texas-moody

Proyectos de alfabetización mediática y lucha contra las noticias falsas en Brasil forman aliados fuera del periodismo

Los proyectos brasileños de alfabetización mediática y de lucha contra la desinformación decidieron salir de las salas de redacción y buscar aliados fuera de la burbuja periodística, con cursos dirigidos a influenciadores digitales (influencers), profesores y estudiantes, empleados del poder judicial y empresas de los más variados sectores, desde bancos hasta organizaciones que ofrecen planes de salud.

Muchos de estos proyectos, que han surgido en los últimos años, suponen que existe una necesidad urgente de atraer a otros actores a este debate. Son propuestas que complementan el trabajo de desenmascarar noticias falsas, comúnmente realizadas a través de la verificación de datos, y actúan en la capacitación de quienes consumen, difunden o producen contenido.

Así surgió Redes Cordiais (Redes amigables) a mediado de 2018, un proyecto de alfabetización mediática dirigido a influenciadores digitales. La idea surgió de una conversación entre los tres fundadores, los periodistas Alana Rizzo, Clara Becker y Guilherme Amado. Ellos estaban, en palabras de Rizzo, “angustiados por la escalada de desinformación y odio en el periodo preelectoral”, y comenzaron a pensar en lo que podían hacer como periodistas.

“Vimos muchos proyectos que hablaban con los mismos actores tradicionales, como sucede un poco con la verificación de datos. Queríamos traer gente de afuera de esta burbuja”, dijo Rizzo al Centro Knight.

La periodista Alana Rizzo (Foto: Cortesía).

La periodista Alana Rizzo (Foto: Cortesía).

Según ella, muchos influencers pueden comunicarse con diferentes nichos. “Ellos forman el grupo con el mayor alcance y poder de impacto actualmente. Son nativos digitales y entienden este entorno como nadie más, pero estaban fuera de esta lucha contra el discurso de odio y la desinformación”, dijo.

Desde su creación, Redes Cordiais ha realizado talleres en cinco ciudades y ha capacitado a 136 influenciadores, que juntos tienen más de 66 millones de seguidores. Algunos de ellos son celebridades como Paolla Oliveira y Fernanda Lima, o políticos como el diputado federal Alessandro Molon, pero los perfiles son variados. “Tratamos de traer a personas influyentes de redes muy plurales, desde TikTok a Twitter, y que hablen con diferentes grupos. Aceptamos personas de derecha, izquierda, bloguera de moda, maternidad, literatura, feminismo. No evitamos ningún tema o persona polémica”, aseguró.

Para Redes Cordiais, la definición de ‘influenciador’ no se limita al número de seguidores. El proyecto también quiere llegar a personas fuera del radar de los medios, como ese amigo o pariente que tiene docenas de grupos en WhatsApp, por ejemplo. “Lo que importa es la legitimidad que sus pares te dan. La investigación muestra que estas ondas [de desinformación] se extienden mucho de una persona a otra”, dijo.

En los talleres, que duran aproximadamente seis horas, los expertos imparten talleres sobre cómo verificar la información, cómo tratar con haters y trolls, sobre temas jurídicos, algoritmos, libertades y responsabilidades, además de introducir comunicación no violenta.

Los talleres incluyen dinámicas grupales, en las cuales los participantes intercambian experiencias. Según Rizzo, la reunión cara a cara ayuda a rescatar el diálogo y distenderlo. “Funciona como un antídoto para lo virtual. En vivo, es más difícil atacar a alguien que estar protegido por redes”.

Gran parte de la capacitación es periodismo para no periodistas. Los expertos explican cómo aparece una noticia y cómo se reporta, cuál es la diferencia entre un artículo de opinión y un reportaje, etc. “Estas son cosas muy obvias para nosotros, pero hay personas que viven en internet las 24 horas del día y no lo saben. La prensa exige transparencia, pero no sabe cómo ser transparentes. Es nuestro papel mostrar el proceso de producción de noticias”, aseguró.

