texas-moody

Trabajar en conjunto, ceñirse a los hechos y verificarlos son las mejores estrategias para los periodistas blanco de la polarización

En sociedades polarizadas, los periodistas que se vuelven blanco de ataques de políticos populistas y sus grupos simpatizantes deben apoyarse mutuamente, informar con hechos verificados y lograr contar las historias de fondo.

Estas fueron las ideas y estrategias que resaltaron las oradoras del panel “Los desafíos de periodistas que se convierten en objetivos en sociedades polarizadas”, del webinar “Periodismo en tiempos de polarización y desinformación en América Latina”, que organizó por el Centro Knight para el Periodismo en las Américas y LLILAS Benson Colecciones y Estudios Latinoamericanos de la Universidad de Texas en Austin, el martes 9 de noviembre.

Periodistas María Teresa Ronderos, Romina Mella e Isabel Mercado. (Foto collage: Twitter y Facebook)

Entre las panelistas estuvieron las periodistas Isabel Mercado de Bolivia, Romina Mella de Perú y María Teresa Ronderos de Colombia. El debate fue moderado por Wendy Hunter, profesora de la Universidad de Texas en Austin.

La polarización es un rasgo de época, presente en todas las sociedades del mundo y sazonada por la desinformación, dijo Mercado al abrir la conversación. Y tanto la sociedad como los periodistas son las grandes víctimas de esta coyuntura, añadió.

Mercado y Mella coincidieron en que los periodistas que se vuelven objeto de la polarización sufren principalmente de la estigmatización y la deslegitimación de las autoridades y de grupos de la sociedad civil que están alineados a algún partido político o ideología, a través de campañas en contra de periodistas y medios críticos.

En la situación de polarización que se vive en Bolivia, Mercado señaló que es cada vez más difícil acceder a declaraciones oficiales porque las conferencias de prensa son casi inexistentes.

“Ese secretismo se ha instalado en Bolivia”, resaltó.

Todo esto, señala Mercado, se da en un contexto de una gran precarización laboral del periodismo, de desprotección y falta de capacitación de los periodistas, “lo cual los hace objeto de múltiples y frecuentes agresiones”.

Uno de los peligros que señaló Mercado es cuando la polarización se normaliza en la sociedad, además de verse afectados el diálogo y la práctica de la tolerancia, es el surgimiento del periodismo militante, como está sucediendo en Bolivia y en otros países de la región. Esto sucede cuando el periodista se vuelve parte de uno de los lados en disputa y deja de informar con imparcialidad, explicó.

Ronderos, directora del Centro Latinoamericano de Investigación Periodística (CLIP), consideró que lo más difícil para el periodismo en estos tiempos de polarización es “estar del lado de la verdad”, de los hechos. “Es necesario manejar un método para verificar los hechos, para contar una historia veraz, sin buscar agradar a ninguna parte”.

En ese sentido, señaló, es necesario que los medios tradicionales de la región hagan su “mea culpa”.

“La gran prensa de América Latina tiene que hacer todavía su mea culpa de cuántas veces estuvo demasiado cercana al poder, demasiado confortable, sentándose en los palacios. Demasiada autocensura para satisfacer a unos intereses económicos”.

La rigurosidad e independencia política son las mejores herramientas de un periodista, coincidió Mercado.

En el caso de IDL-Reporteros de Perú, contó Mella, la estrategia para lidiar con los ataques de los grupos fascistas ha sido investigarlos, identificarlos y mostrar sus vínculos con partidos y organizaciones políticas. Otra estrategia ha sido iniciar acciones legales contra los actores identificados en agresiones específicas.

POLARIZATION PANELDurante las elecciones polarizadas que se vivieron en Perú en la primera mitad de este año, y también en el marco de la pandemia, IDL-Reporteros ha sufrido el acoso constante de grupos de ultraderecha simpatizantes del partido Fuerza Popular que candidateó en las presidenciales.

Estos grupos "de corte fascista han hecho protestas en la redacción, han utilizado nuestro logo y el sitio web para poder hacer un sitio falso y publicar mensajes con incitación al odio y la violencia”, dijo Mella. Además, existen medios que reproducen estos mensajes de odio y publican información falsa sobre su medio y su trabajo investigativo.

La defensa legal y las técnicas de autodefensa son sus estrategias principales para lidiar con el hostigamiento del que son blanco debido a su ejercicio periodístico, concluyó Mella.

Lo más preocupante para Ronderos, en este contexto de polarización, es que los gobiernos populistas aprovechan su momento de popularidad para restringir permanentemente a la prensa con normas y decretos.

“Eso pone en una desventaja absoluta a los periodistas”, dijo Ronderos. Señaló la difícil situación que viven los medios en Honduras, El Salvador, Brasil, Nicaragua, Colombia, Venezuela y Cuba, debido a las acciones autoritarias de sus gobiernos.

Sin embargo, “el sentido histórico” es muy importante para un periodista en momentos de absoluta desesperanza, agregó Ronderos en referencia al periodismo investigativo de sus colegas en Venezuela, que siguen fiscalizando y haciendo un periodismo investigativo perseverante de las acciones del gobierno.

Las panelistas concordaron en que el periodismo sigue siendo, hoy más que nunca, indispensable para la gente.

“En el mediano plazo, las verdades acabarán brillando”, dijo Ronderos con esperanza.

El webinar “Periodismo en tiempos de polarización y desinformación en América Latina” tuvo además los paneles “Desinformación: cómo el periodismo ha reaccionado a las olas de desinformación” y “Democracia y libertad de prensa: el papel de la prensa en la defensa de la democracia y la libertad de expresión”. Las grabaciones en video del seminario web están disponibles en español y portugués.

Más artículos