texas-moody

En América Latina y el Caribe, la gran mayoría de los asesinatos de periodistas quedan impunes; México y Brasil lideran en impunidad la región y el mundo

Para marcar el Día Internacional para Poner Fin a la Impunidad de los Crímenes contra Periodistas, que se conmemora anualmente el 2 de noviembre, varias organizaciones lanzaron informes especiales que muestran a México no sólo como el país más mortífero de América Latina para los periodistas, sino como un líder mundial en esa categoría indeseable. Junto con Brasil, también es uno de los peores países del mundo en lograr condenas contra los asesinos de periodistas.

En América Latina y el Caribe, como región, el 78% de los asesinatos de periodistas ocurridos entre 2006 y 2019 permanecen como no resueltos, según un reciente informe de la Unesco. Setenta y uno de los casos han sido resueltos mientras que 207 se encuentran en curso o no están resueltos.

México y Brasil son los únicos países latinoamericanos que se ubican entre los 12 primeros países del mundo por el porcentaje más alto de asesinatos de periodistas sin resolver según el tamaño de la población, según el Índice de Impunidad Global 2020 del Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ, por sus siglas en inglés).

El índice clasifica a México en el sexto lugar, con 26 asesinatos sin resolver, y a Brasil en el octavo, con 15 asesinatos sin resolver, para el periodo de 10 años comprendido entre el 1 de septiembre de 2010 y el 31 de agosto de 2020.

El CPJ nuevamente señaló a México como “el país más violento del hemisferio occidental para el ejercicio del periodismo”. En un informe especial sobre el país, la organización señaló condenas exitosas en los asesinatos de 2017 de Miroslava Breach Velducea en Chihuahua y Javier Valdez Cárdenas en Sinaloa. Sin embargo, “los presuntos autores intelectuales siguen libres”.

“Durante la gestión de [presidente Andrés Manuel] López Obrador, la Fiscalía Especial para la Atención de Delitos cometidos contra la Libertad de Expresión (FEADLE) —dependencia de la Fiscalía General de la República que tiene sede en Ciudad de México y que se creó en 2010 para hacer frente al auge en los casos de asesinato de periodistas— se ha abstenido de iniciar procesos penales de manera proactiva por el asesinato de periodistas”, escribió Jan-Albert Hootsen, representante del CPJ en México.

Cuatro periodistas han sido asesinados en represalia directa por su trabajo en lo que va de 2020, según el CPJ.

En Brasil, el CPJ destacó el caso de Jairo Souza, reportero de Rádio Pérola asesinado en Bragança, ubicado en la zona costera norte del país, el 21 de junio de 2018. Recibió un disparo en la espalda en la mañana cuando llegaba a la emisora ​​donde presentaba un programa diario. El periodista reportaba sobre corrupción, homicidios y narcotráfico en varias estaciones de radio, informó el CPJ.

En lo que va del año, el CPJ no ha registrado ningún asesinato de periodistas en Brasil que estuviera directamente relacionado con su trabajo. Sigue la pista del asesinato de Leonardo Pinheiro, propietario de la página de noticias de Facebook “A Voz Araruamense”, quien fue baleado en Araruama el 13 de mayo de 2020. Sin embargo, el motivo de este crimen no está confirmado.

Para el índice, el CPJ calcula el número de asesinatos de periodistas sin resolver como un porcentaje en relación con la población de cada país. Los asesinatos se incluyen si son “el homicidio deliberado de un periodista en represalia por su trabajo informativo”. Los casos se consideran sin resolver si no se han dictado condenas en el caso.

Informe de la Unesco revela altas cifras de impunidad en América Latina

En la conmemoración de este día, la Unesco publicó los puntos más destacados del Informe de la Directora General de la UNESCO sobre la seguridad de los periodistas y el peligro de la impunidad. El informe permite monitorear los asesinatos de periodistas en el mundo como parte del sistema de Naciones Unidas.

Entre las conclusiones principales el informó destacó el registro de 156 asesinatos de periodistas en todo el mundo durante 2018 y 2019. Esto quiere decir que en promedio durante la última década un periodista es asesinado cada cuatro días. Durante 2019 se registró el menor número de muertes en la última década con 57 casos.

No obstante, fue en 2019 cuando América Latina y el Caribe tuvo el mayor número de ataques mortales con 23 casos registrados los que representan el 40% del total de asesinatos de todo el mundo. México, con 12 crímenes, lideró la lista de países más mortales. También aparecen Colombia y Honduras (con 3 registros cada uno), Brasil (2) y Chile (1).

En 2018, la región se ubicó en segundo lugar a pesar de tener más asesinatos. Ese año se registraron 26 asesinatos que representan el 32% de los que tuvieron lugar en el mundo. México registró 13 asesinatos que lo ubicaron en segundo lugar después de Afganistán. También estuvieron en la lista Colombia (con 5 asesinatos), Brasil (4), Guatemala (2), El Salvador (1) y Nicaragua (1).

Uno de los aspectos que más destacó la organización es que la mayoría de estos crímenes a nivel global ocurrieron en países sin conflictos armados. El informe también resalta que los periodistas locales siguen siendo los principales objetivos y los periodistas de televisión quienes son más vulnerables a ser atacados.

La impunidad en los crímenes contra periodistas sigue siendo una de las mayores preocupaciones para la Unesco. Aunque destacó que el 71% de los Estados respondieron a la solicitud de la Unesco de enviar información sobre el avance de las investigaciones de estos crímenes.

Para conmemorar este día, la Unesco también lanzó la campaña global ‘Protege a los periodistas. Protege la verdad’ y anunció que la sesión principal de este Día tendrá lugar durante la Conferencia Mundial sobre la Libertad de Prensa – que se realizará el 9 y 10 de diciembre.

 

Este artículo fue escrito en colaboración con Silvia Higuera.

More Articles