texas-moody

Centro para la Integridad de Medios de las Américas, una iniciativa de la OEA, quiere invertir en periodistas para fortalecer la democracia

Consciente de que la desinformación generalizada y las amenazas a la libertad de prensa ponen en riesgo la democracia, la Secretaría General de la Organización de los Estados Americanos (OEA) lanzó una iniciativa para apoyar el periodismo independiente y el acceso a información cualificada en la región. El Centro para la Integridad de los Medios de Comunicación de las Américas tiene la intención de invertir en la formación y el trabajo de los periodistas como forma de fortalecer las democracias americanas. Su primera actividad será una conferencia en Washington D.C., en septiembre.

El Centro fue anunciado por el Secretario General de la OEA, Luis Almagro, durante la última Cumbre de las Américas, que tuvo lugar en Los Ángeles, a principios de junio. El periódico The Washington Post y la Fundación Gabo son socios fundadores del Centro, “formando parte del Consejo Consultivo y actuando como centros convocantes, posiblemente acogiendo futuras actividades”, según el comunicado de prensa que anunció la iniciativa.

Luis Almagro, OAS Secretary-General

Luis Almagro, Secretario General de la OEA. (Foto: Juan Manuel Herrera/OEA)

El comunicado de prensa también afirma que el Centro "se financiará en su totalidad con donaciones voluntarias de los sectores privado, académico, de la sociedad civil y filantrópico" y que, aunque se está lanzando como un proyecto de la Secretaría General de la OEA, pronto se convertirá en una organización independiente sin ánimo de lucro. Por lo tanto, el Centro no recibirá dinero de los Estados miembros de la OEA.

El primer director ejecutivo del Centro es el exembajador de Estados Unidos en Panamá, John Feeley, un diplomático con años de trabajo en países de América Latina y el Caribe.

“Básicamente, lo que vimos fue un panorama mediático hemisférico, en Estados Unidos y en América Latina y el Caribe, en el que la polarización, la desinformación y las presiones sobre los periodistas estaban aumentando significativamente”, dijo Feely a LatAm Journalism Review (LJR). “Obviamente, esto tiene un efecto negativo en la calidad de las democracias. La libertad de prensa, la libertad de expresión, de una manera u otra, está arraigada en las Constituciones o en las prácticas de todas las democracias vibrantes, y, francamente, en la última década lo que hemos visto es una reducción de ese espacio y una presión sobre ese espacio”.

Según él, la OEA ha decidido contribuir “a la lucha contra este panorama mediático que es cada vez más preocupante y ha tenido un efecto tan negativo en el periodismo de calidad”.

“La forma en que lo vamos a hacer es fortaleciendo el capital humano, los mismos periodistas que van a escribir las historias de investigación en todas las plataformas, ya sea periodismo escrito, podcasts, transmisión en vivo, periódicos digitales, en línea, etcétera”, dijo Feeley. “El medio no es importante. Lo importante es esa palabra en nuestro título: integridad. Que los periodistas informen de lo que está pasando con integridad y con altos estándares periodísticos”.

Una de las líneas de acción del Centro será celebrar conferencias, dijo Feeley, y la primera actividad que se está planeando es una conferencia que se celebrará en septiembre en Washington, D.C., la capital de Estados Unidos y sede de la OEA.

“Se titulará ‘Exilado, pero no silenciado’. Planeamos tener varios periodistas de América Latina y el Caribe que han tenido que abandonar sus países de origen porque han sido amenazados por los gobiernos o porque han sido amenazados por otros actores de la sociedad y ya no es seguro para ellos ejercer la profesión de periodismo elegida en casa”, dijo Feeley a LJR.

