texas-moody

La mayoría de medios brasileños usa WhatsApp de forma limitada y pierde oportunidades de generar ingresos con el aplicativo, según investigador

Las organizaciones de noticias en Brasil rara vez fomentan la participación de lectores a través de WhatsApp, además de utilizar poco contenido multimedia como imágenes, videos o audio. También están perdiendo la oportunidad de monetizar la aplicación, lo que podría hacerse a través de anuncios, solicitudes de soporte o suscripciones.

El diagnóstico lo realizó el investigador brasileño Giuliander Carpes, doctorando en ciencias de la comunicación y la información en la Universidad de Toulouse III que acaba de publicar un estudio sobre el tema, con los resultados preliminares de su investigación doctoral. La encuesta se llevó a cabo en colaboración con el investigador español Enric Moreu, de la Dublin City University. Ambos forman parte de JOLT, un proyecto financiado por la Comisión Europea que estudia cómo el periodismo puede hacer el mejor uso posible de las tecnologías digitales y de datos.

Para su tesis, Carpes investigó el uso, por parte de las redacciones, de aplicaciones de mensajería y realizó entrevistas cualitativas con 40 editores de Brasil, Chile, Guatemala, México, España y Francia, siendo la mayoría de los encuestados, 28, latinoamericanos. La investigación también aborda el tipo de relación - de dependencia o autonomía- que tienen los medios con las plataformas de mensajes.

Los resultados preliminares, que se centran en el escenario brasileño, se publicarán en un artículo, pero Carpes quiso presentar los datos en un formato más oportuno y fácil de usar , con gráficos interactivos, para los periodistas.

“El sitio funciona como una especie de guía de buenas prácticas, un benchmarking inicial, tanto para aquellos que ya tienen un canal de WhatsApp y están interesados ​​en saber qué están haciendo otros medios, como para aquellos interesados ​​en crear un nuevo canal”, dijo.

LatAm Journalism Review (LJR) entrevistó a Carpes sobre su investigación. A continuación, puede leer la entrevista, que fue editada debido a su extensión y por motivos de claridad.

Carpes pesquisa o uso do WhatsApp pelos meios latino-americanos

Giuliander Carpes, doctorando en ciencias de la comunicación e información en la Universidad de Toulouse III.

LJR: Su investigación se centra en el uso de aplicaciones de mensajería en Brasil y América Latina por las salas de redacción. ¿Por qué es interesante estudiar este tema en estos países? ¿Usan estas aplicaciones más que otras?

Giuliander Carpes: Sí, según el último informe de noticias digitales del Instituto Reuters, las regiones que más utilizan aplicaciones de mensajería son América Latina, África y Asia. Para mi investigación, estoy haciendo un paralelo [entre América Latina] con España y Francia. Es interesante ver cómo se comportan los editores al adoptar, o no, estas herramientas teniendo en cuenta las diferentes realidades locales. A los europeos les resulta mucho más fácil que a los brasileños renunciar a WhatsApp si no les está dando el rendimiento que esperaban.

LJR: ¿Qué diferencias ha notado entre las aplicaciones y cómo las utilizan las salas de redacción?

GC: WhatsApp es el más extendido y, por ello, ofrece muchas limitaciones al intercambio masivo de mensajes como forma de intentar frenar la desinformación. Los puntos de venta están interesados ​​debido a su popularidad, pero pronto se sienten frustrados por estas limitaciones. Algunos se quedan, otros abandonan y van a Telegram, que es muy amigable con las organizaciones de noticias (no solo por los canales con un número ilimitado de usuarios, sino también porque permiten crear chatbots y programar mensajes). Así, ha crecido mucho el interés y uso de Telegram para distribuir noticias, ya que es más híbrido, por así decirlo, con un carácter de mensajero más privado, a la vez que cuenta con funciones de redes sociales abiertas, como los canales. Pero todavía no tiene una popularidad comparable [a WhatsApp]. Messenger en algún lugar en el medio y eso no es muy atractivo.

LJR: ¿Cuáles son las principales conclusiones de los resultados preliminares?

GC: Que, en general, los medios todavía intentan utilizar WhatsApp de forma muy limitada, con el objetivo principal y, en la mayoría de los casos, único, de difundir noticias de la forma más masiva posible, para llegar al mayor número de lectores que puede. Sin embargo, WhatsApp limita cada vez más este tipo de uso: cada lista de difusión y cada grupo hoy pueden tener un máximo de 256 usuarios. Es decir, la herramienta tiene y fomenta, al menos en la versión gratuita, una esencia de comunicación interpersonal, uno a uno, pero también de discusión en grupo reducido. Y, en general, los medios no lo tienen en cuenta o no les interesa.

Es incluso comprensible porque la prensa carece de la fuerza de trabajo para interactuar "uno a uno" con los lectores, pero hay uno u otro medio que se enfoca en esto y la retroalimentación es interesante. La participación de los usuarios en estos canales, la interacción, es más positiva, más genuina, porque, al ser privada (entre lector y editor, por ejemplo), no hay necesidad de hacer un comentario grandilocuente, polémico para llamar la atención (que en redes más públicas, como Facebook y Twitter y en los recuadros de comentarios de los sitios, fomenta el comportamiento de los trolls, muy negativo).

