texas-moody

La historia de tres periodistas sudamericanos que cubren la guerra en Ucrania

  • By Guest
  • 23 March, 2022

Por Gabriel Bonis

Cuando los bombardeos de Kiev se intensificaron durante los primeros días de la invasión rusa a Ucrania, la periodista argentina Sol Macaluso tuvo que abandonar la ciudad con sus colegas. Durante cinco días viajó por el país de Europa del Este hasta llegar a Lviv, ciudad cercana a la frontera con Polonia. En el camino, fue ayudada por civiles ucranianos.

“Su solidaridad me impresionó más. Nos detuvimos en las casas de muchas familias ucranianas que no nos conocían en absoluto, pero nuestros arreglos les pidieron que nos acogieran y todos nos recibieron con un sentimiento tan reconfortante. Es una locura cómo su país estaba siendo atacado y seguían siendo amables”, dijo a LatAm Journalism Review (LJR).

La forma en que los ucranianos reaccionaron ante tan grave situación, enfrentando bombardeos, hambre y miedo, también llamó la atención de la chilena Mariana Díaz. “El sufrimiento de la gente, la incertidumbre, el frío....todas fueron experiencias al límite de lo soportable. Me impresionó además la dignidad de los ucranianos, lo fuerte que se mantenían a pesar de estar cayéndose su mundo a pedazos”.

El brasileño Yan Boechat, por su parte, se mostró sorprendido por la falta de preparación de Kiev ante la intensidad de la guerra que azota a la capital ucraniana. Además, el periodista destaca que el conflicto está ganando más protagonismo internacional porque se desarrolla en Europa y afecta a la población civil europea. “Esto tiene un gran impacto en la opinión pública occidental. Estuve en la guerra de Etiopía, donde murió mucha gente, pero nadie quería saber sobre ese conflicto”, dijo.

Llevar análisis como estos y la información recopilada sobre el terreno a audiencias de todo el mundo son tareas cruciales del trabajo de los periodistas en zonas de conflicto. Aún más desafiante es cumplir con estas obligaciones en un entorno hostil, buscando obtener datos precisos y evadiendo las narrativas oficiales.

En este contexto, Díaz, Boechat y Macaluso, periodistas de tres países sudamericanos y con diferentes tipos de experiencia profesional, contaron a LJR sobre los desafíos que enfrentaron en el frente mientras cubrían la guerra en Ucrania, que ya obligó a 3 millones de personas a huir del país, según la ONU.

Un comienzo lleno de desafíos

 

woman in green puffy jacket with microphone speaking in Ukraine

La argentina Sol Macaluso en Ucrania: 12 horas de trabajo por día. (Cortesía)

La cobertura de la guerra en Ucrania es el primer gran acontecimiento en la carrera de Macaluso, quien se graduó en periodismo en Buenos Aires a principios de 2020. Poco después se mudó a España, donde comenzó a trabajar como corresponsal de canales de televisión argentinos y como freelance para la productora Quality Producciones, la empresa que la envió a Ucrania en enero de este año.

“Pensé que era una gran oportunidad para involucrarme con la situación y ganar experiencia. Estaba consciente de que podría ocurrir una guerra, pero por supuesto que la teoría y la expectativa eran diferentes a la realidad en la que vivimos ahora”, dijo.

En medio del conflicto, cada día trae nuevos desafíos para Macaluso, quien rápidamente ha aprendido a lidiar con las diferentes demandas de los canales de televisión que la contratan. “Cada locutor quiere una forma [diferente] de comunicación y tiene diferentes horarios. Así que me requiere una cierta cantidad de tiempo para preparar y entregar lo que cada uno me pide”.

woman standing in front of monument with a camera and wearing a jacket in Ukraine

Reportera chilena Mariana Díaz: colaboración para TV, radio y periódicos. (Cortesía)

Mientras que, a sus 37 años, Díaz ya tenía mucha experiencia con coberturas desafiantes. La periodista chilena, graduada en 2010 de la Universidad La Sapienza de Roma, donde reside desde 2003, ha cubierto terremotos, desastres naturales y atentados terroristas. Aún así, estar en una guerra a gran escala era una novedad.

Durante su carrera, Díaz trabajó como presentadora y periodista para el canal de televisión italiano Babel tv y para la revista geopolítica LookOut News. En Chile fue freelancer de La Tercera, Adn Radio, Revista Caras, y actualmente es corresponsal de Canal 13.

Díaz permaneció en Ucrania durante tres semanas y estuvo en el país en dos ocasiones. El primero tuvo lugar a finales de enero de 2021, cuando el conflicto aún estaba confinado a la región de Donbass. Su segundo periodo tuvo lugar en Kiev el 23 de febrero.

Llegué en avión, con uno de los últimos vuelos antes que cerraran el espacio aéreo. Estuve alojada en Kiev en la plaza Maidan, pero tras el bombardeo todo el personal del hotel se retiró y tuve que cambiarme a una estructura más segura. El resto del tiempo permanecí en un refugio en la zona de Podil, en Kiev”, dijo.

