texas-moody

Periodistas argentinos piden alto a cinco años de presiones políticas, conflictos internos

  • Por Guest
  • 13 junio, 2013

Por Alejandro Martínez

Fueron muchas las cosas que tenían que decir los periodistas argentinos en su día sobre la deteriorada relación del gremio con los gobernantes del país – y sobre los problemas que amenazan a la profesión desde adentro.

Alrededor de 120 periodistas utilizaron el viernes 7 de junio, Día del Periodista en Argentina, para reunirse en el Senado de la Nación, lanzar la campaña "Si me callan no te sirvo" y pedir un alto tanto a las presiones de fuerzas políticas contra los periodistas como a los conflictos internos que debilitan la profesión. El pronunciamiento “Los periodistas decimos ¡Basta!”, leído por el presidente de FOPEA Fabio Ladetto, reflejó el sentido de urgencia por reparar una situación que ha ido en decline en los últimos años.

“Desde FOPEA exigimos respeto a nuestra tarea y a nuestras personas”, leyó Ladetto. “Decimos ‘basta’ a los intentos de destruir una profesión que está en el núcleo íntimo de la democracia, a 30 años de haberla recuperado. Esta no es una tarea de algunos, sino que es un hecho colectivo, al que aportamos desde nuestro lugar en la sociedad”.

Por un lado, FOPEA pidió un alto al uso discriminatorio de la publicidad oficial para presionar a los medios, la discriminación al acceso a la información y a los eventos públicos, y los hostigamientos y descalificaciones contra periodistas basados en las empresas con las que trabajan.

“Los casos de hostigamiento público a periodistas generan un alto grado de violencia social, que se profundiza cuanto menor es la cantidad de población donde vive el trabajador”, dijo Ladetto.

Por el otro, la organización también llamó a los periodistas a no enemistarse los unos con los otros por tener diferentes análisis de la realidad, “disfrazar de información la posición editorial dentro de los medios”, usar los espacios de formación como “trincheras políticas” y a la precarización laboral en la prensa.

“Reclamamos un sueldo digno, que garantice el bienestar de los periodistas y sus familias y que les permita ejercer su profesión en las mejores condiciones posibles”, agregó Ladetto.

Los periodistas también pidieron un fin a las amenazas, presiones y agresiones contra los periodistas.  En 2012, Fopea registró 172 casos de agresiones y amenazas, lo que representó un aumento del 41 por ciento en comparación con el 2011.

"El mensaje (de la campaña) se podría decir que es una advertencia de un proceso que se viene llevando en últimos años en Argentina. Varios ejes demuestran que en el país hay un deterioro en la libertad de expresión que se ha ido agudizando en los últimos años", dijo Andrés D'Alessandro, director ejecutivo de FOPEA, en entrevista con el Centro Knight para el Periodismo en las Américas.

Las presiones que enfrenta la prensa argentina han ido en aumento desde el paro agropecuario patronal del 2008, en el que la cobertura mediática – en particular la del Grupo Clarín – resultó poco favorecedora para el gobierno de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner. Desde entonces la relación entre el gobierno y algunos medios se ha vuelto cada vez más tensa.

En 2009, el gobierno de Fernández de Kirchner logró que se aprobará una nueva Ley de Medios para actualizar las obsoletas reglas con respecto al tema y “desconcentrar y desmonopolizar” el mercado mediático del país. Sin embargo, el Grupo Clarín, el conglomerado de medios más grande de Argentina y la empresa que sería más afectada por la ley, ha señalado a la ley como un ataque directo a los medios privados. El grupo instauró una medida cautelar contra la ley que aun continúa vigente.

En mayo, el gobierno de Argentina propuso un proyecto de ley para expropiar las acciones de la fábrica de papel periódico Papel Prensa. El proyecto de ley afectaría al Grupo Clarín, dueño de 49 por ciento de la empresa mientras que el diario La Nación es dueño de 22.5 por ciento de las acciones, el restante es propiedad del gobierno.

Y hace unas semanas, el gobierno argentino pidió a la asociación de futbol cambiar de horario los partidos del domingo para coincidir y competir con el programa Periodismo para Todos de Jorge Lanata, uno de los periodistas más críticos al gobierno de Fernández de Kirchner. El programa de Lanata ha superado el rating del futbol por tres fines de semana consecutivos.

 

Nota del editor: Esta historia fue publicada originalmente en el blog Periodismo en las Américas del Centro Knight, el predecesor de LatAm Journalism Review.

Más artículos