texas-moody

Periodistas de Haití luchan por encontrar estabilidad tras devastador terremoto de 2010

Haití está en escombros —literal, financiera, política y culturalmente— desde el devastador terremoto de enero de 2010, en tanto que los medios informativos del país, cruciales para mantener una mirada crítica sobre los complejos esfuerzos de reconstrucción, están luchando para ponerse de pie entre la destrucción, reportó la revista Columbia Journalism Review (CJR).

En la nota de CJR, William Wheeler recuerda un debate entre periodistas extranjeros en Puerto Príncipe sobre cuál debiera ser la prioridad de los jóvenes comunicadores haitianos: aprender sobre comportamiento ético y el valor de la objetividad, o adquirir las destrezas técnicas necesarias para encontrar un trabajo. ¿La sugerencia de Wheeler? "Haití necesita pragmatismo e idealismo en igual medida".

Pero los peligros para los periodistas haitianos abundan. Dos periodistas de radio fueron arrestados el 22 de junio, algo que la organización Reporteros Sin Fronteras consideró "un abuso de autoridad y una forma de censura". En febrero, Jean Richard Louis-Charles, un periodista de 30 años que trabajaba para Radio Kiskeya, fue asesinado a tiros en la capital, un incidente marcado por circunstancias poco claras y pocas explicaciones por parte de la policía, según informó Reporteros Sin Fronteras.

El terremoto dejó más de 300.000 personas muertas y a 1,3 millones sin hogar, con 30 periodistas muertos y 13 heridos. Además, destacó Wheeler, los ingresos por publicidad se han visto seriamente afectados por la destrucción de negocios y la demolición de la infraestructura en un país donde la radio era la principal fuente de noticias. La corrupción también es un problema, ya que las fuentes pagan a los reporteros para recibir una cobertura positiva. Wheeler citó a Mario Viau, director administrativo de la radio Signal FM, quien admite que se trata de un problema que ejecutivos como él mismo tratan de controlar. “Pero a veces uno que hacer la vista gorda sobre el asunto porque uno sabe que los periodistas necesitan vivir de algo”.

Sin embargo, podría haber una luz en el escenario mediático de Haiti. Una investigación de estudiantes de periodismo acerca de los esfuerzos de reconstrucción reveló que algunos trabajadores pagan una tarifa para obtener un trabajo de 5 dólares al día y algunas mujeres ofrecerían sexo a cambio de empleo. Los estudiantes fueron auxiliados por el Observatorio de Corrupción de Haití, también conocido como Ayiti Kale Je y Haïti Veedor, el cual a su vez es apoyado por International Media Support, una organización sin fines de lucro con sede en Copenhague.

Más artículos