texas-moody

Nativos digitales brasileños usan WhatsApp para buscar una conexión directa con el público

Dos quintas partes de los brasileños usan WhatsApp para consumir noticias, según datos del Digital News Report 2022 del Instituto Reuters. La plataforma es la segunda red social más popular para el periodismo en el país, detrás de YouTube y por delante de Facebook. No es casualidad que la aplicación se haya convertido en el foco de la estrategia de distribución de medios nativos digitales en Brasil, que ven una oportunidad de establecer una conexión directa con el público.

“WhatsApp no ​​tiene un algoritmo que seleccione lo que verá la audiencia, lo que nos da a nosotros y a la audiencia más control sobre el contenido. Sabemos lo que recibirá nuestra audiencia y ellos saben que verán todo lo que publicamos”, dijo Mauricio Ferro, creador de Correio Sabiá, a LatAm Journalism Review (LJR).

Ferro participó del panel “Aprenda a difundir noticias por WhatsApp”, realizado durante el 17º Congreso Internacional de la Asociación Brasileña de Periodismo de Investigación (Abraji), que reunió a representantes de medios nativos digitales de pequeña escala para compartir sus experiencias con WhatsApp.

Mauricio Fierro (Correio Sabiá), Chico de Goes (Brasília Alta Frequência), Thiago Borges (Periferia em Movimento) e intérprete de Libras. (Crédito: captura de tela)

Mauricio Ferro (Correio Sabiá), Chico de Goes (Brasília Alta Frequência), Thiago Borges (Periferia em Movimento) e interprete de Libras. (Foto: Captura de pantalla)

 

Fundado durante las elecciones brasileñas de 2018, Correio Sabiá nació en WhatsApp, una plataforma muy utilizada para difundir desinformación electoral. “Si las personas estaban difundiendo desinformación, también podrían difundir periodismo de calidad. Empecé a apostar a que el contenido creíble se volviera viral”, dijo Ferro durante el panel.

En cuatro años, Correio Sabiá logró sobrevivir y expandirse, y ahora tiene un sitio web y un podcast diario. El medio ofrece una curaduría diaria de noticias de política, economía, ciencia y medio ambiente en mensajes de no más de tres minutos de lectura. WhatsApp es el principal canal de distribución y contacto con la audiencia – son3.100 lectores divididos en 18 grupos.

“La ventaja del grupo es tener una métrica muy precisa. La persona que está en el grupo, tiene muchas ganas de recibir tu contenido. En el grupo sabes que lo está recibiendo porque si está en el grupo, va a recibir todo lo que le envíes”, dijo Ferro.

Además de Ferro, el equipo cuenta con otros cuatro integrantes. Correio Sabiá fue seleccionado para la segunda edición brasileña del GNI Startups Lab, el programa de aceleración de periodismo de Google, y participó del programa Digital Path to Entrepreneurship and Innovation for Latin America, del Centro Internacional para Periodistas (ICFJ, por sus siglas en inglés).

Los esfuerzos actuales, además de cubrir las elecciones brasileñas de octubre, tienen como objetivo encontrar fuentes de ingresos que permitan el sostenimiento financiero del medio. El programa de membresía recauda lo justo para cubrir los costos operativos.

“La monetización es un proceso muy complicado y, para mantener Correio Sabiá, y mantener mi vida, pagar mi renta, pagar todo, necesito hacer otros freelance también, lo que hace que todo sea aún más sorprendente porque Correio Sabiá es de hecho una dedicación diaria”, dijo Ferro.

Periferia em Movimento, por otro lado, es un medio especializado en la cobertura no trivial de las regiones periféricas de la ciudad de São Paulo, la más grande de Brasil con 20 millones de habitantes. El medio digital nació en 2009 para dar voz a comunidades sin tanto espacio en los medios tradicionales. Llegar al público objetivo, mujeres de escasos recursos que viven en barrios alejados del centro de la ciudad, siempre ha sido un desafío.