John Feeley, executive-director of the Center for Media Integrity of the Americas

John Feeley, director ejecutivo del Centro para la Integridad de Medios de las Américas. (Foto: Cortesía)

El Centro planea celebrar una serie de eventos para llamar la atención sobre cuestiones relacionadas con la libertad de prensa y el periodismo de calidad, dijo el director de la iniciativa. También señaló que el Centro está “en estrecha coordinación” con el Relator Especial para la Libertad de Expresión (RELE) de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), el principal órgano de la OEA. El abogado colombiano Pedro Vaca, actual Relator Especial para la Libertad de Expresión de la CIDH, también es miembro del Consejo Consultivo del nuevo Centro.

Formación y becas para periodistas

El Centro tiene la intención de ayudar a fortalecer a los periodistas de la región a través de seminarios de formación y apoyo a la producción de periodismo de investigación. La intención es celebrar seminarios de periodismo recurrentes dirigidos por la Escuela de Periodismo Philip Merrill de la Universidad de Maryland, un socio estratégico del Centro. Según Feeley, estos seminarios durarán una semana y recibirán entre 10 y 15 periodistas y “posiblemente influencers de redes sociales” del continente americano. “Vamos a desarrollar un plan de estudios de seminario no solo para repasar las mejores prácticas y cómo llevar a cabo periodismo de alta calidad, sino también para proporcionar redes a estas personas”, dijo.

Otra forma de apoyo a los periodistas de la región será ofrecer becas para fomentar la producción de proyectos periodísticos. “La idea es poder dar a un periodista que ya está trabajando para un medio en particular, o tal vez incluso a un periodista independiente, de seis a 12 meses de dinero, básicamente, para permitirles vivir y continuar la investigación que realmente los mueve, que los motiva, que piensan que es importante poder compartir con los ciudadanos de su país para que tengan mejor información sobre lo que está sucediendo a su alrededor”, explicó Feeley.

El Centro también espera ofrecer a los periodistas tutoría con algunos de los 31 profesionales que forman su Consejo Consultivo. Según Feeley, el Consejo está formado por “personas que tienen una experiencia de comunicación periodística o profesional de por vida que se ha caracterizado por su integridad”.

Los miembros del Consejo Consultivo “serán nuestros ojos y oídos en la región”, dijo el director del Centro. “Nos van a ayudar a seleccionar a los participantes para los seminarios que planeamos organizar. Van a servir como jurados, por así decirlo, para seleccionar a aquellos que elegimos incentivar con algunas de nuestras subvenciones, y finalmente, y tal vez lo más importante, van a servir como mentores”.

Según Feeley, los periodistas que recibirán las becas “podrán comunicarse con este Consejo Consultivo para obtener ayuda, para obtener ayuda, para alguien que haya estado allí, hecho eso, que sepa cómo hacerlo y pueda alentarlos y ayudarlos concretamente en el camino mientras desarrollan cualquiera que sea el producto final de su investigación”.

Influencers digitales como aliados del periodismo

Uno de los miembros del Consejo Asesor es Jaime Abello, director y cofundador de la Fundación Gabo, socio fundador de la iniciativa. Según él, el Centro “va a servir, por la propia naturaleza de la organización que respalda, que promueve, que es la OEA, va a servir también de un punto de encuentro de líderes del periodismo y de comunicación con otros sectores, especialmente con los sectores de los gobiernos, de la política. Todo ello en función de la idea de un periodismo independiente, de un periodismo que básicamente esté del lado de las audiencias, que esté del lado de los ciudadanos, que esté al servicio de la información basada en hechos verificados”, dijo Abello a LJR.

Abello también destacó que “hay que notar que no solo se va a trabajar, según se ha pensado inicialmente, con los periodistas profesionales en sentido clásico, sino también con esta nueva modalidad, digamos, de liderazgo comunicativo que es la que representan los llamados influencers de las redes sociales”.

De hecho, una de las preocupaciones que dieron lugar al Centro es la amenaza a la democracia planteada por “actores malintencionados que utilizan indebidamente las múltiples tecnologías de comunicación actualmente a nuestra disposición para difundir desinformación e información intencionalmente errónea, para promover sus intereses a cualquier costo”, como expresó el Secretario General de la OEA en el lanzamiento de la iniciativa.

