texas-moody

Mujeres Referentes, el proyecto periodístico venezolano que busca aumentar las voces de mujeres y personas no binarias en medios

Que se acaben las excusas para no incluir voces expertas de mujeres y personas no binarias en textos periodísticos de Venezuela. Ese el principal objetivo del proyecto Mujeres Referentes desarrollado por la Alianza Rebelde (constituida por los medios Runrun.es, El Pitazo y Tal Cual) y Chicas Poderosas Venezuela y que fue recientemente lanzado.

Mujeres Referentes tuvo sus inicios en un taller sobre producción de contenidos con enfoque de género que recibieron periodistas de los tres medios por parte de las ONG Avesa y Aliadas en Cadena en mayo de 2019. Como resultado del taller, los medios de la Alianza Rebelde crearon un decálogo que servía como guía para lograr producir reportajes que estuvieran libres de alguna forma de discriminación a mujeres.

“En ese decálogo, el segundo de los ítems decía: ‘garantizar la paridad, pluralidad y equilibrio de género en las fuentes que se consultan’”, dijo Carmen Riera, coordinadora de Mujeres Referentes y directora de proyectos de Runrun.es, a LatAm Journalism Review (LJR).

Periodistas venezolanas Carmen Riera y Yelitza Linares

Carmen Riera y Yelitza Linares, creadoras del proyecto Mujeres Referentes. (Foto: Cortesía)

Para poder dar respuesta a ese punto, ella junto a Yelitza Linares, gerente de estrategia y negocios de El Pitazo, decidieron crear un Drive en el que todos incluirían sus fuentes mujeres y personas no binarias.

“Suponíamos que con la sumatoria de cada uno, el aporte que haría cada uno de los periodistas haríamos un directorio mucho mayor y más enriquecedor para nuestros medios”, dijo Riera.

Sin embargo, por la “vorágine informativa” de Venezuela, el proyecto no tuvo un seguimiento riguroso, explicó Riera. En 2020, con la llegada de la pandemia por COVID-19 y el aumento de consejos de redacción vía Zoom, Riera se dio cuenta que una de las secciones de Runrun.es en particular no tenía la voz de mujeres. La sección, Tres por Tres, le pregunta a tres personas expertas en un área específica las tres mismas preguntas. Riera comenzó a notar que casi siempre los que hablaban eran hombres.

“‘Y ¿qué pasó? ¿Por qué solamente tenemos hombres que declaran aquí? ¿Nosotros no tenemos especialistas mujeres?’”, preguntó Riera a sus colegas. Junto con Linares comprendieron que debían retomar el proyecto. Las dos periodistas además de pertenecer a medios parte de la Alianza Rebelde son Embajadoras Poderosas en el país.

Eso fue hace ya nueve meses. En ese momento comenzó el proceso para fortalecer la iniciada base de datos, revisión de fuentes y confirmación de participación en el proyecto.

De acuerdo con Riera, la base de datos se fue alimentando principalmente con las fuentes de los periodistas y en algunos casos con información de algunas ONG. Para Linares, precisamente el hecho de que sea un proyecto que nace de los propios medios y periodistas le da relevancia.

“El Pitazo es el medio de los tres de la Alianza que tiene más corresponsales sobre todo en las regiones. Y era una manera también de darle visibilidad a esas mujeres que también están en las regiones, porque los medios frecuentemente somos muy centralistas a la hora de dar información, sobre todo cuando es muy especializada”, dijo Linares a LJR. “Entonces esto fue muy bueno, muchas de las periodistas y hombres también se sintieron llamados por esto y aportaron contactos. De alguna manera sienten que esa base de datos también es de ellos”.

Con los contactos listos, el equipo coordinador verificó la información de las posibles fuentes: tal vez uno de los pasos más importantes. Para Linares, quien es la editora del proyecto, este fue uno de los desafíos más importantes en su realización. Algo en lo que coincide Riera.

“Para nosotros es importante la validez de esa persona como fuente y que tenga las capacidades para ello. Es decir, que sea una persona con una trayectoria profesional, que haya tenido aportes a la sociedad, al país, bien sea por investigaciones, bien sea por el cargo que ha ocupado, bien sea por la creación de ONG o defensa de derechos humanos, es decir, cada una de estas mujeres o personas no binarias que están en el directorio son aprobadas por nosotros en ese sentido”, explicó Riera. “Tienen que ser mujeres y personas no binarias con unas capacidades probadas allí en los diferentes ámbitos”.

Tras la revisión, la base de datos tenía una lista de 300 mujeres y personas no binarias. A esa cantidad de contactos se le enviaron correos electrónicos en el que se les explicaba el proyecto y pedían su autorización para estar allí: una de las particulares de Mujeres Referentes.

El proyecto salió al público con un total de 207 mujeres. Algunas de las personas contactadas no dieron respuesta al email o rechazaron su participación, en algunos casos porque consideraron que no tenían tiempo para responder peticiones periodísticas. Linares, no obstante, piensa que en algunos casos podría haber algo de reticencia por parte de algunas mujeres para reconocerse a sí mismas como referentes, algo que vio desde que era editora en el diario El Nacional.

