texas-moody

Fact-checkers latinoamericanos se unen a una petición a Youtube para que tome medidas eficaces contra la desinformación

Screenshot of a verification by agency Colombiacheck

Verificación de Colombiacheck  a video de Youtube (Crédito: captura de pantalla)

En los últimos dos años, a partir de la pandemia por el COVID-19, ha habido una oleada de información falsa y engañosa en Internet. Redes sociales y sitios web están llenos de discursos de odio, movimientos antivacunas, falsos remedios para enfermedades, acusaciones infundadas, entre otras. La plataforma para compartir videos, Youtube, ha sido una de las favoritas a usar por los desinformadores.

Es por esto que 80 organizaciones independientes de verificación de datos (conocidos con el anglicismo “fact-checkers'') en más de 40 países publicaron, el pasado 12 de enero de 2022, una carta abierta a la CEO de YouTube,Susan Wojcicki. “YouTube es uno de los principales canales de desinformación del mundo”, dice la carta que insta a la plataforma a tomar medidas eficaces contra la desinformación y la información errónea elaborando una hoja de ruta de intervenciones que mejoren  su ecosistema informativo, de la mano de las organizaciones independientes y apartidistas de verificación.

En Latinoamérica, 11 organizaciones firmaron el manifiesto. Entre ellos se encuentran Animal Político-El Sabueso de México; Aos Fatos y Agencia Lupa de Brasil; Bolivia Verifica; Cotejo.info  de Venezuela;  Chequeado de Argentina; Ecuador Chequea; La Silla Vacía  y Colombiacheck  de Colombia; y Fast Check CL  de Chile.

“Firmamos esta carta para buscar la apertura de un diálogo con Youtube sobre la desinformación que circula en la plataforma. Nuestro objetivo es alertar y discutir las soluciones que sugerimos en la carta para contribuir a un ambiente más saludable en línea”, dijo a LatAm Journalism Review (LJR) Natália Leal, CEO de Agencia Lupa en Brasil.

Medidas insuficientes 

Según Youtube, la manera en la que la plataforma aborda la desinformación  se basa en sus principios de las “cuatro erres”: retiran el contenido que infringe sus políticas, reducen las recomendaciones del contenido cuestionable, respaldan las fuentes fiables a la hora de divulgar noticias e información y recompensan a los creadores fiables.

Además, en marzo de 2021, la portavoz de Youtube, Elena Hernández, informó que el sitio web  había eliminado más de 30.000 videos que hacían afirmaciones engañosas o falsas sobre las vacunas contra el COVID-19 en los últimos seis meses. A su vez, comunicó que desde febrero de 2020 YouTube había eliminado en total más de 800.000 videos que contenían información errónea sobre el coronavirus.

El proceso para el borrado de contenido audiovisual, comentó en su momento Hernandez, se hace a través de una primera alerta de los sistemas de inteligencia artificial de la empresa o por revisores humanos, y posteriormente reciben otro nivel de revisión.

Sin embargo, según los verificadores en la carta, Youtube ha limitado el debate sobre la desinformación “a una falsa dicotomía entre borrar o no borrar contenidos”.

“Hace años que le venimos diciendo a la plataforma que circula información falsa. Las medidas que han tomado por ahora son limitadas, más aún en América latina y fuera del idioma inglés”, explicó Pablo M. Fernández, Director Innovación y Comunicación de Chequeado en Argentina,  a LJR.

Las soluciones propuestas por los verificadores para reducir la difusión de la desinformación y la información errónea en la plataforma de videos han sido: en primer lugar, asumir un serio compromiso de transparencia donde se apoye a la investigación independiente sobre el origen, alcance e impacto de las diferentes campañas de desinformación. En segundo lugar, proporcionar contexto o desmentidos superpuestos en el contenido o como contenido de video adicional. En tercer lugar, actuar contra los desinformadores reincidentes y, por último, ampliar esfuerzos en lenguas distintas al inglés.

