texas-moody

Tres años tras el asesinato de fotoperiodista mexicano, la investigación sigue sin avanzar

  • Por Guest
  • 19 septiembre, 2013

Por Carola Guerrero De León*

Tres años después del asesinato de Luis Carlos Santiago Orozco, fotoperiodista mexicano de El Diario de Juárez en el estado norteño de Chihuahua, la investigación sigue estancada y el crimen en la impunidad.

El miércoles, 16 de septiembre de 2010, un hombre no identificado atacó a Santiago Orozco, de 21 años, y su compañero Carlos Manuel Sánchez Colunga cerca de un centro comercial a dos cuadras del edificio de El Diario. Santiago Orozco murió tras recibir un disparo en la cabeza. Sánchez Colunga resultó herido tras recibir dos tiros.

Según El Diario, la carpeta de investigación de las autoridades estatales ha permanecido intacta desde noviembre 2010.

“Es un tema que nos preocupa, este crimen está dentro de los asuntos prioritarios en los que lamentablemente no tenemos nada, los catalogamos como asunto de alto impacto sin resolver”, dijo el fiscal estatal Jorge González Nicolás a El Diario.

El asesinato de Santiago Orozco fue un parteaguas para el periódico. Tres días después de su muerte, El Diario publicó una editorial titulada “¿Qué quieren de nosotros?” dirigida a los narcotraficantes en la ciudad. En el texto el diario expresa su preocupación por la seguridad de sus reporteros y la autoridad de facto de los criminales en Ciudad Juárez.

Dos años antes de la muerte de Santiago Orozco, un atacante no identificado mató a tiros Armando Rodríguez, al reportero de la nota policiaca de El Diario. Según el Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ), la investigación del crimen se detuvo después de un mes. En agosto, la procuradora especial para los crímenes contra periodistas de México anunció que su oficina tomaría el caso de la jurisdicción del estado de Chihuahua.

Según la Red de Periodistas de Juárez, 19 periodistas han sido asesinados en Chihuahua en los últimos 13 años. Quince de ellos fueron asesinados durante el sexenio del presidente Felipe Calderón, el cual concluyó el año pasado.

En 2006, al principio de la administración de Calderón, el CPJ calificó a México como el séptimo país más peligroso para la prensa en el mundo. Para 2010, cuando Santiago Orozco fue asesinado, México ya había escalado a la cuarta posición en la lista.

*Carola Guerrero De León es una estudiante en la clase "Reportando Latinoamérica" en la Universidad de Texas en Austin.

Nota del editor: Esta historia fue publicada originalmente en el blog Periodismo en las Américas del Centro Knight, el predecesor de LatAm Journalism Review.

Más artículos