texas-moody

Proyecto de verificación de datos Coar se enfoca en desiertos informativos del norte y noreste de Brasil

La accesibilidad es clave para Coar, un proyecto de verificación de datos centrado en las regiones del norte y el noreste de Brasil, en las que hay una mayor incidencia de ciudades sin medios de comunicación periodística (desiertos y semidesiertos de noticias). Con recursos limitados, Coar se apoya en alianzas con emisoras de radio, canales de televisión y sitios web regionales para amplificar sus hallazgos y llegar a un público más amplio.

Coar nació en 2020 inspirado en un caso ocurrido seis años antes: la muerte de Fabiane Maria de Jesus, una mujer que fue linchada por sus vecinos tras ser víctima de una información falsa compartida en Facebook que le atribuía el secuestro y asesinato de niños. Cuatro personas están detenidas por el crimen.

“Cuando vi este caso, me conmocionó. Me imaginé que podría haber sido mi madre. Quería ayudar de alguna manera a la gente que no puede defenderse”, dijo la fundadora y directora de Coar, Marta Alencar, a LatAm Journalism Review (LJR). “Mi madre no sabe leer, así que mi propósito con Coar es que mi madre y la gente como ella, que no sabe leer, también pueda acceder a la comprobación de datos a través de audio”.

Con sede en Piauí, uno de los estados más pobres de Brasil, Coar cuenta con un equipo de siete personas, todas ellas voluntarias y sin remuneración fija, y ninguna se dedica al proyecto de tiempo completo. No obstante, producen 12 noticias originales de verificación de datos al mes y dos episodios de podcast mensuales (E-Coar), y suministran 15 boletines de audio o video a cuatro emisoras de radio, una cadena de televisión y tres medios de comunicación aliados.

Equipe da COAR comemora seleção para projeto Acelerando a Transformação Digital

El equipo de Coar celebra haber sido seleccionado para el proyecto Accelerating Digital Transformation. (Foto: Cortesía de Coar)

“Estas alianzas representan el compromiso de Coar de llevar la educación mediática a los medios de comunicación, así como el objetivo de comprobar la información distorsionada, fuera de contexto o los rumores, que los medios de comunicación no tienen tiempo de comprobar. Coar llena ese espacio en el Noreste”, dijo Alencar.

El Norte y el Noreste son las regiones de Brasil más afectadas por los desiertos informativos, con un 63 y un 62 por ciento de las ciudades sin medios de comunicación locales. La atención se centra en los rumores y las estafas que se difunden a través de las redes sociales, que pueden tener consecuencias peligrosas en el mundo real.

“Por mucho que comprueben las declaraciones [de los políticos y las autoridades], las agencias de verificación hacen poco en la comprobación de los rumores sin connotaciones políticas que circulan por las redes sociales, como el que victimizó a Fabiane. Y me he dado cuenta de que, sobre todo en el noreste, circulan muchos rumores. Por eso es importante aportar nuestra contribución y hacer una comprobación de los hechos aquí”, dijo Alencar.

El proyecto fue uno de los 80 seleccionados por el programa Acelerando la Transformación Digital, de la Asociación Brasileña de Periodismo de Investigación (Abraji, por sus siglas en portugués), Meta (Facebook) y el Centro Internacional de Periodistas (ICFJ). Los participantes recibieron tutoría de expertos durante tres meses, de mayo a julio de este año, y recibieron apoyo financiero de hasta US 2.500 dólares cada uno. El dinero se utilizó para pagar parte del trabajo del equipo.

Crianças da ONG Brincando com os Livros têm aulas mensais de checagem com a COAR. Créditos Nara Monte.

Los niños de la ONG Brincando com os Livros tienen clases mensuales de comprobación de hechos con Coar. (Foto: Nara Monte)

Antes, entre noviembre de 2021 y febrero de 2022, el proyecto estuvo paralizado por falta de fondos. “Hemos estado luchando para mantener el proyecto con un alcance mayor, para hacer más comprobaciones, pero todo el equipo trabaja [en otro lugar], y la gente tiene sus compromisos profesionales remunerados”, dijo Alencar.

Eventos y educación mediática

Para mantenerse a flote económicamente, Coar depende de la solicitud de subvenciones a organizaciones públicas y privadas. Al mismo tiempo, también trabaja con eventos y en el área educativa.

En 2020, realizó el seminario web Desinformación en el Noreste, que abordó la falta de medios de información en la región, y la mayor susceptibilidad de la población a creer en rumores, chismes y desinformación. En 2022, un nuevo evento, el Coloquio Nacional sobre el Clima, reunió a expertos para discutir la desinformación sobre la Amazonía y la crisis climática.

Según el investigador y periodista Mathias Felipe, del Observatorio de Medios Digitales y Sociedad de la Universidad Federal de São Paulo y de Human(e)AI de la Universidad de Ámsterdam, proyectos como Coar, que se centran en la comprobación de hechos a nivel local, desempeñan un papel fundamental en la lucha contra la desinformación que se propaga en lugares donde la cobertura informativa es escasa o inexistente. Sin embargo, afirma que, sin diversificar las fuentes de ingresos, los proyectos de periodismo local duran poco debido a la incapacidad de ir más allá del voluntariado.

“Lo que ocurre es que este proyecto consigue financiación, existe durante un año y acaba sin estructura. Es muy informal y muchas de las personas que participan son voluntarios, por lo que se convierte en una especie de pasión periodística para las personas que participan, y eso es un reto. Aunque es muy bonito hacer un trabajo voluntario, es un trabajo que depende de que la gente le dedique tiempo. A la larga, tiende a no durar si no se obtienen fuentes de ingresos estables”, dijo Felipe a LJR.

Marta Alencar, fundadora da COAR: checagem acessível para quem vive em desertos de notícias (Crédito: cortesia COAR)

Marta Alencar es fundadora de Coar, la organización que hace que la comprobación de hechos sea accesible para quienes viven en desiertos informativos. (Foto: Cortesía de Coar)

En la misma línea, el periodista y coordinador de cursos de la Asociación Brasileña de Periodismo de Investigación (Abraji), Sérgio Lüdtke, dijo que organizaciones como Coar tienen el gran mérito no sólo de combatir la desinformación local, sino sobre todo de acercar a periodistas, académicos y público en una rutina de verificación diaria.

“Marta [Alencar] es una periodista obstinada, una de esas profesionales que son un ejemplo para todos nosotros. Su reto es convertir Coar en un proyecto maduro y sostenible, lo que no es fácil si no se tiene una escala nacional, ni por temas ni por territorios. Pero también es un reto para las organizaciones más consolidadas en este campo. Creo que el diálogo que propone entre el mundo académico y las redacciones puede ser un camino prometedor”, dijo Lüdtke a LJR.

Recientemente, Coar comenzó a ofrecer clases mensuales de comprobación de hechos en los medios de comunicación y educación a través de una ONG que trabaja en los alrededores de Teresina, la capital de Piauí. El futuro, sin embargo, es incierto. Al igual que otras organizaciones que trabajan en el periodismo local en las regiones periféricas, la sostenibilidad financiera es un reto, y depender de voluntarios es insostenible a largo plazo. Según Alencar, ha mantenido conversaciones con otras organizaciones similares con el objetivo de buscar financiación conjunta.

“Cuando me muera, quiero que se escriba en mi lápida que he salvado a mucha gente de las noticias falsas”, dijo Alencar. “Ese es mi propósito en la vida. Mientras siga en este mundo, quiero hacer el bien. Eso es lo que me importa”.

More Articles