texas-moody

Periodistas mexicanos reducen cobertura sobre Rusia y Ucrania; los ciudadanos tienen opiniones encontradas sobre el conflicto

Por Samantha Greyson (*)

Las organizaciones de noticias mexicanas intentan lograr un equilibrio en su cobertura de conflictos internacionales como la invasión rusa en Ucrania, mientras los ciudadanos presionan por una cobertura continua de la violencia que ocurre dentro del país.

“Es difícil que las organizaciones de noticias parezcan realmente interesadas en lo que sucede en Ucrania, incluso si tiene todas estas implicaciones geopolíticas, que son importantes y que la gente necesita saber, eso es innegable”, dijo Javier Garza, periodista freelance, conductor de podcast y exdirector editorial de El Siglo de Torreón, a LatAm Journalism Review (LJR). “Pero al mismo tiempo, hay mucha violencia en México, por lo que hay que priorizar eso”.

El 24 de febrero, tropas rusas invadieron Ucrania en una escalada del conflicto entre los dos países. El mes pasado, la invasión obligó a más de cuatro millones de ucranianos a huir del país, mientras muchos otros continúan siendo desplazados internamente. El conflicto ha recibido una cobertura constante de los medios de comunicación de todo el mundo y muchos periodistas occidentales han viajado a Ucrania para realizar reportajes de primera mano.

Sin embargo, como dijo Garza, son en gran medida los medios de países de primer mundo los que pueden enviar corresponsales extranjeros a Ucrania, mientras que los periodistas en México han tenido que apoyarse en gran medida de los servicios de cable como AP News para cubrir el conflicto.

“En general, los medios tradicionales mexicanos están cubriendo el conflicto entre Ucrania y Rusia a través de agencias occidentales”, dijo a LJR el doctor Manuel Alejandro Guerrero, director del departamento de comunicaciones de la Universidad Iberoamericana. “De esta manera, el enfoque general de la mayoría de los principales medios de comunicación es el de condena contra la invasión de Rusia. Un buen ejemplo es el sitio de El Universal […], el cual tiene un micrositio especial para cubrir el conflicto”.

Guerrero dijo que los ciudadanos mexicanos tienen opiniones encontradas respecto a la invasión. Dijo que algunos ciudadanos apoyan a Ucrania, mientras que otros están de acuerdo con la decisión de Putin de invadir. A pesar de la opinión pública sobre la invasión en sí, Garza dijo que la cobertura de Ucrania por parte de los medios de comunicación mexicanos ha recibido cierta reacción.

“Hay un poco de inconformidad por parte del público mexicano al decirle a los medios mexicanos '¿por qué le dan tanta cobertura a 20 muertos en un atentado en Kiev, cuando solo han muerto 20 personas en un tiroteo ayer en Michoacán?'”, dijo Garza a LJR.

El periodista dijo que cuando era editor de un periódico local mexicano, experimentó reacciones negativas de la audiencia cuando decidió cubrir conflictos en el extranjero. Dijo que debido a la violencia en México, los ciudadanos sintieron que los medios de comunicación deberían enfocarse más en las tragedias domésticas.

Garza conduce “Expansión Daily”, un podcast diario sobre noticias nacionales en México. Dijo que su equipo habló sobre Ucrania todos los días en el podcast desde que comenzó la guerra a fines de febrero, pero la semana pasada por primera vez no tocaron ese tema.

“Ucrania está muy lejos”, dijo Garza. “Entonces, reconocemos la importancia que tiene la historia: un país europeo siendo invadido por primera vez desde la Segunda Guerra Mundial, eso es un gran problema. Entonces, obtuvo una buena cantidad de cobertura en las primeras semanas, y luego disminuyó un poco”.

Garza dijo que una de las historias del conflicto ruso-ucraniano que recibió más cobertura en México fue la evacuación de los mexicanos que viven en Ucrania.

“Esa fue la forma de llevar la historia a casa, hablar de los mexicanos que quedaron varados en Ucrania”, dijo Garza. “Una vez estaban fuera… ahora falta ese componente emocional porque la mayoría de los mexicanos que viven en Ucrania se fueron del país”.

Garza dijo que los periodistas mexicanos han cubierto la guerra en Ucrania desde dos ángulos. El primero son las consecuencias económicas de la guerra para el pueblo mexicano, incluido el aumento de los precios de la gasolina y los alimentos.

“En los editoriales, la mayoría de los análisis se enfocan en las consecuencias que tal conflicto está teniendo en México y en América Latina, principalmente en términos de economía, comercio y específicamente los precios del petróleo y la energía”, dijo Guerrero.

El otro ángulo que están tomando los periodistas, dijo Garza, es que el presidente Andrés Manuel López Obrador aún no ha condenado a Rusia por invadir Ucrania.

“Existe este coqueteo con Putin y con el gobierno ruso”, dijo Garza. “Mucha gente está realmente desconcertada por esto, ya que nuestro presidente proviene de un partido de centro izquierda”.

