texas-moody

Perfiles automatizados representan el 20% de los ataques a periodistas en Twitter en Brasil, según estudio

Después de salir de un mitin de simpatizantes del presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, con escolta policial, el reportero de CNN Pedro Duran pensó que lo peor había pasado. Después de todo, los manifestantes lo habían atacado y maldecido y, sin la protección de la policía, la violencia podría haber aumentado aún más.

Sin embargo, con las repercusiones del caso en los días siguientes al 24 de mayo, el periodista comenzó a sufrir un segundo tipo de ataque: el digital.

“Algunas personas me persiguieron en otras redes sociales como Instagram y Facebook. Si el ataque físico no fue suficiente, también estaba el virtual. Había sucedido antes en otras ocasiones. Cuando el ataque se produce por estos medios siento que han violado mi privacidad porque son entornos que, especialmente en la pandemia, he utilizado para mantenerme en contacto con mi familia y amigos”, dijo Duran a LatAm Journalism Review (LJR). “No hubo amenaza porque si eso pasaba iría a la policía de inmediato, pero sí maldiciones e insultos, la mayoría de perfiles apócrifos”.

Una encuesta de la ONG Reporteros Sin Fronteras (RSF) y el Instituto de Tecnología y Sociedad de Río (ITS-Río) muestra que las redes sociales se han convertido en un territorio hostil para la prensa en Brasil. En un periodo de tres meses, entre el 14 de marzo y el 13 de junio de 2021, los investigadores identificaron 498.693 ataques a periodistas y prensa en general en el país. Una quinta parte del total de ataques provino de cuentas con una alta probabilidad de comportamiento automatizado, es decir, robots.

“Si tienes un usuario que no tiene una foto de perfil, es solo un avatar. Eso tiene una serie de números en su cuenta de Twitter. Si el nombre del perfil no coincide con este identificador y si ese usuario comparte 200 veces en 60 segundos. Todas estas son características que mejorarán la calificación final de este usuario. Cuanto más cerca de 100, mayor es la probabilidad de que se identifique a este usuario con una alta probabilidad de automatización”, explicó a LJR Thayane Guimarães, investigadora sénior de ITS. “La frecuencia pesa mucho para esta cuenta de Pegabot [que mide la probabilidad de automatización], precisamente porque es imposible que esté vinculada a una actividad humana auténtica".

Mais da metade (51%) dos tweets estão concentrados em 13 dias de pico, o que representa 14% do total do período de três meses. Clique para ampliar a imagem. Crédito: RSF e ITS

Más de la mitad (51%) de los tuits se concentran en 13 días pico, lo que representa el 14% del total para el periodo de tres meses. Haga clic aquí para ampliar la imagen. (Crédito: RSF e ITS)

 

Según el informe, esta automatización levanta la sospecha de que los ataques a periodistas se planifican y coordinan sistemáticamente. En el estudio, se recopilaron datos de tuits que mencionaban un conjunto de cinco etiquetas, algunos dirigidos a medios de noticias específicos: #imprensalixo (prensa basura), #extremaimprensa, #globolixo (Globo basura), #cnnlixo (CNN basura), y #estadaofake (Estadão falso). Fueron utilizadas por 94.195 usuarios de Twitter. De estos, el 3,9% son posiblemente perfiles automatizados; sin embargo, representan el 20% del volumen de ataques.

“No quiere decir que el movimiento orgánico no exista, pero cuando hay un incentivo vía robots para estos mensajes, para que este tema realmente esté en la agenda, también terminan echando leña al fuego para que aparezcan más mensajes en la red desde los perfiles reales, hay este impulso, este trampolín a través de perfiles automatizados”, dijo Guimarães.

El estudio también identificó momentos pico del engagement con etiquetas monitoreadas asociadas a episodios de acoso digital contra los perfiles de algunos periodistas, como Maju Coutinho (TV Globo), Daniela Lima y Pedro Duran (CNN Brasil), Mariliz Pereira Jorge (Folha de S. Paulo) y Rodrigo Menegat (DW News).

El día con mayor número de publicaciones fue el 10 de mayo, con 36.791 registros, tras la publicación del informe “Orçamento secreto bilionário de Bolsonaro” (El presupuesto billonario secreto de Bolsonaro), en Estadão, sobre un esquema presupuestario paralelo, utilizado para liberar fondos para enmiendas parlamentarias.

“Los ataques sistemáticos a la credibilidad de la prensa están directamente vinculados a la estrategia de desinformación movilizada por el gobierno. Al desmoralizar a los periodistas y a los medios identificados como críticos, el gobierno esencialmente busca expandir su control sobre el debate público”, dijo a LJR Emmanuel Colombié, jefe de la sección de América Latina de Reporteros Sin Fronteras.

Colombié también dijo que las campañas digitales de ataques a la prensa promueven el estigma de los periodistas como enemigos, lo que puede convertir la violencia digital en violencia física.

“En un contexto político de intensa polarización, esta idea moviliza el odio de ciertos grupos, trasciende la esfera digital y se materializa en otros tipos de violencia, burla, expulsión de manifestaciones, ofensas en ambientes públicos y potencialmente agresiones físicas”, dijo.

Os picos de engajamento com as hashtags monitoradas também coincidem em grande parte dos casos com um forte movimento de ataques direcionados a jornalistas. Clique para ampliar a imagem. Crédito: RSF e ITS

Los picos del engagement con etiquetas monitoreadas también coinciden en la mayoría de los casos con un fuerte movimiento de ataques dirigidos contra periodistas. Haga clic aquí para ampliar la imagen. (Crédito: RSF e ITS)

 

El estudio también identificó un elemento de género importante en el universo de los ataques monitoreados: el número total de tuits que mencionan a mujeres periodistas fue 13 veces mayor que el de sus homólogos masculinos.

“Una cosa que he notado es que estos ataques están cada vez más organizados. Antes parecían orgánicos, pero ahora veo un movimiento articulado, y adquiere una proporción muy grande”, dijo a los investigadores la columnista de Folha de S. Paulo, Mariliz Pereira Jorge.

“Un punto muy relevante del informe es precisamente esta expresión de misoginia y violencia de género en línea. Esto es algo que hemos estado tratando de monitorear durante mucho tiempo. Esta relación de libertad de expresión, y específicamente, en relación a las mujeres periodistas, y este movimiento bot. Esto es central para nuestra investigación, darnos cuenta de cómo no solo la prensa, en general, es considerada enemiga del gobierno federal, hasta el punto de motivar estas movilizaciones, sino también las mujeres en ese lugar de poder del discurso, en la construcción de análisis político, etc.”, dijo Guimarães.

Según Colombié, por la propia naturaleza de su actividad, los periodistas trabajan con un alto grado de exposición, aunque la gran mayoría no tiene la condición de figura pública. Y, según él, esta exposición puede ser utilizada fácilmente por grupos para promover algún tipo de represalia o intimidación:

“Cuando son blanco de un ataque, los periodistas pueden y deben buscar todo tipo de apoyo, comenzando por el propio medio de comunicación, sus editores, colegas; pero también de abogados, sindicatos y toda la comunidad de organizaciones de la sociedad civil que se movilizan en defensa de la libertad de prensa. La construcción de una red de apoyo capaz de aportar formas de superar este tipo de situaciones es una de las principales estrategias para superar estas situaciones”.

Más artículos