texas-moody

Senado brasileño pide protección federal para periodista Greenwald que reveló espionaje norteamericano

Al mismo tiempo que el gobierno de Brasil pone en marcha una investigación basada en las denuncias que acusan a EE.UU. de haber espiado a la presidenta Dilma Rousseff, legisladores brasileños piden protección federal para el periodista estadounidense Glenn Greenwald y su compañero David Miranda, reportó RT.com, debido a la importancia que tienen sus testimonios en la investigación.

El periodista, con base en Río de Janeiro, alega que existe un informe secreto filtrado por Edward Snowden ex empleado de la Agencia de Seguridad Nacional estadounidense (NSA, por sus siglas en inglés), que prueba que​ la agencia de inteligencia espiaba las llamadas telefónicas, mensajes de texto y correos electrónicos de Rousseff.

Debido a estas demandas,​ el gobierno brasileño exigió una explicación a los EE.UU., al mismo tiempo que consideró cancelar la visita de Dilma Rousseff el próximo mes de octubre a la Casa Blanca, donde sería homenajeada con una cena de Estado, según el Huffington Post. La visita también tendría como objetivo mejorar las relaciones de las dos más grandes economías del continente americano.

El Senado de Brasil tiene 180 días para investigar las denuncias de espionaje, pudiéndose extender la investigación otros 180 días más si la comisión así lo necesitase.

El periodista estadounidense Glenn Greenwald se hizo conocido internacionalmente luego de ser el primero en informar sobre los​ programas de vigilancia masiva e indiscriminada de los Estados Unidos, basándose en documentos clasificados divulgados por Edward Snowden.

Además de las informaciones que difundió en el diario británico The Guardian, Greenwald también publicó en diversos medios de comunicación brasileños varias de las historias sobre el programa de espionaje de la NSA en Brasil.

La colaboración con sus colegas brasileños comienza después de que​ en agosto pasado detuvieran e interrogaran durante 9 horas a su pareja David Miranda, de nacionalidad brasileña, en el aeropuerto de Heathrow de Londres, y confiscaran su equipo electrónico.​

Los funcionarios británicos alegaron que la detención de Miranda se produjo bajo el marco de una ley antiterrorista.​ Greenwald respondió que realmente ha sido “un claro intento de intimidación a todos los que hemos estado reportando sobre la NSA”, según The Guardian.

Los informes de la NSA difundidos entre julio y agosto de este año muestran que tanto Brasil como México y otros países sudamericanos sufrieron espionaje comercial por parte de los servicios de inteligencia de EE.UU.

Nota del editor: Esta historia fue publicada originalmente en el blog Periodismo en las Américas del Centro Knight, el predecesor de LatAm Journalism Review.

Más artículos