texas-moody

Sentencian a 25 años de prisión a dos expolicías por el homicidio en 2015 del periodista mexicano Moisés Sánchez

A 25 años de prisión y al pago de una reparación civil de alrededor de 330 mil pesos mexicanos (cerca de US $18.000) fueron sentenciados los dos expolicías encontrados culpables del asesinato del periodista y activista veracruzano Moisés Sánchez Cerezo, muerto en enero de 2015, de acuerdo con el sitio Animal Político.

La Fiscalía General del Estado de Veracruz (FGE) informó que los sentenciados expolicías del municipio de Medellín de Bravo, identificados como Luigui Heriberto “N” y José Francisco “N”, fueron procesados por homicidio doloso calificado e incumplimiento de un deber legal, informó el organismo en un comunicado publicado el 27 de marzo.

El presunto autor intelectual según la Fiscalía, el expresidente municipal de Medellín Bravo por el partido panista Omar Cruz Reyes, continúa prófugo de las autoridades, según Animal Político.

El caso está estancado, no está resuelto porque nada se ha hecho respecto a los presuntos autores del homicidio, dijo el hijo del periodista asesinado, Jorge Sánchez Ordóñez, publicó La Jornada de Veracruz. Sánchez Ordóñez se refirió así al prófugo Cruz Reyes.

Sobre los sentenciados, el hijo del periodista dijo que ellos son los que estaban a la vuelta de su domicilio cuando sucedió todo. “Ellos no son los que secuestraron a mi padre, no son los autores intelectuales, son los que no respondieron al llamado (de auxilio que hizo la familia)”, publicó La Jornada de Veracruz.

El hijo del periodista comentó, de acuerdo con La Jornada de Veracruz, que él y su familia no recibieron ninguna notificación oficial de la sentencia sino que se enteraron gracias a algunos compañeros de medios de comunicación, quienes les avisaron por teléfono y les leyeron el boletín emitido por la FGE.

Sánchez Cerezo era el propietario, fundador y reportero investigativo del semanario noticioso La Unión. El periodista era el editor de la versión impresa y digital del semanario, el cual cubría denuncias de corrupción de las autoridades municipales, accidentes viales, vacíos de poder y quejas ciudadanas en la zona como robo de recursos naturales y asesinatos violentos, de acuerdo con la organización periodística Periodistas de a Pie.

Según la organización, los familiares del periodista contaron que en la noche del 2 de enero de 2015, un grupo de hombres armados llegó a la casa del periodista en tres camionetas y secuestró de forma violenta a Sánchez Cerezo delante de su familia. Los secuestradores también se llevaron su computadora, cámara fotográfica y varios equipos celulares, publicó en ese entonces Periodistas de a Pie.

Tres semanas después de su secuestro, el cuerpo de Sánchez Cerezo fue encontrado decapitado y mutilado en una zanja en la localidad de Manlio Fabio Altamirano, a 25 kilómetros al este de Medellín de Bravo, reportó el Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ, por sus siglas en inglés).

Según el CPJ, los familiares del periodista contaron que este había recibido amenazas del alcalde de Medellín de Bravo, Cruz Reyes, pocos días antes de su secuestro y posterior asesinato, por la postura crítica de su semanario con la gestión municipal.

Sin embargo, la Fiscalía Especial de Atención de Delitos cometidos contra la Libertad de Expresión (Feadle) descartó en ese momento que el asesinato de Sánchez Cerezo haya sido motivado por su trabajo como periodista, al decir que su actividad laboral principal era de taxista, según la organización de derechos humanos Artículo 19 de México. El mismo tipo de argumento fue dado respecto al homicidio de otro periodista veracruzano, Gregorio Jiménez de la Cruz en 2014.

En 2015, una juez federal ordenó a la Procuraduría General de la República (PGR) investigar el asesinato de Sánchez Cerezo a través de la Feadle. Según Animal Político, la juez dijo que los argumentos de la PGR que no acreditaron como periodista a Sánchez Cerezo eran violatorios de los estándares sobre libertad de expresión.

Veracruz, durante la gestión del ahora investigado gobernador del partido panista Javier Duarte de Ochoa (2010-2016), 17 periodistas fueron asesinados y otros tres siguen desaparecidos, de acuerdo con Animal Político.

Más artículos