texas-moody

Luego de congreso virtual con 10 mil participantes, Abraji evalúa modelo híbrido para los próximos años

El 15º Congreso Internacional de Periodismo Investigativo de la Asociación Brasileña de Periodismo Investigativo (Abraji), que estaba previsto para junio y necesitó ser pospuesto a causa de la pandemia del coronavirus, se llevó a cabo totalmente virtual, por primera vez, el 11 y 12 de septiembre.

Esta edición, que fue gratuita, batió récord de participación: hubo más de 10 mil inscritos en el congreso, además de tener 2.400 el 2º Domingo de Datos y 1.400 mil en el VII Seminario de Investigación. El años pasado, la ediçión presencial tuvo 1.200 participantes. 

El éxito fue tan grande que los organizadores consideran cambiar el formato del congreso en los próximos años. “El resultado fue tan positivo que la evaluación de la junta directiva y el consejo es que lo online llegó para quedarse. [...] Estudiaremos formas de hacer un Congreso aún mejor en 2021 y, si la pandemia lo permite, de forma híbrida, con una parte presencial y una virtual”, dijo la periodista y secretaria ejecutiva de Abraji, Cristina Zahar, a LatAm Journalism Review.

Cristina Zahar

Secretaria ejecutiva de Abraji, Cristina Zahar. (Foto: Archivo personal)

Antes de esta edición, el récord de participantes había sido de 1.300 personas en 2013, cuando se celebró el congreso en Río de Janeiro, en combinación con el congreso global de la Red Global de Periodismo de Investigación. Además de tener una amplia acogida, el modelo en línea permitió que el público fuera más diverso, con estudiantes, periodistas y maestros de varias regiones del país, dijo Zahar, incluidas personas que pueden no tener los recursos para viajar a São Paulo.

“También contribuyó a ese público récord la decisión de realizar el congreso de manera gratuita por primera vez, ya que la crisis económica provocada por la pandemia ha impactado las salas de redacción. Muchos periodistas fueron despedidos o tuvieron salarios reducidos”, comentó.

Como no había inscripción paga, Abraji pidió que, quienes pudiesen, contribuyeran con una donación para la asociación. Zahar afirmó que las donaciones alcanzaron el 10% del valor de la inscripción de 2019, algo que considera muy positivo.

Hay ventajas y desventajas del modelo virtual, según Zahar. La logística fue más simple, ya que no incluía boletos de avión, reservaciones de hotel, restaurantes, montajes de estand, credenciales o kits para los participantes. Por otro lado, comentó que hacer el congreso online fue como “cambiar la llanta con el auto en movimiento”. “La verdad es que los eventos se pusieron en línea de una hora para otra y nadie sabía realmente cómo hacerlo”.

Otra ventaja, sostuvo Zahar, fue que grandes nombres del periodismo, nacionales e internacionales, que tal vez no hubieran podido estar disponibles en tiempos normales, pudieron participar.

Un punto negativo del congreso virtual es que las oportunidades de intercambio profesional son muy limitadas, en comparación con las del evento presencial. En esta edición, los organizadores optaron por grabar parte de las conferencias, cursos y talleres, para evitar problemas de inestabilidad en internet, y mantener en tiempo real algunas actividades, para intentar estimular la interacción.

“La vida está hecha de elecciones, no se puede tener todo, ¿verdad? Al tener sesiones 50% -50% (mitad grabadas y mitad en vivo) y algunas clases magistrales 100% en vivo compensamos un poco esta pérdida de interacción. Sin embargo, somos plenamente conscientes de que el networking es una característica fuerte de lo presencial que difícilmente podrá compensar lo virtual”, explicó Zahar.

as três palestrantes que falaram sobre racismo dentro e fora das redações

Yasmin Santos, exreportera de la revista piauí, Nikole Hannah-Jones, reportera de The New York Times, y Flavia Lima, defensora de Folha.

Las actividades versaron sobre una variedad de temas, que iban desde los impactos de la pandemia en la economía y las redacciones, hasta la salud física y mental de los periodistas. Otra mesa que tuvo bastante repercusión se centró en el racismo dentro y fuera de las redacciones. Los ponentes también hablaron sobre desinformación, polarización y ataques en línea contra periodistas. En este enlace es posible ver un balance del congreso.

Una particularidad de esta edición es que todas las actividades estarán disponibles durante 30 días, hasta el 12 de octubre, a través de la plataforma del congreso. Así que aún es posible inscribirse. Quienes asistan al 50% de los eventos pueden generar un certificado de participación. Zahar relató que los organizadores están considerando poner el contenido en YouTube después de ese periodo.

Además del Centro Knight para el Periodismo en las Américas, que es un promotor institucional del  congreso, el evento contó con el patrocinio de Facebook Journalism Project, Google News Initiative, Grupo Globo y Luminate. También apoyaron Estadão, Folha de S. Paulo, Itaú, JSK, Poder360, Trust Project, Twitter y UOL, CBN, Correio y Grupo RBS.

 

Este artículo fue escrito originalmente en portugués y traducido por Paola Nalvarte.

Más artículos