texas-moody

Periodistas brasileños lanzan agencia de datos local, en región del país con alta concentración de desiertos de noticias

Lucas Thaynan y Graziela França eran jóvenes estudiantes en Federal de Alagoas cuando la universidad se declaró en huelga. Con tiempo libre en sus manos, decidieron tomar un curso en línea de periodismo de datos.

“Nunca había oído hablar de este término, periodismo de datos. Pero por lo que leí rápidamente, combinó el periodismo que me interesaba y los números, que ya me gustaban mucho”, dijo Thaynan a LatAm Journalism Review (LJR).

Después del curso, los estudiantes profundizaron en el tema y lanzaron Tatu -- mientras aún estaban en la universidad y con solo R$200 (cerca de US$ 36)--, una agencia de periodismo de datos especializada en la cobertura del estado de AlagoasHoy, la startup tiene ocho empleados, ya es financieramente sostenible y busca expandir la cobertura para abarcar el noreste, la segunda región más poblada del país, donde se concentra más del 27% de los brasileños.

Equipe da Tatu, agência de jornalismo de dados especializada

Equipo de Tatu, agencia de periodismo de datos especializada en la cobertura del estado de Alagoas.

A pesar de ello, el noreste es también la región con mayor número y mayor proporción de desiertos de noticias, que son municipios sin medios independientes de periodismo, según el Atlas da Notícia 2020Hay 1.318 desiertos, es decir, el 73,5% de los municipios del noreste no tiene medios de comunicación.

El año pasado, Tatu fue elegida para participar en el Startup Lab de Google News Initiative, un programa para apoyar y acelerar empresas y proyectos de periodismo. Además de la tutoría y la capacitación, la puesta en marcha recibió US$ 20.000 en fondos.

“Éramos los únicos representantes del norte y noreste, de diez medios brasileños, esto fue muy bueno para nosotros”, dijo Thaynan, quien es el director de visualización de la agencia.

Llevar esta representatividad y diversidad regional a los entornos mediáticos dominados por los medios del eje Río-São Paulo-Brasilia, además de llenar un vacío informativo en el noreste, es una de las misiones de Tatu.

Al comienzo del proyecto, mientras aún estaba en la universidad, Thaynan había planeado enfocarse solo en datos y política. Pero la escasez de este tipo de periodismo en Alagoas le hizo abandonar la idea de restringir el contenido a una sola sección de noticias.

“Nadie hace periodismo de datos aquí en el estado, así que podemos trabajar en cualquier tema dentro de eso. Hicimos mucha producción enfocada en salud durante la pandemia y cubrimos política, economía, medio ambiente, seguridad pública”, dijo.

El director de tecnología de Tatu, Lucas Maia, quien se unió a la iniciativa un año después de su lanzamiento, está de acuerdo.

“Dondequiera que haya datos [sobre Alagoas y sobre el noreste], los cubrimos. Porque en cierto modo Brasil ya está bien cubierto, y hay una falta de esta cobertura aquí mismo en el noreste. Entonces, en lugar de competir con grandes medios, tratamos de hacer lo que no se está haciendo”, dijo Maia a LJR.

El periodista enfatizó cómo la falta de información sobre el noreste tiene un impacto real en la vida de las personas.

“Sé mucho más sobre São Paulo que sobre Sergipe y Pernambuco, que están justo al lado. Solo con nuevos puntos de venta emergentes y nuevas fuentes de ingresos podremos cambiar eso. Si quien financia mi punto de venta, es el origen de los ingresos, está en el sureste o en la capital federal, todas mis historias también circularán por ahí”, explicó.

Maia dice que las redacciones del estado han pasado por muchos recortes y despidos en los últimos años, lo que ha afectado la capacidad de los periodistas locales para hacer buenos reportajes.

“Entonces, lo que abunda en los sitios de noticias es información basada en comunicados de prensa. Difícilmente verás una historia bien investigada a menos que estés cerca de un premio, cuando los periodistas se movilizan para hacer un reportaje un poco más elaborado [...] Las redacciones tradicionales aquí suelen estar guiadas por el periodismo declaratorio. Vas a la rueda de prensa, le preguntas al gobernador cómo es la seguridad pública y escribes”, dijo.

Así, el diferencial de Tatu, en el contexto local, es que utiliza datos en bruto para crear sus propias historias, escapando de la agenda de las oficinas de prensa. Es decir, la declaración de las autoridades llega al final del artículo, cuando es el momento de preguntar por el otro lado, y no como punto de partida, dice Maia.

“Eso hace mucha falta y ese es el espacio que intentamos cubrir”.

Comenzando un negocio desde la facultad, sin dinero

La idea de crear Tatu surgió después de que Thaynan tomara un curso en línea de introducción al periodismo de datos del Centro Knight para el Periodismo en las Américas en 2015, cuando estaba en la universidad.

Al finalizar el curso, se seleccionaron los mejores trabajos para participar en un evento en Google. Thaynan dice que fue el único estudiante entre los ocho elegidos; los otros eran profesionales que ya trabajaban en el campo. La experiencia y los comentarios de los instructores, según él, fueron “una gran motivación”.

“Creo que si no fuera por el Centro Knight, Tatu no existiría hoy”.

Después del curso, Thaynan descubrió que Graziela França, actual directora de contenido de Tatu y amiga suya de la universidad, también había tomado la capacitación. A lo largo de 2015 y 2016, los dos profundizaron en el periodismo de datos, pero sentían la falta de no poner en práctica los nuevos conocimientos.

