texas-moody

De cara a las elecciones de 2022, preocupan los continuos ataques a periodistas en Brasil, según informe de la FENAJ

El número de ataques contra periodistas brasileños alcanzó un nuevo récord histórico en 2021, según el más reciente Informe sobre la Violencia contra los Periodistas y la Libertad de Prensa, publicado anualmente por la Federación Nacional de Periodistas (FENAJ, por sus siglas en portugués).

Se registraron 430 casos, dos más que en 2020. El número total de casos se mantiene en un nivel alto después del crecimiento del 105 por ciento en la encuesta anterior. La recopilación de datos se realiza a través de denuncias a la FENAJ o a uno de los sindicatos de periodistas, y de una compilación de noticias publicadas en los medios de comunicación.

Por segundo año consecutivo, el presidente Jair Bolsonaro es el mayor agresor de periodistas. Se le atribuyen 147 casos (34.19 por ciento del total): 129 de ellos fueron episodios de descrédito a la prensa y 18 agresiones verbales.

El presidente usó adjetivos como "canalla", "cuadrúpedo", "charlatán" e "idiota" para referirse a los profesionales de la prensa. En una ocasión, le dijo a un periodista que “se callara la boca”.

De 2013 a 2017, los principales autores de agresiones contra periodistas habían sido miembros de las fuerzas de seguridad, como la policía y los guardias municipales.

Bolsonaro: responsável pela maior parte dos ataques a jornalistas brasileiros em 2021. (Photo: Antonio Cruz/Agência Brasil)

Bolsonaro: El principal agresor de periodistas brasileños en 2021. (Foto: Antonio Cruz/Agência Brasil)

En 2018, el año de la elección de Bolsonaro, esto cambió: los mayores agresores fueron ciudadanos comunes, los votantes de uno u otro candidato, que en manifestaciones públicas se expresaron contra los profesionales de la prensa.

Ya en 2019, la categoría de "políticos", que incluye al presidente, tomó la delantera en los ataques. Bolsonaro se convirtió en una categoría separada en 2020, cuando fue el único responsable de 175 ataques contra periodistas.

La tendencia al agravamiento de la violencia contra periodistas de políticos como el presidente Bolsonaro preocupa a la FENAJ en 2022. Esto se debe a que es un año electoral, en el que se disputa la presidencia y los gobiernos estatales de las 27 entidades de la federación, además de la renovación de la Cámara de Diputados, las asambleas estatales y un tercio del Senado Federal.

"Para la FENAJ, el número de agresiones contra periodistas en los últimos tres años es suficiente para decir que tenemos en Brasil una imagen de inseguridad para el ejercicio de la profesión. De hecho, esta inseguridad podría agravarse este año, debido a las elecciones generales", dijo la presidenta de la FENAJ, María José Braga, a LatAm Journalism Review (LJR).

"El riesgo es real, porque los principales agresores de los periodistas son los políticos, especialmente el propio Presidente de la República. Así que, en un año electoral, cuando los candidatos están más expuestos en los medios de comunicación, especialmente a través de quejas que involucran sus acciones como personas públicas, pueden ocurrir reacciones violentas", agregó Braga.

La encuesta de la FENAJ registró cuatro atentados contra periodistas, contra uno del año anterior. Hubo dos intentos de asesinato a tiros, un incendio y un atropello y fuga.

También se registraron dos asesinatos (una baja del 50 por ciento en comparación con los cuatro registrados en 2020).

Bolsonaro: responsável pela maior parte dos ataques a jornalistas brasileiros em 2021. (Photo: Antonio Cruz/Agência Brasil)

Eranildo Ribeiro da Cruz y Weverton Rabelo Fróes: Dos periodistas asesinados en 2021 en Brasil. (Foto: reproducción)

El 6 de septiembre, el periodista de 54 años Eranildo Ribeiro da Cruz fue encontrado sin vida en su casa, atado, desnudo, con signos de tortura y una lesión en la cabeza. Cruz había estado investigando un posible fraude en las elecciones municipales de Almeirim, en el estado de Pará, según la FENAJ.

También había denunciado la muerte de un bebé por presunta negligencia del ayuntamiento, dice el informe. La policía arrestó al asesino, quien indicó la existencia de un autor intelectual, pero el caso no se aclaró.

El locutor Weverton Rabelo Fróes, de 32 años, fue asesinado a tiros frente a la casa donde vivía, en el interior de Bahía. El asesino pidió ayuda para arreglar su motocicleta y le disparó seis veces cuando el periodista salió de casa, informó la FENAJ.

Fróes había denunciado que estaba recibiendo amenazas de cerrar la radio comunitaria que dirigía, indica el informe. El crimen aún no se ha aclarado.

Periodistas buscan reparación tras ataques

Aunque el número de agresiones físicas disminuyó (de 32 a 26), el número de amenazas e intimidaciones se mantuvo estable (33 en 2021 frente a 34 en 2020). Las agresiones verbales y los ataques virtuales sumaron 58 casos, frente a 76 el año anterior.

"Consideramos que la caída en el número de agresiones físicas y agresiones verbales/ataques virtuales es muy pequeña, manteniendo estas dos formas de violencia con un alto número de casos en 2021. Pero creemos que la ligera caída es el resultado de la denuncia pública presentada por la FENAJ y los sindicatos y, especialmente, por la reacción de las víctimas, que no se intimidaron y buscaron rendición de cuentas y el castigo de sus agresores", dijo Braga.

El presidente de la FENAJ recordó la condena del presidente Bolsonaro por daño moral tras agredir verbal a una periodista. En marzo de 2021, la justicia de São Paulo condenó al presidente a indemnizar con 20 mil reales (5 mil dólares) a la reportera Patrícia Campos Mello, de Folha de S. Paulo.

Bolsonaro: responsável pela maior parte dos ataques a jornalistas brasileiros em 2021. (Photo: Antonio Cruz/Agência Brasil)

Patrícia Campos Mello y Juliana Dal Piva: Periodistas que llevaron a tribunales las amenazas y agresiones verbales de las que fueron víctimas. (Foto: cortesía)

El caso se refiere a un insulto de índole sexual pronunciado por el presidente el año anterior. Campos Mello también logró una condena contra un diputado estatal de Ceará, alineado con Bolsonaro, también por agresiones sexuales. La reportera, ganadora del Premio Maria Moors Cabot en 2020, se convirtió en el objetivo de Bolsonaro y sus aliados después de revelar que empresarios financiaron la difusión de propaganda negativa en las elecciones de 2018 dirigidas al principal oponente de Bolsonaro en ese momento.

Al igual que Campos Mello, la periodista Juliana Dal Piva, columnista de UOL, está llevando una demanda contra el abogado del presidente Bolsonaro, Frederick Wassef. Después de publicar en un podcast la serie "Jair's Secret Life", Dal Piva recibió un mensaje de texto de Wassef con ataques personales, en el que afirmaba que si estuviera trabajando en China, "desaparecerías y ni siquiera encontrarían tu cuerpo".

"Formalicé la amenaza ante el Ministerio Público para que se investigue el caso y también estoy presentando una demanda por daño moral contra el abogado. La amenaza es un delito y debe ser tratada en el ámbito competente", dijo Dal Piva a LJR en enero. "Cualquier periodista que pase por esta situación necesita formalizar el caso ante el poder judicial sin importar lo difícil que sea y es bastante difícil pasar por este proceso. La medida sirve a largo plazo. Es poco probable pensar que alguien que hizo una amenaza no repetirá el modus operandi de nuevo si permanece impune".

Más artículos