texas-moody

Las mentorías de la red WINN funcionan como un espacio de apoyo y confianza entre mujeres periodistas de Latinoamérica

Two young women talk during an online mentoring session

Laura García y Francis Peña durante mentoría. “Faltan espacios para pedir ayuda, faltan espacios para preguntar, faltan espacios para ayudarnos mutuamente”, dijo García. (Foto: Cortesía)

 

Poder agendar y conversar durante media hora con una periodista, con una larga trayectoria, y poder recibir asesoría de su parte sobre tu futuro profesional parece no ser muy fácil de conseguir. Sin embargo, actualmente es posible gracias a las mentorías de Women In The News Network (WINN)

Es tan sencillo como ir a su página web, ir a la sección de mentorías y elegir entre las 17 periodistas y editoras que ofrecen su tiempo para guíar a mujeres de Hispanoamérica ligadas a los medios de comunicación social. La palabra mentoría, derivado del término mentor, es definido por el diccionario académico de la Real Academia Española como ‘consejero o guía’. Según el diccionario de Oxford, el verbo to mentor, del que deriva mentoring, significa ‘aconsejar y formar a alguien, normalmente más joven’.

En la página de WINN también se puede buscar mentorías por categorías, en las que se incluyen la planificación de carrera, periodismo freelance, estrategia en redes sociales, periodismo de datos, periodismo de investigación, perspectiva de género y periodismo especializado. 

Para solicitar una mentoría, se debe pedir una membresía gratuita de WINN  y el sistema le llevará al calendario de la mentora con sus días y horas disponibles para la llamada online.

“WINN nace en 2018 como una red para promover la innovación digital en los medios. Como parte de mi trabajo en Accenture Argentina presenté un estudio a 25 mujeres periodistas sobre cómo la colaboración y la tecnología podría ayudar a disminuir la brecha salarial entre hombres y mujeres. A partir de ese encuentro, surgió WINN.  Empezamos haciendo capacitaciones, realizando encuentros presenciales (específicamente en Argentina) y virtuales, entregando becas sobre fact-checking y programación. En ese momento lanzamos un programa de mentorías pero no tuvo mucho éxito”, contó a LatAm Journalism Review (LJR) Gabriela Oliván, fundadora de WINN.

“Mirando en perspectiva, creemos que no estaba bien hecha la propuesta y no estaban claros los temas de conversación, y la red no tenía la madurez que tiene hoy. Ahora, la red está formada por más de 3.200 periodistas de todo el mundo. Así que, como creemos realmente en la colaboración, en el networking, volvimos a lanzar las mentorías con una red mucho más robusta y tratando de corregir aquellos errores iniciales”, agregó Oliván.

Photo of young woman executive

Gabriela Oliván es la fundadora de WINN e impulsadora de las mentorías. (Foto: Cortesía)

El programa de mentorías fue lanzado el pasado 30 de noviembre de 2021 y, hasta la fecha de publicación de este artículo, han realizado un promedio de 20 mentorías de 30 minutos cada una. 

El poder de la colaboración 

Las mentoras en WINN son periodistas de diversos países de Latinoamérica: Argentina, Colombia, Chile, México e incluso Inglaterra y trabajan en  medios reconocidos como BBC Mundo, La Nación de Argentina, El Mercurio, CNN, Forbes, entre otros. 

Todas las periodistas mentoras participan colaborativamente en el proyecto sin recibir ningún pago y fueron seleccionadas e invitadas a participar por el Consejo Asesor de WINN. 

Oliván cree profundamente en el poder de las mentorías y, además de ser la fundadora de WINN, también ofrece su tiempo como mentora a pesar de no ejercer como periodista. “Soy una convencida del poder de ayudarnos unos a otros. Creo que es el único camino. Pero, en Latinoamérica no hay mucho esta cultura de las mentorías. En WINN tratamos de hacer ese cambio cultural”, dijo Oliván. 

Oliván también contó que, hasta el momento, ha realizado cuatro mentorías y, en su caso, la mayoría de las periodistas buscan su asesoría para dar el salto del periodismo al mundo corporativo, aunque no sea necesariamente algo que WINN busque fomentar. 

La periodista mexicana radicada en el Reino Unido quien trabaja para BBC Mundo, Laura García, habló con LJR sobre su experiencia como mentora. García había realizado tres mentorías para WINN al momento de la entrevista y describe su experiencia como positiva.

En su caso, explicó, las jóvenes que la han consultado no llegan con un requerimiento específico, pero sí con muchas dudas sobre su camino profesional. “Tienen muchos cuestionamiento sobre si están haciendo lo correcto, si están perdiendo o se les está acabando el tiempo, o si están tomando o no la decisión correcta”, contó García. 

“Normalmente platicamos más de media hora por gusto y salimos, ambas partes, más tranquilas, más relajadas, con más energía y creyendo más en nuestro trabajo”, agregó la periodista.  

Mentoría y terapia 

Francis Peña es una periodista multimedia venezolana y se enteró de las mentorías a través de una colega. Decidió agendar una cita porque, después de tomarse un año sabático de su trabajo como periodista, está lista para crear una estrategia para volver a escribir, volver a vender artículos a medios y crear su marca personal.

“Mi experiencia fue súper grata. Mi mentora fue Laura García. La elegí a ella porque veo su carrera como un ejemplo de dónde quisiera llegar en un futuro y trabaja en los formatos (multimedia) que me gustaría continuar explorando”, contó Peña a LJR

Peña ve las mentorías como una oportunidad de obtener guía de alguien a quien admira y respeta, y también de ampliar contactos. “Creo que es una experiencia que hacía mucha falta. Sobre todo para las mujeres latinas que queremos de alguna manera “lograrlo” en el mundo periodístico. Es interesante hablar con personas que han logrado surfear mucho de los desafíos que se deben enfrentar, siendo latinas y mujeres, dentro de la profesión”, dijo Peña. 

Mariel Lozada, subeditora en español para la Red Global de Periodismo de Investigación (GIJN, por sus siglas en inglés), también agendó una mentoría de WINN y coincide con Peña en la importancia de tener una guía y hablar con alguien con más experiencia dentro de la profesión. 

“Siempre es útil hablar con una periodista que te lleve un par de años porque muchas veces tiendes a ahogarte en un vaso de agua con problemas que, a medida que pasa el tiempo, te das cuenta que no son tan graves. Hablarlo con otra persona te da otra perspectiva. Por eso es que también digo que la mentoría fue una especie de terapia,” explicó Lozada a LJR

La mentoría no solo sirve como terapia para quienes la reciben, sino también para las mentoras.

“Faltan espacios para pedir ayuda, faltan espacios para preguntar, faltan espacios para ayudarnos mutuamente. Yo aprendo muchísimo hablando con la gente de la que me toca ser mentora. Y también se vuelve un poquito en una especie de terapia. En este espacio confirmamos que no estamos locas, que todas estamos batallando la industria y que es difícil atreverse a perseguir sus sueños”, dijo García.

“Me da gusto poder ayudar a alguien a recobrar esa confianza en sí misma que yo sé que a veces me ha faltado a mí y que otras personas me han ayudado a encontrarla”, agregó la periodista. 

Más artículos