texas-moody

Debate sobre libertad de expresión se polariza mientras elecciones en Brasil se acercan

  • Por Guest
  • 2 octubre, 2010

Por Maira Magro

La intensificación de la campaña electoral en vísperas de las elecciones presidenciales y legislativas en Brasil el domingo 3 de octubre provocó una batalla de manifiestos sobre la libertad de expresión y la actitud de los medios, emitidos por asociaciones de periodistas y diversos movimientos sociales, reportaron la revista Carta Capital y la agencia de noticias ANSA.

El presidente Luiz Inácio Lula da Silva enfrenta fuerte críticas de los medios tras acusar a la industria de favorecer al candidato presidencial opositor. Bruno Garcez, del Centro Internacional para Periodistas, apunta que después de estas declaraciones el debate se polarizó y politizó cada vez más.

Ríos de tinta se han vertido en editoriales y artículos de opinión en varios periódicos para pronunciarse en contra de las declaraciones del presidente. Folha de S. Paulo incluso publicó un editorial en su portada con el título “Todo poder tiene límites”, en el que dice que la corrupción debe ser criticada sin importar el partido. Algunos usuarios de Twitter respondieron con alertas sobre los “hechos de Dilma por Folha”, en las que imitaban de manera burlona la supuesta parcialidad del periódico al culpar a Dilma Rousseff, la candidata del Partido de los Trabajadores (PT) a la presidencia, de cosas como la desaparición de la Atlántida y los recientes disturbios en Ecuador.

Recientemente, 64 abogados emitieron una “Carta al Pueblo Brasileño”, en la que defienden el derecho del presidente de criticar a la prensa. “Es lamentable que quieran negar al presidente su derecho, como ciudadano, a opinar [...] sobre las elecciones. El derecho a la expresión es sagrado para todos: la prensa, la oposición y cada ciudadano”, dice la carta. (El documento completo está disponible en portugués en el sitio Consultor Jurídico en formato PDF).

La carta es una respuesta al “Manifiesto en defensa de la democracia y de la libertad de prensa”, emitido la semana pasada en la facultad de Derecho de la Universidad de São Paulo y suscrito por jueces, politólogos, historiadores y embajadores en protesta por las declaraciones del presidente. En sus primeros días el manifiesto había reunido más de 45.000 firmas de apoyo.

Garcez dice que las dos partes han exhibido “actitudes estúpidas y ligeramente irresponsables” durante todo el proceso. Periodistas y simpatizantes del gobierno se manifestaron en un acto en contra del “golpismo mediático” en la sede del Sindicato de Periodistas de São Paulo. El mismo día, la oposición y periodistas de los principales medios, como Globo y Veja se reunieron para discutir las amenazas a la democracia y la libertad de expresión en la sede del Club Militar, un gesto que no pasó inadvertido en un país donde los militares dieron un golpe de Estado en 1964 y han mantenido un papel relevante en la represión de la libertad de expresión.

Mientras el debate sobre la libertad de prensa ha dividido a políticos y la opinión pública, la censura electoral parece no tomar partido. El mapa sobre la censura electoral desarrollado por Maíra Magro, deja claro que el partido de gobierno, (PT), el principal partido opositor (PSDB), y otras agrupaciones políticas han participado en actos de censura de la prensa durante la campaña electoral 2010.

Nota del editor: Esta historia fue publicada originalmente en el blog Periodismo en las Américas del Centro Knight, el predecesor de LatAm Journalism Review.

Más artículos