texas-moody

Radios rurales en Paraguay acusan a grandes medios de presionarlos para sacarlos del aire

  • Por Guest
  • 18 octubre, 2013

Por Travis Knoll

Medios campesinos en Paraguay recientemente denunciaron presuntas presiones por parte de medios más grandes para que cerraran sus radios comunitarias.

En un comunicado publicado a principios de este mes, el Sindicato de Periodistas de Paraguay (SPP) condenó a los grandes medios que han acusado a las estaciones de radio comunitarias de ayudar al Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP), un grupo guerrillero que fue supuestamente el autor de los ataques del primero de octubre en la ciudad de San Pedro que resultaron en la muerte de una persona y dejaron a siete heridos, según la agencia de noticias AFP. El EPP previamente fue implicado en un atentado en octubre del año pasado en contra de una emisora paraguaya.

El comunicado en defensa de los medios campesinos fue publicado en el contexto del actual debate sobre la democratización de los medios. Actualmente, el partido de izquierda Frente Guasú (FG) está impulsando una nueva iniciativa de democratización en el Senado paraguayo. El partido del ex mandatario paraguayo Fernando Lugo ha expresado el deseo de crear una ley para diversificar opciones mediáticas y dividir los medios monopólicos al estilo de la ley pendiente en Uruguay y las leyes ya en vigencia en Argentina y Ecuador.

En el comunicado, el SPP argumentó que una “democratización” de los medios es necesaria y llamó al gobierno a apoyar a las radios comunitarias que “promuevan la democracia” y den voz a los grupos marginalizados como las comunidades indígenas y los trabajadores campesinos.

Las acusaciones contra las radios comunitarias – y la iniciativa del FG para la democratización de los medios que abriría espacios para ellas – vienen un año después de las altercaciones por derechos de tierras que llevaron a la destitución de Lugo por “mal desempeño” después de que varios activistas ocuparan la tierra de un empresario. En su campaña electoral de 2008, Lugo prometió reformas que redistribuirían las tierras para llegar a 87,000 familias que están sin ellas.

Organizaciones como UNASUR y MERCOSUR condenaron la destitución de Lugo por no haber respetado el debido proceso y suspendieron a Paraguay de sus organizaciones respectivas. La nación regresó a UNASUR en agosto.

Nota del editor: Esta historia fue publicada originalmente en el blog Periodismo en las Américas del Centro Knight, el predecesor de LatAm Journalism Review.

Más artículos