texas-moody

Sanciones a caricaturista y diario de Ecuador generan protestas e indignación

Actualización (13 de febrero de 2015): En decisión del 13 de febrero, la Superintendencia de la Información y Comunicación (Supercom) sancionó administrativamente al diario El Universo y a Xavier Bonilla ‘Bonil’ por discriminación socio-económica tras la publicación de una caricatura el 5 de agosto de 2014.​

Para la Supercom, El Universo “afectó al colectivo social afro-ecuatoriano” infringiendo el artículo 62 de la Ley Orgánica de Comunicación (LOC), mientras que ‘Bonil’ fue considerado responsable por “inobservar” el artículo 10, numeral 1, literal b) de dicha ley. Ambos artículos se relacionan con la prohibición que tienen los medios de comunicación de difundir contenidos discriminatorios.

La Supercom le dio a El Universo un plazo de 72 horas, a partir de la notificación de dicha resolución, para publicar en el mismo espacio de la caricatura en cuestión “una disculpa pública a los colectivos afro-ecuatorianos, afectados por el contenido discriminatorio en razón de condición socio-económica”. El diario también deberá publicarla en la primera interfaz de su página web “por un plazo no menor a siete días consecutivos”.

‘Bonil’ por su parte recibió una amonestación escrita “previniéndole de la obligación de corregir y mejorar sus prácticas para el pleno y eficaz ejercicio de los derechos a la comunicación, y se le conmina a abstenerse de reincidir en el cometimiento de actos que se encuentran reñidos con la Ley Orgánica de Comunicación”.

El abogado del caricaturista, Lenin Hurtado, quien también pertenece al colectivo afro-ecuatoriano, criticó la decisión de la Supercom al señalar que “no se puede luchar contra la discriminación racial con una resolución tomada de los cabellos como esta. Un flaco favor que se hace con esta resolución al colectivo afro para que no se pueda criticar a un funcionario afro. Es una trágica resolución y un terrible mensaje para la comunidad nacional e internacional”, según informó El Universo.

Nota original: Acompañado de un grupo de personas que vestían camisetas con la consigna “Yo Soy Bonil”, réplica del “Je suis Charlie” de Francia, se presentó Xavier Bonilla ‘Bonil’, caricaturista del diario El Universo, a la audiencia ante la Superintendencia de la Información y Comunicación (Supercom) el pasado 9 de febrero, según reportó Plan V. ‘Bonil’ es acusado de haber violado la Ley Orgánica de Comunicación (LOC) luego de la publicación de un trabajo suyo.

‘Bonil’ y el diario El Universo fueron denunciados por 14 organizaciones afroecuatorianas  por la presunta violación del artículo 62 de la LOC el cual señala, entre otros puntos, la prohibición de difundir mensajes a través de los medios “​que constituyan apología de la discriminación e incitación a la realización de prácticas o actos violentos basados en algún tipo de mensaje discriminatorio”.

De acuerdo con las organizaciones, en la caricatura del 5 de  agosto de 2014 se fomentó la discriminación en contra el pueblo afroecuatoriano al haber satirizado al diputado Agustín ‘Tín’ Delgado, representante de esta comunidad por el partido oficialista, quien no pudo leer un discurso en la Asamblea Nacional. En la viñeta, se hizo alusión a este hecho, así como al salario del funcionario.

En su momento, ‘Bonil’ se disculpó con el diputado y con su familia a través de su cuenta de Twitter en la que escribió que “si la expresión de una disculpa pública contribuye a borrar la sensación de irrespeto que ha sentido usted, de modo personal, yo aquí le expreso esa disculpa, sin ambages, y con sincera convicción”.

La defensa de ‘Bonil’, la viñeta se limita a criticar la lectura entrecortada del diputado sin hacer alusión a temas raciales, razón por la cual la denuncia carecería de fundamento. Por su parte, la defensa del diario señaló que éste no es responsable de efecto jurídico por la caricatura y que la opinión del autor plantea la falta de preparación de servidores públicos. También pidió ser excluido del proceso, rechazó la audiencia y solicitó su archivo.

La acusación ha sido vista por algunas organizaciones como una estrategia del actual gobierno para restringir la libertad de expresión. De hecho, la organización Freedom House emitió una declaración en la que señaló que “esta nueva acción de censura contra Bonil es una más dentro el plan sistemático de Rafael Correa por controlar la prensa en el país”.

La organización también señaló que “[d]esde el 2008, el Presidente Rafael Correa ha utilizado varios métodos, entre ellos la confiscación de canales e inicio de procesos judiciales contra periodistas para castigar a periodistas y medios cuyas opiniones no coinciden con las del gobierno. Freedom House reitera su profundo rechazo de dichos métodos y exige que el gobierno respete la libertad de expresión como un derecho fundamental.”

El hecho tuvo esta trascendencia porque se trata de la segunda vez que el diario El Universo y que ‘Bonil’ son juzgados por la Supercom por una situación similar. El 31 de enero de 2014, la entidad los sancionó mediante un proceso iniciado por el presidente Correa por la publicación de una caricatura el 28 de diciembre de 2013.

En dicha ocasión, la Supercom le impuso una multa a El Universo del 2 por ciento del promedio de su facturación del último trimestre por no haber impedido la publicación de dicha caricatura, mientras que a ‘Bonil’ se le exigió rectificar su viñeta en un plazo de 72 horas. Dicha rectificación fue publicada el 5 de febrero de 2014.

Aunque en esta oportunidad el proceso fue iniciado por otras organizaciones, algunos medios han reportado la coincidencia en la referencia previa a la denuncia que el primer mandatario hizo sobre el hecho en uno de sus enlaces ciudadanos: “si eso lo hubiera hecho un blanco no hubiera pasado nada, como lo hizo un afro es burla en las redes sociales y esto lo recogen enseguida periodistas odiadores”.

En el pasado diferentes organizaciones expresaron su preocupación por la relación entre las declaraciones dadas por el presidente Correa y las reacciones por parte de la comunidad en contra de las personas allí mencionadas. Dichas acciones se ven representadas especialmente en agresiones y amenazas.

Las intervenciones semanales del mandatario han tenido repercusión internacional. En los últimos días el humorista británico John Oliver en su programa que se transmite por la cadena estadounidense HBO hizo referencia al tema, haciendo bromas sobre la insistencia del presidente Correa en reclamar por las críticas que recibe de la prensa o en las redes sociales.

Nota del editor: Esta historia fue publicada originalmente en el blog Periodismo en las Américas del Centro Knight, el predecesor de LatAm Journalism Review.

More Articles