LJR: ¿Hubo algo que le sorprendió de los resultados?

GC: Me pareció muy positivo que algunos casos, todavía muy pocos, es cierto, intentan fomentar una cierta interacción, un compromiso con el lector. La cantidad de mensajes que tienen algún intento en esta dirección dentro de la muestra total es todavía muy pequeña, un 13 por ciento, pero algunos medios, como Aos Fatos y Correio Sabiá , lo hacen de manera consistente.

Y hay algunos casos, como el Tribuna do Paraná, que están muy bien organizados para afrontar esta interacción. Además de segmentar sus grupos en regiones de Curitiba, resto del estado y equipos de fútbol, ​​lo cual es muy interesante, cuentan con una persona específica del equipo que se encarga de administrar los grupos y responder a los mensajes de los lectores que llegan diariamente. .

También me sorprendió positivamente el uso generalizado de emojis, que muestra que los medios están interesados ​​en usar más el lenguaje de las aplicaciones de mensajería, no pueden hacerlo tanto debido a las propias limitaciones de WhatsApp. Por otro lado, sigue siendo muy difícil utilizar el tipo de comunicación más relajado que es común en estas aplicaciones y está en el centro de la difusión de desinformación en la plataforma.

Me resulta muy difícil luchar contra la desinformación cuando el contenido no informativo, por así decirlo, es mucho más interesante, divertido y compartible que la información creíble. Es necesario buscar la manera de combinar todo esto a favor de una información de calidad, sin preocuparse por mantener la llamada sobriedad. La innovación de noticias en WhatsApp es muy limitada.

LJR: ¿Y cuál es la importancia de enviar este tipo de contenido periodístico a través de WhatsApp, una red que, especialmente en Brasil, ha sido muy utilizada para difundir noticias falsas? 

GC: Creo que es muy importante, pero reitero que este contenido de mayor calidad suele venir en un formato y un lenguaje más sobrios, a veces incluso sombrío , que lamentablemente no tiene el mismo impacto que un meme de desinformación. Nadie sabe cómo luchar cara a cara con esto, todavía. Y, en parte, creo que es porque ni siquiera intentas pelear, ¿sabes? Es necesario innovar más, crear o copiar formatos que utilicen el lenguaje que ya tiene éxito en el día a día de las aplicaciones de mensajería.

Es curioso que en las historias de Instagram o en TikTok, por ejemplo, veo varios medios que intentan innovar, crear filtros, incluso programas específicos con un lenguaje joven. ¿Por qué los formatos de WhatsApp tienen que ser básicamente newsletters o enlaces, si no son necesariamente los formatos más populares de la herramienta?

LJR: En su investigación señala que pocos medios utilizan contenido multimedia, como imágenes, gifs o audio, en WhatsApp. ¿Es esta una buena estrategia?

GC: Es difícil hablar de lo correcto o incorrecto en este asunto porque cada medio tiene una idea para su propio canal de WhatsApp. A menudo, esta opción de no utilizar contenido multimedia también está motivada por una limitación de la propia herramienta. Muchos editores me han dicho que cuanto más complejo o pesado sea el mensaje (si tiene videos, fotos, gifs), más probable es que el proceso falle y llegue a menos personas. Entonces, es comprensible que muchos medios quieran mantener el proceso lo más simple posible, solo con un enlace y/o texto. Pero realmente, estos no son los casos más interesantes.

Sabemos que los mensajes de audio, en general, no tienen tantos problemas en WhatsApp. Este también es un formato muy común y popular entre los usuarios de la plataforma y hay medios que están apostando por él y cosechando recompensas. Un clásico es The Telegraph, en Inglaterra, enfocado a quienes viajan al trabajo, y en Brasil está Panorama, un boletín diario con enfoque nacional, y Matinal, un boletín local de Porto Alegre. En el caso de Telegraph, dicen que un lector de WhatsApp tiene 12 veces más probabilidades de suscribirse al periódico que un lector que sigue el medio solo en otras redes.

LJR: Según sostiene, las redacciones brasileñas usan poco WhatsApp para cambiar la relación con su audiencia. Su investigación muestra que solo el 12,8 por ciento del total de mensajes tenía algún tipo de solicitud de participación. ¿Es esta una estrategia adecuada para el uso de la herramienta que está marcada por la comunicación interpersonal?

GC: Creo que, en general, puedes mejorar mucho. El problema es que muchos medios no tienen suficiente fuerza laboral para interactuar con los lectores a través de WhatsApp. Y sospecho que la mayoría no ve cómo crear valor en esta relación más cercana con el lector. Entonces hacen lo que pueden. Las investigaciones indican que incluso la adaptación a Twitter, por ejemplo, que es una red de noticias mucho más antigua y consolidada, no creó una nueva cultura para la herramienta, solo adaptó el modus operandi existente.

