texas-moody

Becas de reportajes amplían diversidad de voces en medios digitales y crean oportunidades para freelancers

Gran parte de la vida de un periodista freelancer gira en torno a la identificación de medios receptivos a las sugerencias de sus reportajes, lo cual no es tan simple porque a menudo se trata de ver algo a ciegas.

Por otro lado, los medios digitales nativos, en general, cuentan con equipos pequeños. Según una encuesta del directorio de medios de SembraMedia, el 74% tiene hasta cinco personas en el equipo. Y la creación de reportajes diversos y originales se enfrenta a las propias limitaciones numéricas de los equipos.

Ofrecer becas de reportaje, a través de convocatorias abiertas y públicas, es una forma de que estos medios amplíen la diversidad de voces y una oportunidad democrática para los periodistas que viven en como freelancers.

“Con las microbecas, terminamos conociendo a periodistas de los más diferentes rincones de Brasil. Trabajar con periodistas con los que nunca hemos trabajado, que tienen historias y experiencias diferentes, siempre es una gran experiencia de aprendizaje”, dijo Marina Dias, coordinadora de comunicaciones de Agência Pública, a LatAm Journalism Review (LJR).

A Agência Pública já distribuiu 63 bolsas de reportagem desde 2012, num total de R$ 351.000 (USD 65.212,30)

La Agência Pública ha otorgado 63 becas de reportaje desde 2012, es decir, un total de R$ 351.000 (USD 65.212,30).

Pública es una de las pioneras en Brasil en la realización de convocatorias públicas y abiertas entre los medios nativos digitales del país. Desde 2012, ha distribuido 63 becas en 13 ediciones, un total de R$ 351.000 (USD 65.212,30*) invertidos en reportajes originales. O sea, un promedio de R$ 5.571 (USD 1035,04) por reportaje - sin considerar los costos de edición y administrativos.

En una de las ediciones, los lectores votaron por las historias que les gustaría ver publicadas, basándose en ediciones una lista elaborada por los editores. En esa ocasión, los recursos provinieron de una exitosa campaña de crowdfunding.

Sin embargo, en el caso de Pública, la mayoría de las becas se ofrecen en asociación con otras instituciones, como Greenpeace, Oxfam Brasil y el Centro de Estudios de Seguridad y Ciudadanía. Además de su apoyo, estas instituciones suelen proponer los temas a cubrir, como, en estos casos, energía, hambre y drogas.

“Buscamos reportajes originales y relevantes, con una buena investigación previa. También evaluamos la viabilidad y seguridad de las historias y los métodos periodísticos que el reportero pretende utilizar”, dijo Dias. “Y siempre es una tarea difícil elegir las historias ganadoras, y buenos periodistas terminan quedándose fuera. En algunos casos, buscamos reporteros para producir la historia propuesta [fuera del esquema de la beca] o hacer otros informes para Pública”.

El exceso de buenas historias fue un problema que enfrentaron en la primera edición de las becas de reportajes del Projeto #Colabora, un sitio web brasileño que cubre temas relacionados con los Objetivos de Desarrollo Sostenible. En 2019, la Bolsa #Colabora de Reportagem recibió 125 propuestas de historias de Brasil y Colombia, para elegir a los cuatro ganadores que recibieron R $5.000 (USD 928) por cada proyecto.

“Habíamos ofrecido cuatro becas de R $5.000, con recursos propios. Terminamos con nueve historias. Como no teníamos dinero para todas, negociamos con los cinco valores extra menores, que iban desde R $1.500 a 3.000 (USD 278-557)”, dijo a LJR Agostinho Vieira, fundador del sitio.

Maíra Streit, Marcio Pimenta, Joana Suarez e Henrique Kluger são os quatro vencedores da Bolsa #Colabora de Reportagem (Fotos arquivo pessoal com arte de Fernando Alvarus)

Maíra Streit, Marcio Pimenta, Joana Suarez y Henrique Kluger son los cuatro ganadores de la Bolsa #Colabora de Reportagem. (Fotos: Archivo personal y arte de Fernando Alvarus)

Según Vieira, el sitio planea un nuevo concurso para el primer semestre de 2021 y busca un socio institucional para ayudar a financiar el trabajo y mejorar el monto pagado a los periodistas, en la línea de lo que hace Pública. “Pero, incluso si eso no sucede, convocaremos. El resultado es muy bueno. Vale la pena el esfuerzo”, dijo.

El dilema de la remuneración vs. costos

Las becas de presentación de reportajes también son un buen negocio para quienes las reciben, pero se necesita cierto cuidado para garantizar una remuneración justa al final del trabajo. Esto se debe a que, en la mayoría de los casos, como los de Pública y #Colabora, el monto debe cubrir también los costos de producción, como viajes o viajes, fotografía e ilustración, etc.

“Creo que es una buena oportunidad (la beca) para que te paguen bien, pero también puede ser un gran problema si pronosticas una historia gigante, que no se ajuste al presupuesto y la terminas pagando del bolsillo”, dijo la periodista Joana Suárez a LJR.

