texas-moody

Ataques a periodistas se disparan en Brasil en 2020 y la mayoría provienen del presidente Bolsonaro

Dos informes de organizaciones de libertad de prensa concluyen que 2020 fue el año más peligroso para el periodismo profesional en la historia reciente de Brasil.

La Federación Nacional de Periodistas (Fenaj, por su acrónimo en portugués) registró 428 casos de violencia contra periodistas, más del doble de los 208 casos registrados en 2019. La ONG Reporteros Sin Fronteras (RSF) identificó 580 ataques a profesionales de la prensa y a medios de comunicación en 2020.

A pesar de las diferentes metodologías, en las dos encuestas, el presidente Jair Bolsonaro, sus hijos, los ministros y la propia Secretaria de Comunicación de la Presidencia aparecen como las principales fuentes de los ataques.

Maria José Braga, de Fenaj, Brasil.

Maria José Braga, de Fenaj: “El Estado brasileño antes era omiso. Ahora el Estado brasileño es el principal agresor”. (Foto: reproducción de Facebook)

En el informe de Fenaj, Bolsonaro solo fue responsable de 175 casos (40,89% del total): 145 ataques genéricos contra medios y periodistas, 26 agresiones verbales, una amenaza directa a un periodista, un ataque a una estación de televisión y dos ataques a la propia Fenaj.

El número de casos de agresión física aumentó en un 113%. Hubo 32 casos, 17 más de los 15 hechos registrados en 2019. En casi la mitad de los perpetradores de los ataques son personas comunes.

“Identificamos claramente al bolsonarismo como responsable de la explosión de violencia física contra los periodistas. Son populares en situaciones cotidianas que comienzan a agredir a los periodistas e impiden el ejercicio de su profesión”, dijo Maria José Braga, presidente de Fenaj, a LatAm Journalism Review (LJR).

Uno de los casos más graves fue el ataque a cuatro periodistas por partidarios de Bolsonaro durante una manifestación frente al Palacio de Planalto. Fueron golpeados en el Día Mundial de la Libertad de Prensa. La fotógrafa Dida Sampaio fue derribada y golpeada con puñetazos y patadas. Los compañeros que acudieron en su ayuda también fueron golpeados.

A juicio de la Fenaj, la actitud hostil contra el trabajo de los periodistas es el primer paso hacia la violencia física. La organización dio cuenta de un total de 110 casos de agresiones verbales, virtuales, amenazas e intimidaciones en 2020.

Entre las víctimas se encuentra el periodista y profesor universitario Felipe Boff. Durante la ceremonia de graduación de una clase de periodismo en la Universidad de Vale do Rio dos Sinos, en Rio Grande do Sul, parte del público maldijo, abucheó y amenazó a Boff, interrumpiendo su discurso que mencionaba los ataques de Bolsonaro a la prensa. El periodista tuvo que ser escoltado fuera de la ceremonia para evitar que se materializaran las amenazas de agresión.

El periodista Felipe Boff de Brasil

El periodista Felipe Boff necesitó ser escoltado después de un discurso que criticó al Presidente durante la ceremonia de graduación. (Foto: cortesía)

“La reacción agresiva del público sólo confirmó lo urgente y necesario que era (y es) denunciar los ataques contra periodistas en Brasil aún más graves cuando son cometidas por el Presidente de la República”, dijo Boff a LJR. “Me imaginé que entre la audiencia habría algunos votantes suyos que podrían sentirse incómodos con lo que escucharían; después de todo, parte del discurso fue el relato de hechos, datos y citas literales de los ataques del Presidente a la prensa, pero nunca que intentarían impedir el discurso de un paraninfo, con gritos y maldiciones, como sucedió”.

“El Estado brasileño antes era omiso, sin tomar ninguna medida. Ahora el Estado brasileño es el principal agresor. Es una situación muy complicada. Sabemos que estamos en riesgo si salimos a hacer nuestro trabajo”, dijo Braga.

“Sistema Bolsonaro” contra periodistas

RSF, por su parte, mapeó lo que calificó como el “sistema Bolsonaro”, que incluye, además del Presidente, a sus tres hijos que tienen mandatos en el Legislativo, ministros del Estado e incluso la Secretaría de Comunicación de la Presidencia de la República.

RSF: El “sistema Bolsonaro” contra la prensa incluye a hijos del Presidente, ministros y organismos estatales. (Foto: Roberto Jayme/Ascom/TSE)

RSF: El “sistema Bolsonaro” contra la prensa incluye a hijos del Presidente, ministros y organismos estatales. (Foto: Roberto Jayme/Ascom/TSE)

“La hostilidad demostrada por Jair Bolsonaro no es nada nuevo. Refleja cómo el Presidente, su familia y sus seguidores han perfeccionado, durante el último año, un sistema enfocado en desacreditar a la prensa y silenciar a periodistas críticos e independientes, considerados enemigos del Estado”, dice el informe de RSF.

RSF contabilizó 103 ataques del Presidente contra la prensa y profesionales de comunicación. Contaba con el apoyo de sus tres hijos: el congresista Eduardo Bolsonaro (208), el senador Flavio Bolsonaro (69) y el concejal Carlos Bolsonaro (89).

En su informe, RSF también destaca la persecución a mujeres periodistas, 31 ataques dirigidos a mujeres profesionales, muchos de ellos ataques sexistas. La reportera Patricia Campos Mello, ganadora del Premio Maria Moors Cabot en 2020, es una de las víctimas. Ella decidió demandar al Presidente y a otros funcionarios por insinuaciones sexuales. En enero de 2021, el diputado Eduardo Bolsonaro fue sentenciado a que la indemnizara.

“Hasta el momento, no hay indicios de que el ‘sistema Bolsonaro’ vaya a interrumpir su lógica de ataques y su operación orquestada para desacreditar a los medios. El desafío para la prensa brasileña es inmenso”, dice el comunicado de RSF. “El camino para enfrentarlo apunta en la dirección de la valentía y la resiliencia, para continuar brindando información confiable al público y, así, recuperar la confianza en un periodismo de calidad”.

 

*Este artículo fue escrito originalmente en portugués y fue traducido por Silvia Higuera.

Más artículos