)

La primera impresión de Molina al enterarse del reconocimiento fue de sorpresa.

“Honestamente, yo no me lo esperaba”, confesó Molina. Dijo, además, sentir un gran honor a nivel personal y también por el reconocimiento de la caricatura periodística como género del periodismo.

“Que se reconozca el valor que tiene, que se reivindique, me parece importante”, dijo Molina, al considerar la difícil situación que atraviesa el periodismo independiente en Nicaragua.

Es un reconocimiento “a este periodismo de resistencia que estamos haciendo”, enfatizó.

Molina colabora para el sitio estadounidense de caricatura política, Counterpoint, además de seguir trabajando para Confidencial.

El fundador de Confidencial, el periodista Carlos Fernando Chamorro, quien también se ha visto forzado a salir de Nicaragua, dos veces por su seguridad, dijo en Twitter que este reconocimiento a Molina “enaltece el periodismo de Confidencial y alienta a la prensa que resiste ante las dictaduras en Nicaragua, Cuba y Venezuela”.

Chamorro dijo a LJR que Molina trabaja como caricaturista de Confidencial desde 2014, donde publica una caricatura diaria y una historieta semanal, además de retratos e ilustraciones especiales y colaboraciones animadas para programas de sátira política en televisión.

“Pxmolina ha sido, durante dos décadas, el periodista más efectivo de Nicaragua para develar las contradicciones y los abusos del poder político, económico y religioso”, dijo Chamorro. “Su capacidad como dibujante, artista y caricaturista, para traducir, sugerir e interpretar lo que otros no logramos ver, en pocos trazos de dibujo, en pocas palabras, y a veces sin ninguna palabra, resume la efectividad de su trabajo”.

En diciembre de 2018, un allanamiento policial echó a los periodistas de Confidencial de su sala de redacción, confiscando el inmueble. Un operativo policial similar volvió a darse en mayo de 2021, en la sede provisional donde funcionaba la redacción desde 2019.

No nos van a callar, pueden robarse otras cámaras de televisión, otros accesorios, pueden ocupar un recinto donde nosotros habíamos hecho algunas producciones, pero vamos a seguir informando, no van a callar a nuestros periodistas”, dijo Chamorro vía Twitter tras el segundo allanamiento, publicó el diario El País.

En la opinión de Molina, la comunidad internacional no ha estado a la altura de las circunstancias desde que los nicaragüenses salieron a las calles, en abril de 2018, “poniendo garganta y pecho” para defender la democracia del país. Y esta situación, dijo, es una “voz de alerta” para toda la región.

“Una de las advertencias que yo estaba haciendo –y no solo yo, muchísimos periodistas independientes– desde 2018, es que si se dejaba que Ortega hiciera lo que está haciendo hasta ahora con impunidad, se estaba alentando a que todos los autoritarios que habían estado con la cabeza baja hasta entonces en Centroamérica, comenzaran a replicar su comportamiento, porque iban a ver que no había consecuencias qué pagar”, dijo Molina. La misma situación se está viviendo ahora en Honduras, El Salvador e incluso Guatemala, expresó.

Más artículos