“Llevamos años reuniéndonos con YouTube para que reaccionen contra la desinformación que inunda su plataforma y se financia con ella. Pasa en todas partes, pero es especialmente dramático en países donde no se habla inglés y en el Sur global. Los esfuerzos que ha hecho hasta ahora Youtube no funcionan: lo sabemos porque tenemos centenares de ejemplos de videos sobre desinformación de la COVID-19, vacunas y conspiraciones en todo el mundo que siguen activos”, dijo en un hilo de Twitter Clara Jiménez Cruz, confundadora de Maldita.es y miembro europeo del Consejo asesor del International Fact Checking Network.

Casos relevantes en Latinoamérica 

En la carta se dan ejemplos de desinformación en Youtube a nivel mundial y Latinoamérica no se deja de lado. En Brasil, la plataforma de videos se ha utilizado para amplificar el discurso de odio contra grupos vulnerables o influir en decisiones políticas, aseguran los verificadores.

En octubre de 2021, circuló un video en el que una mujer denuncia que el Movimiento de los Trabajadores Rurales Sin Tierra (MST) destruyó viviendas en el municipio de Santa Cruz do Capibaribe, en Pernambuco. La narradora sugiere que estas propiedades serían entregadas a familias pobres y también afirma que esta acción se llevó a cabo a instancias del Partido de los Trabajadores (PT). Sin embargo, se trataba de una información falsa, según reportó la Agencia Lupa.

Screenshot of Agencia Lupa verification of fake news.

Verificación de Agencia Lupa en Brasil a video de Youtube (Crédito: captura de pantalla)

“Los casos de desinformación en Brasil están estrechamente relacionados con la polarización política y la pandemia. Van desde discursos contra las instituciones democráticas, pasando por información falsa sobre el proceso electoral y denuncias de fraude en las elecciones y culminando en mentiras sobre el Covid-19 y vacunas, que tienen un gran impacto en la vida real”, explicó Natália Leal.

En el caso de Colombia, el equipo de Colombiacheck destaca dos casos particulares. Por una parte, el canal de Youtube de Samuel Ángel, abogado, escritor y director ejecutivo del Movimiento de Católicos Solidaridad que se ha dado a conocer por sus posturas contra el feminismo, la igualdad de género y el aborto.

En mayo de 2020, publicó un video sobre ‘cómo China esparció el virus por el mundo’ repleto de contenidos imprecisos. Aún está en línea con más de 50 mil visitas, pero solo tiene una restricción de edad.

Por otro lado, un video publicado por una cuenta de más de 420 mil seguidores fue verificado por Colombia-Check y se concluyó que utiliza un título engañoso y sin sustento para reportar una acusación realizada por el canciller de Venezuela contra el presidente de Colombia.

“En nuestro caso específico, decidimos firmar la carta por la importancia de 2022 como año electoral parlamentario y presidencial en Colombia. Y porque durante tres años de protestas, llamadas aquí Paro Nacional, por Youtube circularon muchos videos de otros países y años, sobrepasando nuestras propias capacidades logísticas de verificar todo”, contó Jeanfreddy Gutiérrez, director de Colombiacheck, a LJR.

En Chile también se han reportado casos graves de desinformación por Youtube. Fabián Padilla, periodista fundador de Fast Check CL, destaca que durante las últimas elecciones presidenciales de ese país un grupo político montó videos en la plataforma para desinformar y a su vez se ha difundido mucha información falsa relacionada a la vacunación contra el COVID-19 a través de redes negacionistas.

En Chile tuvo notoriedad un video del doctor Rodolfo Neira, conocido por participar en programas de televisión. Neira mostraba en el video cómo supuestamente se le pegaba un celular al brazo de una mujer recientemente vacunada con Sinovac. De esta manera aseguraba que  las vacunas producían un efecto magnético.

En otros países como Venezuela, no reportan casos destacados de noticias falsas en Youtube pero consideran que es un tema que se ha ido extendiendo por el mundo.  “Firmamos porque observamos que el tema es relevante en otros contextos y creo yo que podría ser un precedente para que medios independientes interpelen a las grandes plataformas. Estamos por una posición solidaria y apostando a que se abran canales de interlocución entre el periodismo y las plataformas”, dijo Andrés Cañizales, director de Cotejo.info, a LJR.

Más artículos