Proyecto Mujeres Referentes Venezuela

“Nuestro equipo era de mujeres y era una lucha, nos costaba conseguir mujeres como voceras. Y siempre tuvimos claro esto [sobre] las mujeres: uno nos cuesta, hasta que no estamos ciento por ciento convencidas de que podemos hablar sobre un tema, no nos mostramos. No nos ofrecemos”, dijo Linares. “Y es una tontería, pero sí los hombres parece que ellos [quizás] con menos dominio de un tema se atreven más. A nosotros nos cuesta un poco más atrevernos. No sé si es un aprendizaje cultural o si es una generalización lo que estoy diciendo. Pero esa puede ser una razón”.

Linares también identifica los varios roles que en muchas ocasiones la mujer lleva a cabo tanto a nivel profesional como personal que hace más difícil “visibilizar nuestro trabajo”. Por eso está convencida que una posible segunda fase del proyecto debería enfocarse en formar mujeres como voceras, al frente de las cámaras.

“¿Por qué no hacerlo? ¿Por qué no que seamos las mujeres las que podamos hacerlo si en determinados temas o en determinadas áreas somos las personas más preparadas o tan preparadas como otros colegas o compañeros”, dijo.

Mujeres Referentes es entonces un primer paso para dar lugar a esa vocería. Una de las personas que hacen parte del proyecto es Zulma Bolívar, urbanista especialista en Planificación Estratégica Urbana y Diseño Urbano. Para ella el proyecto permite ayudar a sanar esa “deuda global” que tienen las políticas públicas en incorporar la perspectiva de género toda vez que permite tener un registro de las mujeres que han trabajado por una mejor Venezuela y que han hecho historia.

“En lo personal me llena de un inmenso orgullo, saber que mi nombre fue incluido, acompañado además de aquellas mujeres a quienes admiro y que han constituido hitos en mi vida”, le dijo Bolívar a LJR. “En lo profesional, comparto espacio con muchas otras urbanistas que han dedicado su vida a construir ciudad y ciudadanía. El urbanismo se presenta como una oportunidad para construir espacios más justos, eficientes y sostenibles y su implementación con perspectiva de género nos ayuda a incorporar la visión, necesidades y problemáticas de toda la población, sin discriminación de edad o sexo, permitiendo que todos tengamos igual Derecho a la Ciudad”.

Para Bolívar ese derecho a la ciudad sin duda está ligado a la participación ciudadana y al ejercicio pleno de facultades y de poder liderar. En ese sentido, Mujeres Referentes permite empoderar la participación política de la mujer, según explicó. “Es un medio para fortalecer sus voces y generar espacios y recursos para las agendas comunes que podrían contribuir a mejorar las condiciones de vida con mayor igualdad”, dijo.

Ahora que ya fue lanzado oficialmente, la página está abierta para postulaciones que quieran hacer otros periodistas o cualquier otra personas. La idea es poder incrementar la base de datos.

“Como dijimos desde un primer momento del lanzamiento, esto es colaborativo. Así como en un principio colaboraron los periodistas y las periodistas de los tres medios, ahora solicitamos la colaboración de la sociedad, de otros colegas, porque esto es precisamente para todos los periodistas, para todos los medios, inclusive para investigadores, estudiantes, organizadores de foro”, dijo Riera.

Un llamado que ya ha sido recibido, hasta la semana pasada habían recibido 180 postulaciones. De hecho, desde que el proyecto estuvo al aire el domingo 6 de junio, en las redes sociales se ha visto el apoyo al proyecto. Especialmente, las ONG que tienen a mujeres de sus equipos como Mujeres Referentes han mostrado su agradecimiento por el portal.

“Las mismas mujeres [muestran] un agradecimiento y al mismo tiempo una responsabilidad. Saben que lo que se busca es precisamente que existan voces diversas, que exista una pluralidad en cuanto a la información, y por eso lo celebran. Inclusive la Escuela de Comunicación Social de la Universidad Católica Andrés Bello también se refirió en un tuit a la importancia de tener este directorio. Creo que ha sido muy bien recibido”, dijo Riera.

Mujeres Referentes VenezuelaEn la actualidad, el directorio cuenta con personas que abarcan un espectro de 35 profesiones. Y del total hay 40 abogadas, seguidas por psicólogas (con 27 personas) y comunicadoras (25). De las 207 personas del directorio, 35 de ellas cuentan con doble titulación, y por supuesto, muchas de ellas cuentan con posgrados, maestrías y doctorados.

El reto ahora y lo más importante, para las co-creadoras del proyecto, es lograr que la base de datos se use.

“Creo que el gran desafío es ese. Que la base de datos se use y que ojalá se puedan sumar muchas más venezolanas. No sólo las que están dentro, sino las que están fuera de Venezuela, porque Venezuela ha perdido un talento muy valioso en los últimos años a raíz de la crisis. Y me parece que esto es una manera de nosotros por rescatar esos referentes que hemos perdido”, dijo Linares.

“Que ya no tengan la excusa ‘ay, es que no conocemos mujeres ingenieras’, ‘es que no conocemos personas economistas’, sino que puedan buscar allí”, enfatizó Riera.

Más artículos