En Ucrania, Díaz trabajó para el Canal 13, así como algunas estaciones de radio y periódicos. “Lo más complicado fue trabajar para la televisión ya que ello implica inmediatez y elaboración de imagen, dos elementos difíciles de conciliar en territorio bélico. Salir a grabar a la calle era arriesgado, especialmente porque no contaba con la protección de un chaleco antibalas o casco y la conexión a internet fallaba con frecuencia”.

Una cobertura más en Ucrania

 

Boechat, quien ha trabajado en áreas de conflicto como Siria e Irak, está en su quinta etapa en Ucrania. El periodista brasileño llegó al país en avión poco antes de que comenzara la guerra, pero ya había cubierto la guerra civil en el este del país. “Las precauciones que tomé fueron las habituales: tener cuidado y usar equipo de seguridad”, dijo.

man with camera lying on forest ground looking at the viewer

Periodista brasileño Yan Boechat.  (Cortesía)

En las últimas semanas, Boechat ha estado en Donbass, Kharkiv, Kiev, entre otras áreas. El periodista ha trabajado como freelance para Voice of America, TV Bandeirantes y el diario O Globo (los dos últimos son medios brasileños).

Durante su cobertura actual, su reparador en Kiev huyó en los primeros días de la guerra, llevándose equipo de seguridad con ella. Después de eso, Boechat tuvo que abandonar la capital ucraniana hasta que pudiera conseguir otro chaleco y un casco. Pero aún tomando estas precauciones, dijo, la situación es “aleatoria, sobre todo en lo que respecta a la artillería” [...] “Si estás viviendo un bombardeo, lo ideal es buscar refugio. Un lugar donde puedes protegerte y mantener tu cabeza cubierta. Si no lo encuentras, túmbate en el suelo”, aconseja.

Macaluso tuvo que aprender en el campo a protegerse. Ella tiene un casco, pero aún no ha tenido que usarlo porque no está en el frente constantemente. “Pero es difícil porque este equipo no te protege de los bombardeos. Y algunos compañeros han muerto por eso en los últimos días”.

Según la ONG Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ), al menos cuatro periodistas murieron en 2022 mientras cubrían la guerra. Entre ellos se encuentran Brent Renaud del TIME y el camarógrafo de Fox News Pierre Zakrzewski.

Dificuldades en el terreno

Un ambiente peligroso no es el único obstáculo y desafío para los periodistas en Ucrania. La logística de cobertura ha sido muy compleja, dijo Boechatn. Los trenes aún circulan en algunas partes del país, pero tuvo que encontrar un conductor privado.

Por otro lado, el conductor no habla inglés ni ruso. Se comunican a través de Google Translate. El conductor también carece de experiencia en conflictos y equipo de seguridad. “Hace unos días, fuimos fuertemente bombardeados en un área abierta en medio del monte, donde no teníamos donde escondernos. El conductor no nos recogió. Un colega suyo vino a llevar a cabo nuestra evacuación”, dijo Boechat.

Para evitar problemas técnicos, Boechat trajo tres cámaras, tres micrófonos y dos grabadoras. “Aquí hago de todo: video, entrevistas, logística, procesamiento de imágenes, fotografía, redacción para periódicos y televisión. Soy la causa y la consecuencia del empobrecimiento del periodismo. No me enorgullece ser multiplataforma”, dijo.

Macaluso dijo que los desafíos incluyen la presión de trabajar más de 12 horas al día. Además, la visibilidad que ganó durante el conflicto le ha valido críticas en las redes, las cuales ha tratado de ignorar para enfocarse en mejorar. “Ha sido duro, pero estoy haciendo lo mejor que puedo. Y si las empresas de televisión me están llamando, debe ser por una razón. Todavía espero mejorar y lograr todo lo que mis clientes me piden”.

De vuelta en su base en Roma, Díaz cree que su experiencia en Ucrania le hizo notar su propia adaptabilidad, resistencia física y la calma mental que tenía que mantener en una situación compleja y constantemente tensa. Y eso la ayudó a desempeñar un papel que considera fundamental en esta guerra: informar con objetividad y llevar información confiable al público.

Es a través de los periodistas in loco que se tiene el pulso de la situación y son los que le cuentan al resto del mundo lo que está pasando en las calles de las ciudades.... si hay comida, agua, bombardeos, cuántos, cómo, dónde, etc. Además mantienen un contacto estrecho con la población local”, dijo.

Boechat agrega que los periodistas en guerra “siempre son vistos como un instrumento de propaganda, independientemente del bando”, pero Ucrania tiene garantizado el acceso a los profesionales de la comunicación, incluso si es para mostrarse atacado. “Si tenemos acceso, podemos contar las cosas sin prejuicios. Esbozamos una historia, más o menos, aunque es muy frágil. Nos las arreglamos para escapar del discurso oficial puro y simple, pero al mismo tiempo tenemos acceso a donde los ucranianos quieren que tengamos acceso”.

More Articles