texas-moody

Más redacciones en América Latina incorporan perspectiva de género, pero panelistas de conferencia sobre diversidad dicen que se necesita hacer más

Vea el video de este panel de la conferencia

“El mundo está contado a través de la mirada de los hombre y eso no va a ser objetivo jamás”, dijo la periodista Lucia Solis Reymer, en un panel sobre género sobre la Primera Conferencia Latinoamericana sobre Diversidad en el Periodismo realizada los días 26 y 27 de marzo completamente en línea.

La pionera conferencia está organizada por el Centro Knight para el Periodismo en las Américas de la Universidad de Texas en Austin y está patrocinada por Google News Initiative.

Solis es editora de género del diario La República, uno de los más grandes y tradicionales de Perú. Ella y las otras panelistas discutieron las barreras para la implementación de una perspectiva de género en las salas de redacción, así como otros temas. Una de estas dificultades, según Solis, es la resistencia de los periodistas, que argumentan en defensa de una supuesta objetividad.

“Otro reto seria el tratamiento tradicional que se ha tenido en periodismo, estoy hablando de la objetividad, que muchas veces no es más que la subjetividad masculina”, agregó Solis quien destacó que no es neutral, porque toma una postura clara en defensa de la dignidad y la igualdad de las personas. mujer.

El panel fue moderado por la directora editorial de Chicas Poderosas, la argentina Belén Arce Terceros, y además de Solis, contó con la presencia de la fundadora del medio mexicano Malvestida.com, Alejandra Higareda, y la directora general del medio venezolano Efecto Cocuyo, Luz Mely Reyes.

print screen do painel

Panelistas: Alejandra Higareda (arriba, izquierda); Belén Arce Terceros (arriba, derecha); Luz Mely Reyes (abajo, izquierda) y Lucia Solis Reymer (abajo, derecha).

Solis también habló sobre el día a día de una editorial de género, cargo que es cada vez más común en las redacciones. Ella explica que su trabajo no se trata solo de temas relacionados con el género, sino que abarca toda la cobertura del periódico, como deportes, celebridades y política.

“Muchas personas piensan que la editora de genero es una especie de censuradora, de verduga, pero no es así. La editora de genero de un medio es la figura que se encarna, digamos, de la estrategia de un medio para aplicar el enfoque de género a su producción periodística. [...] Es muy pedagógico. Hay mucho cuestionamiento, autocuestionamiento y muchísimo descubrimiento”, dijo.

Belén Arce Terceros, de Chicas Poderosas, dijo que ha habido muchos avances sobre la perspectiva de género en las redacciones en los últimos años, pero aún queda mucho por hacer. Citó, como ejemplo, que hace unos diez años sería aceptable llamar a un feminicidio un crimen pasional, algo que hoy en día es raro.

“Seguimos viendo noticias que perpetúan estereotipos machistas y violencias contra las mujeres, y también sabemos que en esas historias que contamos las mujeres siguen estando subrepresentadas: sólo el 24% de las personas que aparecen, se escuchan o protagonizan las noticias son mujeres, de acuerdo con un estudio de Who Makes the News”, dijo.

También señaló que en Bolivia, como en otros países de la región, sólo dos de cada diez columnas de opinión están hechas por mujeres.

La venezolana Luz Mely Reyes, de Efecto Cocuyo, dice que esta falta de representatividad hace que la gente, aún hoy, se sorprenda de que ella, una mujer negra, haya fundado y dirigido un medio de comunicación.

En Efecto Cocuyo, dice Reyes, existe la preocupación de buscar más mujeres para ser columnistas de opinión. Según la periodista, el problema no es sólo la falta de espacio para que las mujeres expresen sus opiniones: muchas necesitan superar una inhibición para poder ocupar ese espacio, cuando existe.

“¿Cómo podemos hacer que muchas expertas que tienen muchísimas cosas que decir pues pueden hacerlo? Muchas han descubierto que tienen temor a expresarse, creen que no saben escribir y son unas genias pero todavía no lo han descubierto. No solamente tenemos [mujeres que escriben] opinión, también buscamos expertas. Parte de nuestra línea es que nuestras notas, cuando buscamos voces expertas, incluyan muchísimo a las mujeres”, explicó.

Reyes argumentó que, además del tema de género, es necesario ser consciente de la diversidad racial, territorial y de clases sociales. En ese momento, explicó la importancia de identificar sus propios prejuicios.

“A veces cuando nos estamos acercando determinados temas pues tenemos una mirada condescendiente. Nos ha pasado con el tema de las mujeres, con el tema de los derechos de niños y niñas, de la diversidad étnica y estoy segura que nos está pasando con el tema de las discapacidades y de los otros grupos de personas que se están moviendo en las migraciones”, agregó.

Al igual que Reyes, la periodista mexicana Alejandra Higareda, fundadora de Malvestida.com, coincidió en que tener mujeres en la redacción no es suficiente para tener una perspectiva de género. Dijo que recientemente encontró una historia llena de clichés prejuiciosos, que había sido hecha por una mujer y editada por una mujer.

Esto también sucedió con las revistas femeninas que Higareda leía en la infancia y la adolescencia. “Yo crecí consumiendo revistas que me mostraban una mujer prácticamente unidimensional, blanca, rubia, delgada, y donde los temas que se abordaban siempre tenían que ver con el cuerpo, en cómo ser más delgada, tener la piel más lisa, el cabello más largo y cómo seducir a tu hombre, cómo complacer a tu novio”, dijo.

Cuando comenzó a trabajar como periodista, en medios similares, dirigido al público femenino, sintió que había un “abismo de representación”. “Me doy cuenta de que empiezo a replicar esos mensajes cuando mi editora me dice: ‘oye, hubo ese evento, haz una lista de las mejores y peores vestidas’. Yo empezaba a tener un conflicto interno en donde sentía una desconexión entre el contenido que yo estaba creando y lo que en realidad a mí me estaba pasando, a mí me interesaba, lo que hablaba con mis amigas”, agregó.

Esa fue la motivación para crear Malvestida. En el medio, Higareda dijo que buscan amplificar la voz de “una nueva generación que no espera sentada” y crea su propia representatividad. “Muchas veces se usa esa frase ‘darle voz’ a alguien, pero tú no tienes que darle voz a nadie, o sea, la gente ya tiene una voz, lo que puedes hacer es dar un megáfono para que esa voz llegue a más personas. En malvestida nos gusta pensar que eso es lo que hacemos”.

La Primera Conferencia Latinoamericana sobre Diversidad en el Periodismo continúa este 27 de marzo en español y en línea. La inscripción es gratuita y quienes participen en al menos cuatro paneles principales podrán recibir un certificado de participación gratuito.

Más artículos