texas-moody

Vamos a crear un ejército de fact-checking en América Latina y el Caribe, dice instructora del próximo MOOC del Centro Knight

La periodista brasileña Cristina Tardáguila quiere construir un ejército global de verificadores de datos en América Latina y el Caribe. “Cualquiera puede convertirse en verificador de datos”, dijo Tardáguila, directora asociada de la International Fact-Checking Network (IFCN).

“Incluso podemos dar un paso más, todos pueden y deben convertirse en verificadores de datos. Porque los verificadores de datos no resolverán este problema [de la desinformación] por sí mismos. Si la capacidad de evaluar la veracidad del contenido no está ampliamente difundida en nuestra sociedad, entonces vamos a tener problemas”, dijo Tardáguila.

Y tiene prisa por formar ese ejército de verificadores de datos debido a los enormes problemas de desinformación en torno a la pandemia del coronavirus.

Cristina Tardáguila

Cristina Tardáguila (Photo: Leo Aversa)

Como parte de la estrategia de batalla, Tardáguila está impartiendo el próximo curso masivo abierto en línea (MOOC) del Centro Knight, “Desinformación y fact-checking en tiempos de COVID-19 en América Latina y el Caribe”.

Ofrecido en español, portugués y guaraní, del 15 de febrero al 14 de marzo, este curso gratuito en línea es producido por el Centro Knight para el Periodismo en las Américas, bajo el proyecto “#CoronavirusFacts, Abordando la ‘Desinfodemia’ de COVID-19”, que es implementado por la UNESCO y financiado por la Unión Europea.

Las inscripciones para el MOOC están abiertas. Haga clic aquí para obtener más información sobre este programa y cómo registrarse para las versiones en español, portugués y guaraní.

“La batalla contra la infodemia es probablemente la batalla más grande que han enfrentado los verificadores de datos hasta ahora”, dijo Tardáguila, refiriéndose a la “epidemia” de desinformación que ha estado agravando la pandemia de COVID-19 en muchos países.

Las razones son triples.

“Ha sido un maratón. Comenzó en enero de 2020 y ha pasado un año y no parece que esté cerca de terminar”, explicó.

La segunda razón se relaciona con los engaños que han sido desacreditados, pero que de alguna manera vuelven a la vida, lo que Tardáguila denomina “engaños de zombis”.

“Hemos estado desacreditando contenido muy similar una y otra vez durante un año”, dijo. Gran parte de esta desinformación aparecerá en un país y luego aparecerá en otro meses después.

“Ves que el virus trae la enfermedad, pero también trae engaños”, dijo Tardáguila. En el caso de América Latina y el Caribe, el virus y los engaños llegaron meses más tarde que en otras partes del mundo, lo que presenta sus propios desafíos.

“La tercera razón es que te das cuenta de que hay mucho que otras personas deben hacer”, dijo Tardáguila. “Estoy diciendo que los verificadores de datos por sí solos no pueden resolver el problema de la desinformación”.

Como parte del MOOC del Centro Knight, Tardáguila también enseñará sobre la verificación de datos en torno a las vacunas producidas para combatir el coronavirus. Según explicó, tienen su propio conjunto de engaños relacionados con temas como infertilidad, deformación física, tecnología y vacunas falsas.

A través de la IFCN, en el Instituto Poynter, Tardáguila ha coordinado la #CoronavirusFacts Alliance que une a 99 organizaciones en 43 países que trabajan en 77 idiomas y 16 zonas horarias diferentes para verificar información sobre la pandemia de la COVID-19.

Las verificaciones de datos se publican luego en una base de datos disponible en inglés, español y portugués, pero también se comparten usando la etiqueta #CoronavirusFacts en las redes sociales. La alianza ha publicado más de 10.300 verificaciones de datos hasta la fecha.

Members of the International Fact-Checking Network at the Global Fact 6 conference

Miembros de la IFCN en la conferencia Global Fact 6. (Cortesía)

La IFCN fue nominada recientemente para el Premio Nobel de la Paz por el legislador noruego y exministro de Cultura y Educación, Trine Skei Grande.

“‘En la guerra, la verdad es la primera víctima’. Y vivimos en una época en la que luchar contra las mentiras es tan importante”, escribió Skei Grande a través de Twitter. “Este año he nominado a los verificadores de datos para el Premio Nobel de la Paz. Necesitan nuestro apoyo”.

Los años de experiencia de Tardáguila en la comunidad de verificación de datos le han demostrado lo que se necesita para una buena verificadora de datos.

El número uno es estar “dispuesto a estar abierto a la duda”, explicó la periodista.

“Lo segundo que necesita es estar preparado para dedicar tiempo a luchar por los datos. Los datos no son fáciles de encontrar. Y los datos confiables son aún peores”, agregó.

Los verificadores de datos tienen que aprender a lidiar con diferentes tipos de engaños y falsedades, explicó Tardáguila.

“Los que se están compartiendo inocentemente, la solución es educación y mucha capacitación y mucha paciencia”, dijo. “También necesitamos aprender a lidiar con la desinformación intencional coordinada, y eso exige un debate claro sobre las regulaciones, qué pueden hacer las plataformas o no, y también sobre las herramientas para hacer que los verificadores de datos sean más rápidos y precisos”.

A pesar de estos desafíos, Tardáguila sigue adelante para construir una fuerza de verificación de datos que pueda combatir el error y la desinformación comunes en gran parte del mundo, incluso en su continente de origen.

“Realmente necesitamos un ejército de verificadores de datos en América Latina y el Caribe”, dijo. “Nuestras instituciones no son tan fuertes como las estadounidenses y no son tan fuertes como las europeas. Entonces, si no luchamos por la verdad en nuestra región, nuestras democracias están en riesgo”.

Regístrese ahora en el curso online gratuito de Tardáguila en español, portugués o guaraní.

Más artículos