texas-moody

Trinidad y Tobago y Jamaica consideran eliminar leyes penales de difamación

El primer ministro de Trinidad y Tobago se ha comprometido a revisar la leyes penales de difamación en la nación caribeña, según el Instituto Internacional de Prensa (IPI, por sus siglas en inglés). Jamaica también está buscando la manera de derogar este tipo de leyes antes de que finalice el año, reportó Caribbean Media Corporation.

La noticia se dio al finalizar el IPI 2012 World Congress, el cual se enfocó en la despenalización de la calumnia y difamación en el Caribe, y que convocó a cuatro países, durante dos semanas, con la misión de abolir las leyes penales de difamación.

El primer ministro de Trinidad y Tobago, Kamla Persad-Bissessar, dijo que la idea de revisar la norma es para que las leyes del país contra la difamación estén "alineadas con las mejores prácticas a nivel internacional", informó Guardian Media. Sin embargo, el primer ministro también le advirtió a los periodistas que ellos necesitan ser conscientes de sus responsabilidades, de acuerdo con el sitio de noticias Demerara Waves.

"No debemos ser encarcelados por lo que hacemos", dijo Wesley Gibbings, presidente de la Asociación de Trabajadores de Medios del Caribe (ACM, por sus siglas en inglés), de acuerdo con el sitio web Infosurhoy.com. "De hecho, la gente generalmente no debería ser encarcelada por expresarse. Ya se trate de una opinión ... o de un análisis de nuestra realidad, las personas no deberían ser enviadas a prisión".

Como lo señaló Infosurhoy.com, en el Caribe, las leyes penales de difamación son por lo general utilizadas por los políticos y por la elite adinerada. Por ejemplo, en enero el periodista dominicano, Johnny Alberto Salazar, fue sentenciado a seis meses de cárcel, y a pagarle a un abogado una multa de $25.000 dólares por calumnia y difamación. Una corte de apelaciones revocó dicha sentencia en junio, según el periódico El Nuevo Diario.

Nota del editor: Esta historia fue publicada originalmente en el blog Periodismo en las Américas del Centro Knight, el predecesor de LatAm Journalism Review.

Más artículos