texas-moody

Violencia, brutalidad policial y crisis económica orillan al periodismo en Haití a una situación crítica

*Este artículo ha sido actualizado para incluir el asesinato de Fritz Dorilas, el 5 de noviembre. 

La mañana del domingo 30 de octubre, Romelson Vilcin estaba indignado por el arresto de su colega Robeste Dimanche, quien había sido detenido y golpeado por miembros de la Policía Nacional de Haití (PNH) ese mismo día cuando se dirigía a cubrir una protesta.

Vilcin, quien trabajaba como reportero de la estación de radio digital Génération 80 y colaboraba en el medio local SpotLight del distrito haitiano de Port-de-Paix, avisó a sus colegas a través de su cuenta de Facebook sobre la detención arbitraria de Dimanche. Minutos más tarde se dirigió a la estación de la PNH en la calle Delmas 33, en la capital haitiana, Puerto Príncipe, donde otros periodistas y activistas ya se encontraban reunidos para exigir la liberación de Dimanche.

La tensión en el lugar escaló y los agentes al interior de la estación intentaron dispersar con gas lacrimógeno a la “multitud hostil” que intentaba ingresar a las instalaciones. Una de las latas de dicho gas impactó en el lado izquierdo de la cabeza de Vilcin, según la versión de la policía. El periodista fue trasladado al Hospital Bernard Mevs, donde alrededor de tres horas más tarde perdió la vida.

Police station at Port-au-Prince where a journalist was killed.

El periodista Romelson Vilcin fue asesinado en la estación de la Policía Nacional de Haití en Puerto Príncipe donde estuvo detenido su colega Robeste Dimanche. (Foto: Captura de pantalla de Machann Zen HAÏTI en YouTube)

“El alto mando de la PNH expresa sus condolencias a la familia, a los miembros de la prensa, en particular a los de Jim Studio, Zenyez TV y Radio de Génération 80, así como a todos los afectados por esta inesperada desaparición”, dijo la institución en un comunicado con fecha del mismo 30 de octubre. “De igual forma, aprovecha para informar al público en general y a los miembros de la prensa en particular, que se han dado instrucciones a la Inspectoría General de la PNH para que realice una investigación sobre este hecho para determinar las circunstancias y fijar, en su caso, las responsabilidades”.

No obstante, algunos testigos presentes en la protesta, incluidos el periodista Reynald Petit-Frère, presidente del Colectivo de Medios Online de Haití (CMEL, por sus siglas en francés), y Richard Pierrin, fotógrafo de la AFP, aseguraron que algunos agentes habían abierto fuego contra la multitud.

“Romelson Vilcin fue asesinado a tiros en el patio de la comisaría de Delmas 33. Un policía que perdió el control de su ametralladora abrió fuego en dirección a Romelson mientras otros nos bombardeaban con gases lacrimógenos. Varios otros trabajadores de la prensa fueron brutalizados por la Policía”, dijo Petit-Frère en el programa de radio Panel Magik el lunes 31 de octubre, de acuerdo con Le Nouvelliste.

Imágenes que circularon en redes sociales mostraban el cuerpo inmóvil de Vilcin en el piso, boca abajo y con el brazo derecho doblado y sangre chorreando de la cabeza.

“SpotLight de Port-de-Paix se ha enterado con gran tristeza de la muerte de su reportero, el periodista Romelson Vilcin, quien fue baleado dentro de las instalaciones de la estación de Delmas 33 mientras apoyaba al periodista Robeste Dimanche, detenido por la PNH. Todo el equipo del periódico cree que el periodista Romelson Vilcin encontrará de algún modo justicia”, publicó el medio en sus redes sociales.

Días antes, Vilcin había tomado sus perfil de Facebook para pronunciarse sobre el intento de asesinato que sufrió el también periodista Roberson Alphonse, reportero del diario Le Nouvelliste y colaborador de la cadena Télé 20 TV y radio Magik9. Alphonse fue emboscado por hombres armados el 25 de octubre en las calles de Puerto Príncipe cuando se dirigía a trabajar.

Los agresores dispararon a quemarropa al automóvil del comunicador, quien logró salir con vida del ataque. Con heridas de bala en un brazo, Alphonse logró conducir hasta un hospital, donde más tarde fue reportado como estable.

Por su parte, Dimanche, reportero de la cadena Radio Télé Zénith y portavoz del CMEL, fue liberado el mismo 30 de octubre, tras más de 10 horas en custodia de la policía. El periodista dijo que agentes de la Unidad Departamental de Fuerzas del Orden (UDMO, por sus siglas en francés) lo subieron a una patrulla alrededor de las 9:30 am del domingo 30 de octubre y lo golpearon con sus armas en distintas partes del cuerpo, especialmente en la cabeza.

“Después de recogerme, caminaron varias calles en Delmas antes de decidir mi destino. En la parte trasera del vehículo, uno de ellos sugirió ejecutarme en [la comuna de] Cité Soleil. Finalmente me llevaron a la comisaría de Delmas 33, donde pasé más de diez horas bajo custodia policial”, contó Dimanche de acuerdo con Le Nouvelliste.

