texas-moody

Queda mucho trabajo por cumplir la promesa de las leyes de transparencia en el continente, asegura experto

Por Alejandro Martínez

Han pasado casi 40 años desde que Tom Blanton presentó su primera solicitud de información pública. Desde entonces, Blanton, el actual director del Archivo de Seguridad Nacional, una organización estadounidense sin fines de lucro, se ha convertido en uno de los expertos más reconocidos en el tema de acceso a la información y ha participado directamente en la liberación de miles de documentos desclasificados por el gobierno de EE.UU.

Muchos países del mundo han aprobado sus propias leyes de acceso a la información en los últimos años, pero en el 11vo Foro de Austin del Centro Knight para el Periodismo en las Américas, el cual este año se enfocó en los temas de transparencia y rendición de cuentas, Blanton dijo que todavía queda mucho trabajo por hacer para garantizar que las leyes estén a la altura de sus promesas.

Blanton enumeró cinco desafíos que los periodistas y los defensores de la transparencia enfrentan hoy en día: buscar fuentes sostenibles de ingresos que ayuden a financiar proyectos periodísticos a largo plazo, garantizar la seguridad de los whistleblowers, o informantes, ir tras las empresas multinacionales y denunciar sus faltas, ayudar a expandir el movimiento de datos abiertos, y asegurarse de que las leyes de acceso a la información funcionen.

Teniendo en cuenta que puede tomar meses o años para que los funcionarios respondan a las solicitudes de información pública, Blanton dijo que la única estrategia eficaz es generar varias al mismo tiempo y esperar a que regresen -- algo que requiere de tiempo, paciencia y una publicación que resista la espera.

Blanton mencionó como ejemplo el trabajo del Archivo en Guatemala, a través del cual obtuvieron y publicaron miles de documentos que han ayudado a esclarecer los crímenes de lesa humanidad cometidos durante la guerra civil en el país y han servido como evidencia en los tribunales. Blanton dijo que han pasado 21 años desde que el Archivo presentó su primera solicitud de información sobre el tema.

“Eso es lo que se necesita, eso es verdadera investigación”, dijo. “Pero requirió que yo como recaudador de fondos obtuviera el dinero para que (la analista del Archivo) Kate Doyle pudiera seguir trabajando. Ese es el tipo de compromiso que se necesita”.

La pregunta entonces es cómo asegurar la sostenibilidad a largo plazo de un medio. En el Archivo, Blanton dijo que su solución ha sido diversificar sus fuentes de ingresos. Por ejemplo, el Archivo trabaja con alrededor de 300 bibliotecas universitarias, a las cuales les suministran colecciones de su trabajo.

Otro reto es arrojar luz sobre las actividades de las empresas multinacionales, que son a menudo difíciles de penetrar.

Blanton sugirió solicitar información a las agencias reguladoras para conocer los detalles sobre las empresas que han obtenido. Como ejemplo, Blanton mencionó los 5 mil documentos internos que el Archivo obtuvo sobre las operaciones de Chiquita Banana en Colombia a través del Departamento de Justicia de EE.UU.

Hablando sobre el movimiento de datos abiertos, Blanton dijo que el desafío es lograr las condiciones que permitan a los periodistas y a los ciudadanos obtener la información que deseen – no solo la que los gobiernos quieran liberar.

Blanton sugirió empezar por la creación de una lista de la información publica que debe estar siempre disponible para el público.

“Nosotros como comunidad necesitamos una lista básica de los que necesitamos saber, lo que tenemos derecho a saber, y hacer alianzas para crear un ‘piso de apertura’ por debajo del cual el gobierno nunca debe caer”, dijo.

Por ú​ltimo, Blanton dijo que los periodistas y las organizaciones deben seguir presionando a las autoridades para garantizar que las leyes de transparencia funcionen como deberían.

En los Estados Unidos, la ley “funciona y no funciona al mismo tiempo”, dijo, refiriéndose a los largos periodos de tiempo que pueden tomar para que cierta información solicitada reciba una respuesta. Blanton utilizó como ejemplo el tiempo que le tomó a la CIA -- 15 añ​os -- para responder a la solicitud del Archivo para obtener los documentos que detallan las actividades ilegales de la agencia entre los años 1950 y 1970, también conocidos como las “joyas de la familia”.

Un reciente reporte del Archivo encontró que las instituciones públicas en los Estados Unidos han sido lentas en implementar cambios en las políticas de información pú​blica del país. Según el informe, 52 de 100 organismos federales evaluados no han actualizado sus prácticas de acceso a la información desde que una reforma a la ley fue aprobada en el 2007, y 59 han ignorado nuevas regulaciones que fueron ordenadas por la administración de Obama.

Blanton concluyó destacando una vez más la importancia de enviar varias solicitudes de información regularmente como una estrategia para producir historias constantemente y hacer la espera menos fastidiosa. Su recomendación: dedicar un día a la semana a hacer solicitudes.

“Si haces eso todos los viernes, el próximo año tendrás varias regresando”, dijo.

Nota del editor: Esta historia fue publicada originalmente en el blog Periodismo en las Américas del Centro Knight, el predecesor de LatAm Journalism Review.

Más artículos