texas-moody

Con más de 10 mil seguidores, The Intercept Brasil recauda R$ 300 mil mensuales y aumenta reportajes investigativos

El sitio periodístico Intercept Brasil alcanzó los diez mil seguidores y llegó a la meta de su campaña recurrente de crowdfunding en julio, al superar los R$ 300 mil mensuales (US$ 55.823). Desde que comenzó a realizar este tipo de recaudaciones, el sitio ha logrado duplicar el número de empleados, cambiar la redacción, comprar equipos, además de invertir en reportajes más costosos y en su defensa legal en juicios.

Según la periodista y directora de comunicación de The Intercept Brasil (TIB), Marianna Araujo, responsable de la campaña, el sitio web realizó la primera recaudación colectiva de fondos en septiembre de 2018, para reforzar la cobertura de las elecciones presidenciales.

jornalista e diretora de comunicação do The Intercept Brasil (TIB), Marianna Araujo,

Directora de comunicación de The Intercept Brasil, Marianna Araujo. (Foto: Divulgación)

“Fue una campaña osada y corta, que pidió R$ 90 mil reales en 30 días. Y recaudamos más de R$ 120 mil. Estaba claro entonces que había voluntad de la audiencia para contribuir con el financiamiento de Intercept, y eso fue mucho antes de la Vaza Jato. Hoy tenemos la campaña recurrente más grande del país”, dijo Araujo a LatAm Journalism Review.

Intercept, fundada por Glenn Greenwald, Jeremy Scahill y Laura Poitras, es parte del grupo First Look Media (FLM), creado en 2013 por el fundador de eBay, Pierre Omidyar. El medio fue lanzado en Brasil en 2016. Hasta 2018, la redacción brasileña se mantuvo solo con financiamiento de FLM, ya que todo el contenido del sitio es gratuito y no hay anuncios.

Después de eso, las campañas se convirtieron rápidamente en una “parte fundamental” del presupuesto, explicó a LJR Leandro Demori, editor ejecutivo de TIB. “Nunca habíamos visto algo así en el periodismo en Brasil, no tiene precedentes”, dijo.

Según Araujo, el TIB busca su propia sostenibilidad y, con el apoyo de los lectores, consigue crecer, algo que el presupuesto fijo no permite. Con el éxito de la recaudación inicial en las elecciones, el TIB decidió lanzar, en diciembre de 2018, una campaña más robusta y recurrente, en la que los donantes se comprometen con un monto mensual.

“En 20 días ya habíamos alcanzado la meta de R$ 20 mil y establecimos una nueva, de R$ 60 mil. Y, en mayo de 2019, ya teníamos R$ 55 mil”, contó Araujo. Un mes después, el sitio publicó una serie de reportajes, luego de filtrar conversaciones entre fiscales del operativo Lava Jato sobre aplicaciones de mensajería, lo que se conoció como Vaza Jato.

La campaña, que ya iba bien, “explotó”, alcanzando los R$ 200 mil, explicó Araujo. Y nunca fue por debajo de eso. Vaza Jato llegó en un momento en el que el TIB ya contaba con una estrategia de cobranza implementada y operativa. Demori compara la situación con una carrera, en la que “enciendes un botón y enciendes el coche”. “La gente que no conocía el sitio lo llegó a conocer, por la audiencia que traían los artículos. Y otros ya lo conocían, pero necesitaban ese empujón para convertirse en donantes”.

Demori y Araujo sostienen que la línea editorial y la marca de The Intercept Brasil tienen mucho que ver con el éxito de la campaña. Como todo el contenido del sitio es gratuito, sostuvo Araujo, los seguidores entienden que sus donaciones contribuyen a que todos tengan acceso a la información, incluso aquellos que no pueden pagar.

“Creemos que el periodismo de impacto, que transforma la sociedad, tiene que ser accesible para todos. Es nuestra filosofía. Intento sacar provecho de esto en la campaña, y tenemos una buena respuesta. Decimos: ‘Todo lo que hacemos es gratis, queremos seguir así, necesitamos tu ayuda. Si puedes contribuir, ayuda, para que los que no pueden contribuir también puedan leer’”, dijo.

Demori destaca el papel fundamental de identificar a la audiencia con la línea editorial. Según él, el sitio tiene una audiencia fiel, a la que le gusta el estilo y tipo de periodismo que hace TIB. The Intercept se enfoca en asuntos que tienen un impacto, dijo Demori, como cancelar una oferta por corrupción, provocar la respuesta de una institución o generar quejas. Esto es valorado por los donantes.