Por lo tanto, aunque este es un programa centrado en el periodismo, dijo Feeley, “los influencers que han mostrado propensión a hablar sobre temas de interés público, las personas que van a estar un poco más involucradas en comentar las dinámicas sociales, económicas y políticas actuales en los países donde tienen seguidores”, también pueden ser invitadas a participar en los seminarios de capacitación.

Controversia con los profesionales del Caribe

El 16 de junio, días después del lanzamiento oficial del Centro, la Asociación de Profesionales de los Medios del Caribe (ACM, por sus siglas en inglés) publicó una carta abierta dirigida al Secretario General de la OEA expresando su preocupación por la supuesta exclusión de periodistas de los países del Caribe de la iniciativa.

“Reconocemos el valor del contexto hemisférico como se describe” en la hoja informativa de la OEA sobre el nuevo Centro, escribió la ACM. “Sin embargo, nos preocupa que, como institución que estará ‘anidada dentro de la Organización de los Estados Americanos’, no haya habido absolutamente ninguna consulta sobre el desarrollo de dicho Centro con las principales asociaciones profesionales, organismos representativos de la industria e instituciones académicas activas en los 14 Estados miembro de Caricom [Comunidad del Caribe] de la OEA”.

La ACM también criticó el hecho de que, en ese momento, la lista de miembros del Consejo Asesor del nuevo Centro no incluyera a ningún comunicador o periodista caribeño. “En nuestra opinión, esto no es un buen augurio para la inclusión necesaria para garantizar el pleno compromiso hemisférico, la resiliencia y el éxito”, dijo la asociación.

Nazima Raghubir, presidenta de ACM, dijo a LJR que “nuestra observación general es que hay una omisión rutinaria del Caribe de habla inglesa por parte de un gran número de agrupaciones intergubernamentales, de la sociedad civil y otras agrupaciones hemisféricas cuando se están discutiendo y/o resolviendo cuestiones que nos preocupan a todos. Este episodio es simplemente otro para el que nuestra respuesta se elaboró con el fin de llamar la atención sobre la cuestión más amplia de la exclusión”.

Según Raghubir, Luis Almagro, Secretario General de la OEA, respondió a la carta de la ACM “de manera muy oportuna”. Raghubir dijo que en correspondencia con la asociación el 20 de junio, Almagro dijo que había comunicado a Feeley “la necesidad de incluir a representantes del Caribe en el Consejo Consultivo" del Centro y que, de hecho, “esta siempre había sido la idea desde el principio, pero ha habido algunos problemas que han retrasado la selección de los nacionales de los países del Caricom que deberían integrar el Consejo del proyecto”.

Feeley dijo a LJR que la formación del Consejo Consultivo “tardó varios meses” y que originalmente dos profesionales del Caribe fueron invitados, pero declinaron debido a otros compromisos. “Nos enfrentamos a la presión de tiempo de nuestro lanzamiento declarado en la Cumbre de las Américas porque queríamos poder aprovechar esa oportunidad y no teníamos ningún caribeño en el Consejo en ese momento”, dijo.

“Recibimos la carta de Harvey Panka y literalmente en dos días estuve en conversaciones con Harvey y sus colegas. Me complace informar que tenemos dos mujeres destacadas que son profesionales en el Caribe de habla inglesa que están en nuestro Consejo Consultivo en este momento: Kiran Maharaj [Trinidad y Tobago] y Sonia Gill [Jamaica]”, dijo Feeley.

“No habríamos contemplado hacer esta iniciativa hemisférica sin la participación de los caribeños. Creo que es justo decir que aportarán su perspectiva única de las islas pequeñas. Estos son países donde tal vez la democracia no esté tan atacada como en otros lugares, pero sin duda tienen su propio conjunto único de desafíos para producir periodismo de calidad. Queremos dar a ese esfuerzo una voz y una plataforma”, dijo el director del Centro.

Más artículos