Vilcin, Dimanche y Alphonse son solo las más recientes víctimas de la ola de agresiones a miembros de la prensa que se han registrado en los últimos meses en Haití. Solo en lo que va de 2022, ocho periodistas han sido asesinados en el país caribeño, mientras que varios más han sido agredidos o detenidos arbitrariamente por ejercer su profesión.

Organizaciones tanto nacionales como internacionales han expresado su repudio ante los actos de violencia contra la prensa y han clamado por justicia y seguridad para que los periodistas puedan ejercer su profesión.

La directora general de la Unesco, Audrey Azoulay, condenó el asesinato de Vilcin y pidió esclarecer los hechos en los que el periodista perdió la vida.

“Condeno el asesinato de Romelson Vilcin. Los periodistas deben ser libres de asistir e investigar los eventos de interés público sin temer por su seguridad. Llamo a las autoridades a investigar las circunstancias de la muerte del señor Vilcin y asegurarse de que los responsables rindan cuentas”, dijo Azoulay en un comunicado enviado el 3 de noviembre.

Reporteros Sin Fronteras se dijo horrorizada por la frecuencia con que los periodistas están siendo asesinados en Haití. La organización pidió este 3 de noviembre que se tomen medidas urgentes para que los profesionales de la prensa puedan trabajar en condiciones de seguridad sin ser objeto de ataques.

Haitian journalist Robeste Dimanche

Robeste Dimanche, reportero de Radio Télé Zénith, pasó más de 10 horas detenido, tras ser golpeado a bordo de un vehículo de la Policía. (Foto: Captura de pantalla de Tande Koze en YouTube)

“Es incomprensible que un periodista pueda ser asesinado por un agente de policía, cuando se encuentra en la puerta de una comisaría exigiendo la liberación de un compañero detenido por hacer su trabajo”, expresó Artur Romeu, director de la oficina en América Latina de Reporteros Sin Fronteras. “Las autoridades deben poner fin a la violencia contra los periodistas en Haití. Su inacción, y la sensación de impunidad que se deriva de ella, provocan cada vez más agresiones”.

Según Reporteros Sin Fronteras, 2022 es el año con la cifra más alta de asesinatos de periodistas en Haití en dos décadas.

La Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) aprobó en su 78 Asamblea General, llevada a cabo del 27 al 30 de octubre pasados, una resolución sobre Haití, en la que subraya que el clima de violencia y la crisis política, económica y de seguridad en la que se encuentra el país mantienen en situación de indefensión y de alto riesgo a los periodistas.

“[La Asamblea resolvió] pedir al gobierno [de Haití] que garantice la preservación de la libertad de expresión y el ejercicio libre y seguro del periodismo. Instar a las organizaciones de prensa de las Américas a expresar su solidaridad y respaldo a periodistas y medios que siguen cumpliendo su misión informativa pese a las circunstancias de alto riesgo”, expresó la SIP en su resolución.

La Federación Internacional de Periodistas (FIP) condenó igualmente los hechos y exigió la implementación en Haití de la Convención para la Seguridad e Independencia de Periodistas, para evitar que los trabajadores de los medios de comunicación en ese país continúen en peligro.

“Este año, la violencia que azota a Haití ya dejó seis trabajadores de prensa muertos, que fueron víctimas tanto de grupos del crimen organizado como de la Policía, que, lejos de garantizar la seguridad e integridad, se ha convertido en un factor más de riesgo para lxs periodistas”, expresó la organización en un comunicado. “En este contexto de crisis, el rol de lxs comunicadorxs es vital para dar a conocer la realidad que atraviesa el pueblo haitiano y esta tarea no puede realizarse en libertad sin condiciones de trabajo seguras”.

La Asociación de Trabajadores de los Medios del Caribe (ACM por sus siglas en inglés) llamó a que se realice una investigación rápida y exhaustiva que conduzca a la persecución penal de los responsables del asesinato de Vilcin. También llamó a las autoridades a terminar con el ejercicio de prácticas violentas contra los trabajadores de la prensa durante la realización de su trabajo.

“Estamos particularmente preocupados que en el actual clima de violencia criminal generalizada, no haya habido aparentemente ningún intento de asegurar que el trabajo de la prensa libre sea observado y protegido”, expresó la organización en una publicación.

Año sangriento para el periodismo haitiano

Una semana antes el asesinato de Vilcin, autoridades de la ciudad Les Cayes, al sur de Haití, anunciaron el lunes 24 de octubre el hallazgo del cuerpo sin vida del locutor de radio Garry Tess, quien había sido reportado como desaparecido el 18 del mismo mes. Tess era analista político en el programa de radio “Gran Lakou”, de la cadena Radio Lébon FM de Les Cayes.