Foto em preto e branco de Leandro Demori

Leandro Demori, editor ejecutivo de The Intercept Brasil. (Foto: Renato Parada)

“La gente, cuando ve este impacto, siente que está pagando por un servicio público. Si Intercept fuera un sitio web más convencional, con un periodismo más estándar, sospecho que la campaña no sería tan fuerte, por lo que esta conexión es muy directa”, sostuvo.

En 2020, el TIB estableció la meta de R$ 300 mil, que se alcanzó en julio. Demori comentó que, con los recursos, fue posible prácticamente duplicar el tamaño de la redacción, que ahora cuenta con una veintena de personas, ubicadas en Río, São Paulo y Brasilia, además de mantener un corresponsal en el Nordeste. La contratación no fue solo para el lado editorial, sino también para “preparar el sitio para el futuro”, comentó Demori.

“Contratamos gente para coordinar la redacción, un director de audiencia, para calificar áreas, lo que antes no podíamos hacer. Construimos un estudio de video, porque no solo queremos más lectores, queremos trabajar con varios formatos. Queremos expandir el sitio para ser un difusor general de contenidos periodísticos”, explica.

El dinero también se invirtió en mudarse a una sala de redacción más grande y segura, en reportajes más costosos y en defender a los periodistas de demandas judiciales. Con la mayor visibilidad e impacto del sitio, señaló Demori, viene una “resaca legal”. “Nos molestamos más, sacamos a la gente de sus puestos, hacemos que la gente corrupta pierda dinero... Y las donaciones nos permiten mantener el proceso”, dijo.

¿Cómo funciona la campaña? 

La campaña de recaudación de fondos de TIB se realiza a través de una plataforma de crowdfunding, denominada Catarse. Hacer la colección en este formato fue una elección pragmática, dijo Araujo. “Catarsis absorbe toda la estructura de pago, emisión de comprobantes, administración de tarjetas y atención al cliente que yo no podría hacer solo. Obviamente Catarsis cobra por esto, se queda con un porcentaje del total”, afirmó.

Ilustração

Ilustración de la campaña de TIB. (Foto: Divulgación)

Así, el monto que queda para la redacción es menos de R$ 300 mil mensuales. También hay un flujo normal de seguidores que entran y salen, lo que hace que este total fluctúe considerablemente. Las personas retrasan el pago del boleto, les roban la tarjeta y no actualizan los datos en la plataforma o simplemente deciden dejar de pagar, por diversas razones, explicó Araujo.

Actualmente, la donación promedio para la campaña TIB es de R$ 27 por mes. El monto mínimo es de R$ 5, pero hay suscriptores que donan R$ 500 y hasta R$ 1.000 mensuales, por ejemplo. La mayoría, alrededor de 5.000 simpatizantes, aportan 25 reales al mes, de esa cantidad el suscriptor gana recompensas, como libros autografiados, invitaciones a eventos, un curso de seguridad digital y la posibilidad de formar parte de un grupo cerrado en Facebook.

“La gente valora mucho este grupo, porque puede tener una conversación directa con los periodistas de TIB. Nuestros reporteros y editores están comprometidos en dedicarse semanalmente al grupo, tratamos de interactuar, contamos sobre el día a día de la redacción, publicamos noticias... Es totalmente informal”, dijo Araujo.

Como existe una fluctuación normal en el número de patrocinadores, la campaña debe ser constante, con una búsqueda activa de donantes. TIB no invierte en anuncios de campaña, pero solicita donaciones en todos sus canales de comunicación: newsletters, Spotify, redes sociales y en la propia web, al final de cada informe. Es un trabajo intenso, de tiempo completo, expresó Araujo.

Al mismo tiempo, todo el equipo se esfuerza por responder e interactuar con los lectores a través de múltiples canales de comunicación. “Somos muy buenos en esto. Los suscriptores están acostumbrados a un canal abierto, envían una agenda, hacen preguntas, critican. Es difícil que un correo electrónico quede sin respuesta. Esto es una preocupación tremenda para nosotros, parece lógico que los medios independientes busquen una mayor proximidad. con tu audiencia”, señala.

Los canales también se utilizan para contabilizar cómo se invierte el dinero. A través del boletín, el público siguió el crecimiento del equipo de TIB y la construcción de un estudio de video.

El hecho de que The Intercept Brasil sea una organización sin fines de lucro ayuda a recaudar fondos, argumenta Araujo. “Todo el dinero se invierte en periodismo, no hay quien se quede con las ganancias”. Para ella, la campaña muestra que es posible hacer periodismo independiente en Brasil. “La audiencia tiene hambre de este tipo de periodismo, de alta calidad, de mucha entrega y de interés público. Y la gente está dispuesta a acogerlo”.

 

Este artículo fue escrito originalmente en portugués y traducido por Paola Nalvarte.

Más artículos