Además de su negativa de condenar a Putin, los miembros del partido del presidente invitaron al embajador ruso a establecer un “grupo de amistad mexicano-ruso”. Garza dijo que las historias sobre este tema ganan más atención en México porque trasladan el conflicto entre Rusia y Ucrania al escenario mexicano.

“Al cubrir asuntos internacionales, siempre tienes que encontrar el gancho que acerque la historia a tu audiencia”, dijo Garza.

Si bien los medios de comunicación mexicanos no envían muchos reporteros a Ucrania para cubrir el conflicto, Garza dijo que, en general, la práctica de informar en el extranjero ha disminuido con el tiempo, no solo en México, sino en todo el mundo.

“A lo largo de los últimos, probablemente 20, se ha producido una caída de la figura del corresponsal en el extranjero, que solía ser muy importante para las organizaciones de noticias porque era lo que les daba mucho prestigio”, dijo Garza. “Pero las realidades económicas realmente han impedido que las organizaciones de noticias lancen iniciativas de reportajes a gran escala”.

Para algunas situaciones internacionales, incluida la invasión rusa de Ucrania, Garza dijo que los medios de comunicación de Estados Unidos y Europa desplegarán sus recursos en el exterior. Pero los medios mexicanos, dijo, no tienen la capacidad de desplegar tantos recursos periodísticos en el extranjero, especialmente cuando el conflicto no está cerca de casa, porque las repercusiones financieras de la cobertura extranjera en un área devastada por la guerra son considerables.

En cambio, Garza dijo que medios como Televisa y Excélsior enviaron corresponsales extranjeros al oeste de Ucrania para trabajar en historias sobre refugiados. Estos reporteros no tenían la seguridad adecuada para ingresar a Kiev, dijo Garza.

“Si quieres entrar a Kiev, o si quieres entrar a Mariúpol, vas a necesitar mucho equipo”, dijo Garza. “Vas a necesitar un fixer, vas a necesitar un auto, probablemente un carro blindado… Eso cuesta mucho dinero y las organizaciones de noticias mexicanas no tienen los recursos”.

Para los ciudadanos mexicanos, la abundancia de cobertura de los medios de comunicación locales sobre tragedias en el extranjero puede causar frustraciones, dijo Garza.

“Las organizaciones de noticias deben tener mucho cuidado para lograr un equilibrio”, dijo Garza. “Si ves el informe de 10 personas muriendo en Ucrania, por muy malo que suene, hay una queja legítima del público mexicano al decir, ‘estamos mucho peor aquí’”.

Guerrero dijo que los ciudadanos mexicanos están recurriendo a Twitter para expresar sus opiniones sobre la invasión, algunos de ellos mostrando apoyo a Ucrania, mientras que otros “consideran la invasión rusa como una respuesta comprensible ante la política de la OTAN tras la disolución de la Unión Soviética”.

Guerrero dijo que los mexicanos que apoyan a Rusia suelen pertenecer a una de tres mentalidades: creen en un fuerte poder gubernamental para contrarrestar el capitalismo desenfrenado, ven a los movimientos progresistas como desfavorables e “importados de Occidente”, o se suscriben a un tipo de populismo.

“La preferencia por la 'sabiduría popular' sobre la pericia y el conocimiento técnico... es común en la mente populista: no confiar en los expertos porque están desconectados de lo que realmente quiere 'el pueblo' y de sus verdaderos intereses", dijo Guerrero.

Cuando Alfonso Durazo, el gobernador de Sonora, tuiteó sobre un ciudadano de Sonora que estaba en Ucrania en el momento de la invasión, recibió comentarios desfavorables en línea.

El 5 de marzo, Durazo tuiteó: “Les comparto que estamos en contacto permanente con el sonorense Luis Hull Hernández y sus familiares. Luis estuvo en Ucrania y esta mañana logró llegar a Rumanía. La embajada de México en ese país está dando seguimiento y apoyo a este joven de Navojoa [estado de Sonora]”.

En respuesta a la publicación de Durazo, un usuario de Twitter respondió: “Déjenlo ahí, está más seguro en Ucrania que en Sonora”.

“Hay mucha inconformidad sobre 'por qué estás cubriendo violencia que está a 8 mil kilómetros de distancia cuando hay mucha violencia en México'”, dijo Garza. “Entonces, las organizaciones de noticias también deben tener mucho cuidado para lograr un equilibrio”.

Esta historia fue desarrollada como parte de la clase "Periodismo y libertad de prensa en América Latina", en la Escuela de Periodismo y Medios de la Universidad de Texas en Austin.

Samantha Greyson es estudiante de tercer año en la Universidad de Texas en Austin. Estudia inglés y periodismo y trabaja como editora asociada de noticias en The Daily Texan. Ha hecho reportajes sobre varios temas del interés de la comunidad del campus.

More Articles