texas-moody

Bandas criminales la nueva amenaza para la prensa en Colombia: CPJ

A pesar de la reducción de violencia en Colombia, los grupos armados del país siguen siendo una de las mayores amenazas para la prensa del país. A los antiguos grupos guerrilleros se suma el poder de las llamadas bandas criminales o Bacrim que se formaron tras la entrega de armas del llamado grupo paramilitar o Autodefensas Unidas de Colombia, Auc.

En uno de sus últimos informes el Comité para la Protección de Periodistas, CPJ, señaló que las Bacrim se están convirtiendo en la nueva amenaza para la prensa especialmente en las regiones más alejadas de la capital donde su poder permea la política e incluso a las fuerzas regulares, como la Policía.

En su informe, CPJ hace énfasis en algunos municipios del departamento de Antioquia (noroeste del país) uno de los más afectados por estas bandas delincuenciales que se dedican a traficar droga. Por esta razón cuando un periodista busca reportar sobre esta relación puede significar una sentencia de muerte. Es decir, los periodistas pueden contar los acontecimientos, pero no explicar el por qué.

Esta situación recuerda la petición que a principio de año hizo la Asociación de Periodismo de Antioquia, APA, de protección para algunos periodistas que habían sido amenazados por bandas delincuenciales que se disputan el control de drogas en la región. Esto se suma a los ataques que la prensa colombiana ha enfrentado durante este mayo en diferentes regiones del país.

 

Nota del editor: Esta historia fue publicada originalmente en el blog Periodismo en las Américas del Centro Knight, el predecesor de LatAm Journalism Review.

Más artículos