LJR: Mencionó la falta de personal para hacer esta interacción con los lectores. ¿Vale la pena contratar personas para esto?

GC: Depende mucho del tamaño de tu tienda y del rendimiento que esperas tener. Investigué canales muy diferentes: había pequeños puntos de venta locales (para los cuales WhatsApp, por regla general, se usa para generar clics), sitios más grandes (que ya pueden pensar en crear una relación más cercana con el lector), grandes puntos de venta nacionales (para los cuales WhatsApp es una fuente de audiencia muy pequeña, lo que supone mucho trabajo, por lo que no recibe mucha inversión), medios pequeños como agencias de verificación de datos (que apuestan por diversas fuentes de audiencia y necesitan que su contenido sea compartido tanto como sea posible) y puntos de WhatsApp prácticamente nativos, como Correio Sabiá y Panorama. Entonces, cuanto más importante es WhatsApp para un medio, más vale la pena invertir, pero siempre con la salvedad de que depender demasiado de una herramienta, especialmente una a la que no le gusta mucho el periodismo, no es una buena estrategia. Veo los medios locales, las agencias de verificación de datos y estos nativos de WhatsApp como los que más pueden beneficiarse de invertir en este tipo de participación. Pero hay que verlo caso por caso, como todo lo demás hoy en día en este entorno de plataforma, no existe una fórmula lista para usar.

Creo que los medios con canales más sostenibles, digamos, son aquellos que agregan valor al usuario con un servicio o producto que es importante para ellos, ya sea un boletín 3 veces al día, por la mañana o al final del día, ya sea una grabación de audio, ya sea una selección de noticias solo sobre la región de la ciudad del lector o sobre su equipo de fútbol.

Carpes pesquisa o uso do WhatsApp pelas redações latino-americanas

Carpes investiga el uso de plataformas de mensajes, principalmente WhatsApp, por medios latinoamericanos.

LJR: ¿Y cuáles son los beneficios de invertir en estas aplicaciones?

GC: El principal beneficio del que han informado muchos editores es el contacto directo con el lector, el mensaje enviado que llega directamente a su bandeja de entrada y tiene una tasa de lectura más alta que un correo electrónico, porque están allí abriendo la aplicación de mensajería todo el día, no mencionar que este mensaje no es elegido por un algoritmo. Los retornos son diversos, dependiendo mucho de cada punto de venta. Creo que el aumento de audiencia solo ocurre en los establecimientos que aún son pequeños, que suelen tener un techo bajo. Los canales más grandes hoy en WhatsApp tienen alrededor de 20.000 personas y en Telegram, casi 200.000. Todavía está lejos de los millones en Facebook y Twitter (aunque solo una parte muy pequeña de esos millones realmente ve cada publicación en estas redes).

LJR: Su investigación muestra que solo unos pocos medios aprovechan WhatsApp para aumentar sus fuentes de ingresos, ya sea pidiendo apoyo a los lectores, publicando anuncios o pidiendo a los lectores que se suscriban (solo O Estado de S.Paulo, Aos Fatos, Panorama, Correio Sabiá, UOL Economia+ hacen esto con regularidad). ¿Es esta, en su opinión, una oportunidad perdida?

GC: Sí, creo que es una oportunidad perdida, porque no cuesta nada pedir ayuda para su programa de miembros, ofrecer algún paquete de suscripción o incluso compartir anuncios allí. ¿Por qué no hacerlo? Quienes lo han hecho han tenido comentarios positivos, sí. Por supuesto, los ingresos allí no cubren todo el establecimiento, pero se suman. En materia de suscripción, nadie en Brasil hace lo que hace The Telegraph (en el pasado, colocaban una lista de enlaces, dejaban algunos abiertos y otros cerrados, ahora los cierran todos y animan a los usuarios de WhatsApp a suscribirse al periódico con un prueba de un mes), pero Estadão y UOL Economia+ hacen algo así.

Algunos periódicos como Correio y Gazeta do ES tienen grupos solo para suscriptores. En un programa miembro, destaco Ao Fatos , Agência Pública y Correio Sabiá. Un periódico local de Santa Catarina, O Município, publica anuncios de pequeñas y medianas empresas en la herramienta, lo cual es bastante válido. Estadão y GZH tienen patrocinadores para sus boletines en la plataforma.

LJR: Hablamos de beneficios y oportunidades, pero ¿cuáles son los riesgos de estas aplicaciones?

GC: Lo principal es la imprevisibilidad. Lo que funciona bien hoy para un medio de comunicación en una aplicación de mensajería puede no funcionar mañana. Hoy en día, WhatsApp tiene un modelo de negocio un poco más claro, pero el de Telegram todavía está abierto de par en par. Con el tiempo, también tendrán que abordar el tema de la desinformación. WhatsApp prohibió la automatización y el envío masivo de mensajes, lo que obstaculizó el funcionamiento de canales de varios medios (principalmente extranjeros) y limitó su potencial de crecimiento. ¿Telegram dará un trato diferente a los medios de comunicación? No sabemos.

Más artículos