Con eso, Rizzo espera que los influenciadores puedan asumir la defensa de la prensa. “El periodismo necesita una red de apoyo para sobrevivir”, dijo. Al mismo tiempo, Redes Cordiais quiere que los influenciadores sean conscientes de que son responsables de lo que transmiten. “Las redes han permitido que todos sean comunicadores, pero se requiere un mínimo de lectura crítica y filtrado. Es necesario saber cómo lidiar con la avalancha de información y cómo comportarse”.

Según Rizzo, la polarización, el discurso de odio y la desinformación se retroalimentan. Por esta razón, un eje importante del proyecto es la comunicación no violenta, algo que, para ella, también está vinculado al buen periodismo. “Es el arte de escuchar al otro, buscar lo contradictorio. La sociedad ha perdido esta capacidad de escuchar. El conflicto necesita ser sobre las ideas, no sobre las personas”.

El proyecto recibió fondos del Instituto Betty y Jacob Lafer para realizar los talleres en 2019, pero por ahora, los fundadores trabajan de forma voluntaria. Para 2020, Redes Cordiais busca nueva financiación para llevar los talleres a más ciudades, con un ojo puesto en las elecciones municipales.

Iniciativa capacita a operadores judiciales para elecciones

Otro proyecto brasileño de educación mediática que se ha estado preparando para las elecciones es LupaEducação, de Agência Lupa, especializada en la verificación de datos. Como parte del proyecto Democracia Digital Elecciones 2020, LupaEducação ha estado capacitando, desde agosto de 2019, a jueces y otros funcionarios de los 27 tribunales electorales regionales del país [TRE, por sus siglas en portugués] – un público estratégico en la lucha contra la desinformación masiva.

Conferencia del proyecto Democracia Digital en Rondônia. (Foto: Cortesía).

Conferencia del proyecto Democracia Digital en Rondônia. (Foto: Cortesía).

“El proyecto organiza una conferencia para 60 a 80 personas, incluidos jueces y funcionarios, así como un taller de verificación de datos para 15 empleados, seleccionados por cada TRE”, explicó el director de Marketing y Educación de Lupa, Douglas Silveira, al Centro Knight.

Cada taller también capacita a 15 periodistas locales, que ayudarán a llevar el trabajo de Lupa hacia el interior a través de verificaciones de las elecciones municipales. El proyecto es una asociación con el Instituto de Tecnología y Equidad y el Movimiento para Combatir la Corrupción Electoral (MCCE, por sus siglas en portugués), con fondos del Instituto Betty & Jacob Lafer y WhatsApp. Los TRE y el Colegio de Abogados de Brasil apoyan el proyecto.

En otro frente, LupaEducação ha sido contratada por empresas de los más variados sectores para entrenar equipos internos. Hasta ahora, ha habido 885 empleados con clientes como Uber, Senac (Servicio Nacional de Aprendizaje Comercial), Bank of America, BNDES (Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social), UnitedHealth Group, entre otros.

Taller de verificación de datos para Democracia Digital en Minas Gerais. (Foto: Cortesía).

Taller de verificación de datos para Democracia Digital en Minas Gerais. (Foto: Cortesía).

Silveira explicó que cuando se lanzó LupaEducação, en 2017, el objetivo era enseñar técnicas de verificación de datos a periodistas y estudiantes de periodismo. Poco a poco, sin embargo, se dieron cuenta de una demanda de profesionales de otras áreas. “Recibimos inscripciones de médicos, por ejemplo, porque circula mucha información errónea en el área de la salud y esto afecta su trabajo”, afirmó.

Al mismo tiempo, las empresas comenzaron a solicitar capacitación específica. “En Rede Globo [de televisión], realizamos tres talleres para subsidiar el trabajo de investigación de los guionistas. En Amil [plan de salud], para evitar que los canales de comunicación difundan contenido falso. Y en Senac, su marca se estaba utilizando para estafas y ofertas de cursos falsos, por lo que querían anticipar y combatir este tipo de desinformación”, dijo Silveira.