Suárez ha trabajado exclusivamente como freelancer durante casi tres años en Brasil y ya ha recibido dos becas de reportaje de concursos abiertos: una de #Colabora y otra de la revista feminista AzMina. En ambos casos, las subvenciones ya incluyen gastos, que son responsabilidad del reportero.

Para hacer frente a esto, Suárez suele hacer un presupuesto detallado para el proyecto, que incluye, señaló, una previsión de costos excesivos ante circunstancias imprevistas. “Por ejemplo, si programas un viaje y el automóvil se descompone, deberás pagar la reparación. Siempre sucede de forma inesperada y tenemos que tener este dinero previsto para la logística para no perdernos”.

Esta es una de las razones por las que el laboratorio mexicano Quinto Elemento Lab adopta un enfoque diferente. La web de periodismo de investigación también abre convocatorias públicas de reportajes, pero sin especificar un monto fijo para la agenda. Sin embargo, existe un tope máximo de gasto, que en el concurso más reciente fue de 85 mil pesos mexicanos (USD 4.241,65).

“Sabemos que las investigaciones pueden requerir, mucho, poco o regular, dependiendo de la complejidad, del tiempo que lleve, solo se necesita el equipo de periodistas, o se van a entrar otras disciplinas en juego”, dijo Alejandra Xanic, directora de Quinto Elemento Lab, a LJR.

La agenda ganadora de la primera edición de la convocatoria Quinto Elemento Lab tardó ocho meses en completarse: una investigación que mostró cómo una organización filantrópica privada en México recaudaba millones en dinero público, y ni siquiera existiría si no fuera por el gobierno.

Quinto Elemento Lab, do México: valores em aberto para apoiar investigações que requerem mais investimento

Quinto Elemento Lab, de México: valores abiertos para apoyar investigaciones que requieren más financiamiento.

“Eso nos permite tener cierta flexibilidad y poder apoyar investigaciones que requieren de más inversión, no sé si es un programador, un visualizador, o se necesita otro tipo de cosas o investigaciones, que son de ciclo más corto”, agregó Xanic. “Nosotros nos estamos esforzando mucho para que los honorarios sean justos, atractivos y buenos. Claro, el desafío es cómo lograr honorarios suficientes cuando las investigaciones son largas, pero ese es el esquema”.

Becas que garantizan la realización de grandes reportajes

Además de los propios medios periodísticos, otras organizaciones también ofrecen becas para la presentación de reportajes. En Latinoamérica, la principal es la Fundación Gabo, de Colombia. Desde 2006, la fundación, a través de alianzas, ha distribuido becas para reportajes temáticos de periodismo cultural, periodismo de soluciones y cobertura de temas relacionados con drogas, salud mental, migración y desigualdad. Según la directora de comunicación de la Fundación Gabo, Karen de la Hoz, los fondos están destinados a proyectos periodísticos de alto impacto

“Sabemos que no siempre pueden conseguir esos recursos en los medios en los que trabajan o que colaboran. También entendemos que una nueva generación de periodistas pertenecientes a medios nativos digitales encuentra en estas becas y estímulos una forma de financiar el periodismo colaborativo y de servicio público por el que trabajan”, dijo De la Hoz a LJR.

Solo en 2020, la Fundación Gabo está entregando 59 becas de producción periodística que suman aproximadamente 575 millones de pesos colombianos (USD 158.908), un promedio de 9,7 millones de pesos colombianos (USD 2.693) por beca. “Todas estas oportunidades se pueden consultar en nuestra página de convocatorias. Prácticamente todos los días del año tenemos alguna convocatoria abierta”, dijo De la Hoz.

En Brasil, la Associação de Jornalistas de Educação (Jeduca) ofrece becas para la producción de reportajes sobre el tema y actualmente se encuentra en su segunda edición. Las inscripciones pueden ser realizadas tanto por independientes como por periodistas contratados de un medio específico, siempre que exista el compromiso de publicar el material. El monto, de 8 mil reales (USD 1.488), cubre los costos variables de producción.

Según Camilla Salmazi, coordinadora ejecutiva de Jeduca, la beca se puede utilizar de diferentes formas, tales como: asegurando que la profesional se dedique exclusivamente a reportar o contratar más profesionales, como diseñadores, fotógrafos o programadores de datos. Jeduca también cubre gastos adicionales de la agenda, como viajes, de hasta otros R $2 mil (USD 372).

“En esta segunda edición, nuevamente, recibimos un alto número de inscripciones, hubo 50 inscripciones, de 14 estados de Brasil. Pudimos ver el interés en llevar a cabo buenas pautas educativas, pero que muchas veces se pueden dejar de lado por falta de recursos o tiempo para llevarlas a cabo”, dijo Salmazi. “Becas como esta pueden hacer posible la realización de estos grandes reportajes”.

 

*Las tasas de cambio son referenciales a la fecha de publicación.

Este artículo fue originalmente escrito en portugués y traducido por Paola Nalvarte.

Más artículos