“La distribución de contenidos, hacer que nuestros contenidos periodísticos lleguen a nuestra audiencia, siempre ha sido una preocupación. Trabajamos a través de internet, somos un medio digital y sabemos que el acceso a internet no es universal”, dijo Thiago Borges, fundador y gerente de contenido de Periferia em Movimento.

WhatsApp ya estaba en el radar: periodistas del equipo participaban en grupos de movimientos sociales, colectivos y barrios periféricos de São Paulo. Pero fue recién con la pandemia de COVID-19 que el medio estructuró una estrategia para la app, con la producción de contenidos de audio para ser distribuidos vía WhatsApp. Nacía ZapCast.

“Era un podcast a través de WhatsApp, así que era un podcast corto, diario, de 3 minutos que hace preguntas, explica temas de la pandemia, habla sobre el uso de la mascarilla, habla sobre cómo acceder a la ayuda de emergencia en el sitio web del gobierno y eso. Tuvo mucha repercusión y creamos un número para WhatsApp de Periferia”, dijo Borges.

Como resultado de ZapCast, ha habido un aumento en el número de suscriptores a las listas de transmisión de Periphery on the Move. Hoy el medio también produce y envía contenidos en texto y video, y también utiliza el estado del perfil para informar.

“WhatsApp ha sido la mejor manera de medir cuánto podemos llegar a nuestra audiencia. Organizamos las listas de transmisión por ubicación [en la ciudad de São Paulo] y hoy sabemos que buena parte de nuestra audiencia se concentra en las zonas periféricas”, dijo Borges.

Por su parte, la agencia de noticias Brasília Alta Frequência tiene como público objetivo el mercado financiero, pero también utiliza WhatsApp como herramienta para llegar a él. La agencia existe desde hace tres años como una iniciativa de veteranos periodistas de diarios tradicionales.

“Fuimos contratados inicialmente por el Banco Santander para cubrir la reforma de pensiones. Fue un tema que despertó mucho interés en el mercado financiero. (...) Y, a partir de ahí, otras instituciones financieras también comenzaron a contratar nuestros servicios de información”, dijo el fundador Chico de Góes durante el Congreso de Abraji.

La agencia, que ahora tiene un sitio web, utiliza ampliamente WhatsApp para enviar información a sus suscriptores: hoy hay 12 instituciones financieras que se suscriben al servicio de Brasília Alta Frequência para estar bien informados sobre la cobertura política de la capital federal.

“Tenemos grupos de WhatsApp y tenemos una lista de difusión. Utilizamos las listas de difusión para los encargados de prensa de parlamentarios, senadores y ministros, que acaban siendo nuestras fuentes. Terminan pasándolo [el contenido] a esa audiencia. Y tenemos los grupos para cada institución suscriptora. La ventaja de los grupos es que los suscriptores pueden interactuar con nosotros”, dijo Góes.

Uno de los beneficios que se ofrece a los suscriptores es la participación en los consejos de redacción semanales donde pueden sugerir ciertas coberturas y enfoques específicos de temas noticiosos que les interesen.

Para los medios que tienen a WhatsApp como centro de su estrategia de distribución de contenidos y conexión de audiencias, un cambio está en camino y llegará a Brasil poco después de las elecciones: aumentar la capacidad de los grupos a 512 miembros (el límite hoy es de 256) y construir comunidades. Los cambios son parte de una estrategia global para que la plataforma compita con su rival ruso Telegram.

“La mayor expectativa que tengo no es sobre ampliar la capacidad de los grupos, sino sobre la posibilidad de reunirlos bajo el mismo paraguas”, dijo Ferro a LJR. “Creo que esta función puede ayudar a organizar y segmentar a los lectores, por ejemplo, entre suscriptores y no suscriptores. Puede hacer que sea más fácil ofrecerles nuevos productos y servicios, de acuerdo con sus propios intereses. Será interesante ver cómo funciona esta novedad”.

Más artículos