texas-moody

Organización internacional aboga por ley para combatir impunidad en crímenes contra periodistas en Brasil

El Instituto Internacional de Prensa (IPI, por sus siglas en Inglés) emitió un comunicado el lunes, 18 de febrero, alertando sobre la creciente impunidad en los casos de crímenes contra periodistas e instando a su vez al Congreso a aprobar el proyecto de ley que federaliza la investigación de los ataques contra los profesionales de la prensa en Brasil.

Según la entidad, deberían aprobarse normas que faciliten la persecución jurídica de los autores de crímenes contra profesionales de la prensa. El PL 1078/2011 es una de esas normas, porque propone que ese tipo de crímenes sean investigados por la Policía Federal y juzgados por tribunales federales, sin la injerencia de la policía local, la cual en ocasiones está comprometida políticamente. La iniciativa está a la espera del dictamen del Comité de Seguridad Pública y Lucha contra el Crimen Organizado de la Cámara de Diputados, desde mayo de 2011.

"La impunidad está alimentando un ciclo de violencia contra los pocos reporteros que se atreven a tocar temas delicados como el narcotráfico y la corrupción", dijo Anthony Mills, subdirector del IPI.

El comunicado cita como ejemplo el asesinato de los periodistas Paulo Rocaro y Luis Henrique Georges a mano de hombres armados en el 2012 en Ponta Porã, ciudad de Mato Grosso del Sur, en la frontera con Paraguay. Además de los periodistas, un oficial de policía que investigaba el caso también fue asesinado. Los crímenes todavía no han sido resueltos.

"Brasil es hoy en día uno de los países más peligrosos para los periodistas en el hemisferio occidental. Es preocupante que mientras el número de asesinatos de periodistas aumenta, el valor y la capacidad de hacer justicia disminuye", dijo Mills.

El país fue catalogado por la organización Reporteros Sin Fronteras como el quinto más peligroso del mundo para los periodistas en el 2012. El año pasado, cinco periodistas fueron asesinados en el país por motivos relacionados con su profesión, mientras que otros, como el reportero investigativo Mauro König y el reportero de Folha de São Paulo André Caramante, tuvieron que abandonar el país debido a las amenazas.

Nota del editor: Esta historia fue publicada originalmente en el blog Periodismo en las Américas del Centro Knight, el predecesor de LatAm Journalism Review.

Más artículos