LupaEducação ya ha capacitado a unas 5.000 personas, incluidos cursos en línea y presenciales, y hoy corresponde a la segunda mayor fuente de ingresos de Lupa.

Proyecto se enfoca en profesores de educación básica

La iniciativa de educación en medios más reciente, EducaMídia, se lanzó en junio de 2019. El proyecto capacita a profesores de educación básica para que enseñen a los niños y adolescentes las habilidades necesarias para “acceder, analizar, crear y participar de manera crítica en el entorno de información y medios”, según el sitio del proyecto.

Capacitación a profesores en São Paulo (Foto: Palavra Aberta)

Capacitación a profesores en São Paulo (Foto: Palavra Aberta)

En este corto periodo de funcionamiento, EducaMídia capacitó a 2.500 educadores a través de capacitaciones presenciales, que puede durar de uno a tres días, en escuelas públicas y privadas. En los cursos en línea, se matricularon 5.600; todas las capacitaciones son gratuitas.

El programa forma parte del Instituto Palavra Aberta (Instituto Palabra Abierta), que trabaja para defender la libertad de prensa y expresión. El equipo de EducaMídia es el mismo que el del instituto, con siete empleados, tres de los cuales son periodistas. El proyecto recibió una inversión de R $4 millones (cerca de US $950.000) de Google.org, el brazo filantrópico de Google, que se utilizará en dos años.

EducaMídia también participa en Inova Educação, un programa gubernamental del estado de São Paulo que trae cambios al plan de estudios de la escuela, impactando a 2 millones de estudiantes. Dentro del nuevo currículo, EducaMídia ayudó a desarrollar contenido relacionado con la tecnología y desarrolló una asignatura optativa sobre educación en medios, llamada “Muito Além das ‘Fake News’” (“Más allá de las noticias falsas”). La nueva disciplina, opcional, comienza a ofrecerse este año.

Al igual que Rizzo, de Redes Cordiais, la presidente del Instituto Palavra Aberta, Patricia Blanco, cree que la educación mediática es fundamental para reducir la polarización, que ella considera “un riesgo para la democracia”.

“Uno de los efectos nocivos de la digitalización de la comunicación es la formación de burbujas de información, que contribuyen a la radicalización. Muchos usuarios de redes no entienden cómo funcionan los algoritmos, por ejemplo. Cuando hablamos de educación mediática, también se trata de comprender estos mecanismos y su impacto en la vida personal y colectiva”, dijo Blanco al Centro Knight.

Materiales de EducaMídia. (Foto: Instituto Palavra Aberta)

Materiales de EducaMídia. (Foto: Instituto Palavra Aberta)

Ella también cree que la educación mediática ayuda a valorar el periodismo y garantizar una audiencia que consuma noticias en el futuro. “En todo el mundo, el fenómeno de la desinformación va acompañado de incredulidad en el periodismo profesional. Además de la crisis en el sector, hoy estamos experimentando una crisis de credibilidad y legitimidad en el periodismo brasileño”, dijo. Para Blanco, es necesario ayudar a los ciudadanos a construir una visión crítica del periodismo, para que puedan “siempre cuestionar, pero no pedir el fin de la prensa”.

“Si no mostramos la importancia del trabajo periodístico a las próximas generaciones y cómo ayuda a mantener los regímenes democráticos, es posible que no tengamos tantos lectores, oyentes y televidentes en el futuro”, advirtió.

Para ayudar a crear un puente entre las salas de redacción y las aulas, EducaMídia mantiene alianzas con dos grandes periódicos, O Estado de S. Paulo y Folha de S.Paulo.

Con el primero, desarrollaron el sitio, Estadão na Escola, con material didáctico dirigido a profesores, basado en reportajes publicados por el periódico. Hay videos y textos periodísticos, algunos comentados por los propios reporteros, que muestran cómo se hacen las historias y sugieren actividades y debates. El proyecto con Folha es una columna semanal sobre educación mediática, publicada en el boletín Folha na Sala, creada para profesores.

Más artículos