La CMEL detalló que los restos de Tess fueron encontrados bajo un puente en una obra portuaria en el barrio conocido como Foko. En un comunicado del 25 de octubre, la organización señaló que, según su propio análisis y de acuerdo con testimonios de los familiares del comunicador, detrás de la desaparición de Tess estarían el comisionado del gobierno en Les Cayes, Ronald Richemond, y el director de la policía en la región, Daniel Compère.

Richemond negó toda responsabilidad en los hechos y recordó a la prensa que Tess tenía un antecedente judicial relacionado con un conflicto por la venta de un terreno. Por su parte, el Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ, por sus siglas en inglés), condenó el incidente y dijo que investigará si la muerte del comunicador estuvo relacionada con su trabajo.

Journalists who have been killed in Haiti in 2022

Amady John Wesley, Wilguens Louissaint, Tayson Lartigue, Frantzsen Charles, Maxihen Lazarre, Garry Tess, Romelson Vilcin y Fritz Dorilas son los comunicadores que han sido asesinados en lo que va de 2022 en Haití. (Foto: Facebook)

 

 

A los periodistas asesinados este año se suma Fritz Dorilas, de la emisora Tele Radio Megastar, quien fue abatido el 5 de noviembre en un fuego cruzado entre pandillas rivales en Puerto Príncipe, según medios locales. Aunque otros medios reportaron que el comunicador fue sacado por la fuerza de su vivienda y posteriormente ejecutado durante dichos enfrentamientos, de acuerdo con la SIP.

Frantzsen Charles y Tayson Lartigue fueron privados de la vida y posteriormente quemados el 11 de septiembre mientras  realizaban un reportaje en la comuna Cité Soleil, que ha sido escenario de un sangriento enfrentamiento entre bandas.

A principios de año, el fotoperiodista Maxihen Lazarre murió por heridas de bala recibidas en el estómago mientras cubría una protesta de trabajadores textiles el 23 de febrero. Testigos afirmaron que agentes de la policía fueron quienes realizaron dichos disparos.

El 6 de enero, Wilguens Louissaint y Amady John Wesley fallecieron también por impactos de bala mientras cubrían conflictos de pandillas en el barrio Petion-Ville de Puerto Príncipe. Wesley trabajaba para la estación canadiense Radio Écoute FM, mientras que Louissaint era reportero de los medios digitales Tele Patriote y Tambou Verite.

“La situación es caótica”

No solo la violencia y brutalidad policial impiden a los periodistas de Haití ejercer su trabajo con libertad. Múltiples factores de la crisis política y social que vive el país también han  hecho estragos en el ejercicio de la libertad de prensa.

Godson Lubrun, presidente de la Asociación Haitiana de Medios en Línea (AHML), calificó de “caótica” la situación que viven los medios de comunicación en su país. El periodista dijo a EFE que desde 2010 decenas de colegas han abandonado el país para refugiarse en Estados Unidos, Canadá y República Dominicana debido a la inseguridad, las malas condiciones laborales y la pobreza.

La escasez de agua y combustibles ha afectado directamente a los medios de comunicación. El diario Le Nouvelliste anunció en octubre de este año el cese temporal de la publicación de su versión en papel debido a la crisis del combustible.

Cover of Hait's Le Nouvelliste newspaper

En su edición del 27 de octubre, el diario Le Nouvelliste anunció que pararía la impresión de su versión en papel y el intento de asesinato al periodista Roberson Alphonse. (Foto: Twitter @nouvelliste)

“La dirección del diario Le Nouvelliste está en esta dolorosa obligación, por la imposibilidad de abastecerse de combustible, distribuir el periódico y después de agotar sus últimas existencias de papel”, anunció el pasado 27 de octubre el medio, el único diario impreso en Haití y el periódico de habla francesa más antiguo del continente, fundado en 1898.

Debido a la crisis en los medios de comunicación, muchos periodistas haitianos se están convirtiendo en profesionales independientes o trabajan como freelance para medios extranjeros, aunque este tipo de empleos no son suficientes para mantenerse.

“Las oportunidades para los periodistas freelance en Haití son mínimas, […] porque hay muy pocos medios locales que ordenen trabajo freelance. Esta es una situación que debilita económicamente a los periodistas independientes”, dijo a la Red Internacional de Periodistas (IJNet) Milo Milfort, editor en jefe del medio de investigación haitiano Enquet'Action.

La ACM reclamó que no ha existido intento de las autoridades por garantizar el respeto y la protección de la labor de la prensa. También dijo que la suspensión de la versión impresa de Le Nouvelliste es consecuencia directa de esa indiferencia.

“La ACM comparte la profunda preocupación de todos los periodistas del Caribe por el deterioro de la situación en Haití y su impacto en la práctica del periodismo independiente”, expresó la organización. “Nuestros valientes colegas tienen todo nuestro apoyo, y alentamos la promoción de esfuerzos diplomáticos y otros esfuerzos regionales que puedan tener el impacto de poner la situación bajo alguna medida de control”.

More Articles