texas-moody

Editorial Dahbar recibe premio de la Asociación de Editores Estadounidenses por “defensa de la libertad de expresión” en Venezuela

  • Por Guest
  • 6 diciembre, 2022

Por Ignacio Pérez (*) y Katherine Pennacchio

Si hay una industria que se ha visto afectada por la crisis social, económica y política de Venezuela, ha sido la industria editorial. Cerca del 75% de las tiendas de libros de Venezuela han cerrado debido a la hiperinflación, migración y a la grave crisis de escasez de papel que vivió el país hace unos años y del que aún no se recupera; según reportó el diario El País.

Por esta razón, la Asociación de Editores Estadounidenses (Association of American Publishers o AAP, por sus siglas en inglés) concedió, el pasado 30 de noviembre, el Premio Internacional a la Libertad de Publicación 2022/ Jeri Laber a la Editorial Dahbar, con sede en Caracas, por demostrar “valor y fortaleza en la defensa de la libertad de expresión”.

Y es que las pocas editoriales que quedan en Venezuela  también deben enfrentarse a nuevas leyes contra la llamada incitación al odio, amenazas del crimen organizado, acoso a los autores y diversas formas de presión gubernamental.

“La editorial Dahbar ha mostrado un tremendo valor y compromiso al seguir publicando, incluso cuando el ambiente social y político en Venezuela se ha deteriorado, haciendo que muchos otros huyan del país”, dijo Terry Adams, presidente del Comité de Libertad de Publicación de la AAP y editor digital y de libros de bolsillo de Little, Brown, en el anuncio del premio.

El fundador de la editorial Dahbar, Sergio Dahbar, expresó públicamente su agradecimiento por el reconocimiento y lo considera “un estímulo para seguir defendiendo a los silenciados, a los que no tienen voz para expresar sus ideas”.

LatAm Journalism Review (LJR) conversó con Dahbar sobre su trayectoria y los retos que ha tenido que enfrentar la industria periodística y editorial en Venezuela. 

Ejercer en estado de guerra

Sergio Dahbar es periodista y trabajó en El Nacional, uno de los principales periódicos de Caracas, durante casi dos décadas. Allí comenzó como becario en la sección literaria y llegó a ocupar el puesto de director adjunto.

Tras sentir que había llegado el momento de volver a la faceta literaria, Dahbar dejó el cargo de director y fundó El Librero en 2006, una revista literaria mensual, gratuita para el público.

Dahbar vivió como periodista la llegada al poder y la salida, por fallecimiento, del presidente Hugo Chávez. Fue testigo de la criminalización del periodismo provocada durante los 13 años de mandato de Chávez. 

“Él empezó a satanizar la práctica del periodismo”, dijo Dahbar. Esto se hacía obvio sobre todo durante la tertulia semanal titulada “Aló Presidente” en la que discutía temas del día, legislaba en directo y condenaba a los medios de comunicación.

“Chávez hablaba y ese mismo día uno de sus partidarios atacaba a un periodista”, dijo Dahbar. “Te convertías en un objetivo del gobierno, y no podías ser muy objetivo”.

Y aunque el actual presidente venezolano, Nicolás Maduro, no tiene un programa semanal donde ataca abiertamente a periodistas, ha seguido la misma línea de ataque a la prensa que su antecesor. 

El Librero cerró en 2014, cuando ya Maduro estaba en el poder, por las dificultades de acceso al papel que dejó a muchos medios impresos venezolanos a la deriva. 

Este no es el único obstáculo al que se ha enfrentado la industria periodística venezolana, en los últimos años, bajo la presidencia de Maduro. Además de la crisis de papel,  la publicidad ha caído así como el poder adquisitivo de los compradores.

El gobierno solo ayuda económicamente si están dispuestos a difundir gratuitamente sus mensajes oficiales. Mientras que cierra estaciones de radio de forma masiva.

“Vivimos en un estado de guerra, y eso hace realmente difícil hacer periodismo”, dijo Dahbar a LJR. Sin embargo, el periodista tiene fe en la generación de relevo. “Esta nueva generación de periodistas está en la línea de fuego, trabajando… Están haciendo un periodismo con las uñas y eso lo valoro mucho”.

Periodismo en el mundo literario

En la actualidad, Dahbar se dedica por completo a la editorial Dahbar. La editorial independiente hace hincapié en los trabajos periodísticos, ya sean ensayos, reportajes periodísticos o memorias políticas.  

El equipo ha impreso ya 150 libros, hasta principios de noviembre. También organizan clubes de lectura en los que los propios autores acuden a debatir sobre el libro con el club. Ayudar a la comunidad es una parte importante de la misión de la empresa. Su página web mantiene sus valores de representación del periodismo en aras de la comprensión de los problemas sociales que afectan a Venezuela.  

“Valoro el periodismo bien escrito, el periodismo literario. Ese que encuentra su naturaleza y forma en el mundo literario sin tener que ser literatura. Tiene la misión de narrar. Somos una editorial que está cada vez más influenciada por el trabajo periodístico”, dijo Dahbar. “Creemos en el periodismo que tiene ambición de libro. Un periodismo que no se entusiasme por contar una historia de un día en un artículo, sino en diez capítulos con una historia y una gran cantidad de información. Esto nace de mi pasión por el periodismo, los datos y las historias”. 

 

*Esta historia fue producida como tarea para la clase “Reportando América Latina”, en la Escuela de Periodismo y Medios de Comunicación de la Universidad de Texas en Austin. 

Ignacio Pérez nació en Houston, Texas, de padres venezolanos. Estudia Periodismo y está cursando una especialización en Negocios.

Más artículos