Entonces, en 2017, Thaynan decidió hacer su trabajo de graduación sobre una agencia de periodismo de datos. Luego le propuso a França y a otro amigo de la universidad que se basaran en el proyecto para crear Tatu, que se lanzó en abril.

Lucas Thaynan e Graziela França são fundadores de agência de jornalismo de dados

Lucas Thaynan y Graziela França reciben premio de periodismo. (Foto: Archivo personal)

Thaynan contó que, en el primer año, se financiaron con el valor de los premios locales que ganaron. Y todo se reinvirtió en la agencia.

“Hubo alrededor de tres premios, cada uno dio alrededor de mil reales (cerca de US$ 181). Hoy tenemos ocho premios”, añadió.

Para lanzar la agencia, pasaron unos cuatro meses configurando el sitio, por sí mismos.

“No sabíamos cómo hacerlo, lo aprendimos de la manera difícil y lo configuramos desde cero. Invertimos solo R$ 200 (unos US$ 36) al principio, en hosting y dominio”, dijo.

En 2018, Thaynan y Maia tomaron otro curso del Centro Knight sobre Python.

“Yo ya sabía del trabajo de Thaynan y Tatu, entre los estudiantes era algo de lo que se hablaba mucho, se llevaban todos los premios del estado, pero no los conocía personalmente”, dijo Maia, quien también estudiaba en Federal de Alagoas. Los dos fueron seleccionados, al final del curso del Centro Knight, para un evento en Google, donde se conocieron, y Maia se unió a Tatu.

Ese mismo año, Thaynan se graduó. Ya había realizado varias pasantías en redacciones locales, pero en lugar de buscar un trabajo fijo en un medio, decidió invertir en la agencia.

“Pensé 'tal vez tenemos un proyecto realmente genial aquí' ... porque en el primer año de Tatu ya habíamos recibido algunos premios locales”.

También contribuyó a su decisión el hecho de que el mercado periodístico de Alagoas atravesara un momento difícil. En 2019 hubo una gran huelga de periodistas y, tras la movilización, muchas empresas despidieron en masa a sus empleados, especialmente a los vinculados a la huelga. Aquellos que mantuvieron sus trabajos en la sala de redacción vieron recortados sus salarios y sufrieron drásticas reducciones de personal, dijo Thaynan.

“Seguimos viviendo muchas repercusiones de esta huelga y creo que las viviremos en los próximos cinco a diez años. Eso me hizo dedicarme aún más a Tatu para hacerlo crecer y poder pagar a todo el equipo. El mercado laboral para los periodistas aquí ya era difícil, después de la huelga empeoró aún más. El mercado quedó demasiado pequeño para todos”, dijo.

Hasta 2020, todos los que trabajaron en Tatu lo hicieron como voluntarios. Actualmente, la startup tiene ocho empleados, todos remunerados. El medio publica dos artículos especiales a la semana en su sitio web, que se pueden volver a publicar de forma gratuita. Thaynan dice que esta fue una estrategia para darse a conocer al público y a los periodistas de la región.

Maia dice que, desde 2018, el equipo ha recibido mucha capacitación y tutoría, con el objetivo de hacer que Tatu crezca y se vuelva sostenible.

“Hemos madurado cómo funciona la empresa, cómo recaudar fondos, y esto nos ha permitido tener ingresos constantes, un equipo más grande y una oficina agradable para trabajar”, comentó.

Actualmente Tatu se autofinancia principalmente con la venta de servicios de producción de contenidos a terceros, como empresas y gobiernos. Un ejemplo es la asociación con el gobierno estatal: en la pandemia, la agencia llevó a cabo un proyecto de verificación de datos para combatir las noticias falsas sobre asuntos de salud. A pesar de las asociaciones, Maia dice que esto no afecta la independencia editorial de la agencia o los reportajes que hacen.

Una de las iniciativas periodísticas de mayor éxito de Tatu fue la herramienta “Onde tem Álcool Gel em Maceió?” (¿Dónde tienen alcohol en gel en Maceió?).

“Al comienzo de la pandemia, se agotaron los desinfectantes para manos. Buscaba en supermercados y farmacias y no podía encontrarlo”, recordó Thaynan.

En ese momento, el equipo ya tenía experiencia con una base de datos pública de la Tesorería del Estado de Alagoas, que muestra, en tiempo real, la emisión de recibos por parte de establecimientos comerciales del estado. En otras palabras, si una tienda está emitiendo un recibo por mercadería, probablemente tenga este producto en su stock, explicaron los periodistas. Y, con la misma base de datos, también es posible realizar una serie de análisis sobre precios de mercado.

“Fue una muy buena idea de Maia, porque de la noche a la mañana creamos una herramienta para mostrar qué establecimientos de la capital, Maceió, tenían alcohol en gel disponible”, dijo Thaynan.

Maia dijo que hubo alrededor de 40.000 visitas en unas pocas horas y el sitio web de la agencia se quedó sin conexión.

Utilizando la misma base de datos y teniendo en cuenta la escalada de los precios de los combustibles en el país, Tatu creó la aplicación Abastece Maceió, actualizada en tiempo real, en donde se puede buscar en qué partes de la ciudad la gasolina es más barata.

Para Maia, este tipo de herramienta muestra el trabajo de Tatu y está en el ADN de la agencia.

“Armar historias a partir de datos es algo que aquí en Alagoas no se ve mucho, es prácticamente inexistente”.

 

* Nota editorial: LatAm Journalism Review es un programa del Centro Knight para el Periodismo en las Américas que ofreció los cursos tomados por los fundadores y directores de Tatu.

Más artículos