texas-moody

Fondo Velocidad comparte áreas claves para lograr medios independientes, sustentables y con alcance en América Latina

Diez medios digitales latinoamericanos seleccionados por el Fondo Velocidad, que durante 16 meses recibieron asesorías personalizadas, capacitaciones y financiamiento para afinar procesos, lograron un crecimiento exponencial de sus ingresos a partir de los cambios realizados.

Los medios beneficiarios del programa que completaron la aceleración fueron Convoca, de Perú; Lado B, de México; Cerosetenta, de Colombia; El Toque, de Cuba; El Surti, de Paraguay; +CIPER, de Chile; Ponte Jornalismo, de Brasil; El Pitazo, de Venezuela; Red/AcciónPosta de Argentina.

Entre 2019 y 2021, los diez medios generaron en total ingresos por poco más de US $5 millones, lo que “representa más de seis veces la inversión que nosotros entregamos”, dijo Vanina Berghella, directora de la aceleradora de medios Fondo Velocidad, a LatAm Journalism Review (LJR). “Lo hicieron a través de mejoras de sus estrategias de fuentes de financiamiento y de la implementación de nuevas fuentes de financiamiento”.

 

Fondo Velocidad

 

El Fondo Velocidad es dirigido por SembraMedia y el International Center for Journalists (ICFJ), con el apoyo de Luminate.

Con base en el aprendizaje de Velocidad, dijo Berghella, los cuatro ejes clave que un medio digital independiente debe trabajar para poder crecer y evolucionar en América Latina son: gestión y finanzas, sostenibilidad, audiencias, y visión y cultura de producto.

En cuanto a la gestión o “management” del medio, explicó, los medios deben tener un equipo diverso, con personas de competencias y perfiles distintos, no solo de periodismo, para tener varias miradas y roles en los procesos internos, como alguien que se ocupe de las finanzas, de los recursos humanos, etc.

Sobre el eje de la sostenibilidad, que es a lo que apuntó principalmente Velocidad, de acuerdo con su directora, es fundamental que los medios fortalezcan el área de finanzas para llevar las cuentas claras, poder pagar la planilla y poder hacer una proyección de gastos.

El tercer aspecto importante son las audiencias. “Si bien los periodistas y los equipos saben que es un área importante para que el medio crezca, que tenga más impacto, que tenga más visibilidad y [que haya] una fidelización con su audiencia, la tienen muchas veces desarticulada con lo que es las áreas de producción de contenidos”, dijo Berghella.

La visión y cultura de producto está más vinculada al desarrollo digital del medio, sostuvo.

“Fortalecer esa visión de producto, para cuando quieran pensar en un nuevo servicio, en un nuevo producto --como un newsletter o un servicio de mensajería con su audiencia o lo que fuera--, para tratar de analizar estratégicamente la decisión del lanzamiento de algunos de estos productos o servicios vinculados, ya sea también, al área de monetización o a las áreas de contenidos y de audiencias, etcétera, para que eso funcione y fluya de una manera lógica, coherente y no desarticulada y suelta”, apuntó Berghella.

Trabajando en el fortalecimiento de estos cuatro ejes y la implementación de estrategias, y adaptándolos a las necesidades de cada medio, los beneficiarios lograron nuevas fuentes de ingreso, cambios en su estructura organizacional y procesos de trabajo, nuevas alianzas con otros medios, nuevas herramientas para su trabajo diario, nuevas coberturas periodísticas, cambios en sus modelos de negocios, contactos con potenciales clientes y distintos impactos sociales, explicó Lucía Cholakian, estratega de comunicaciones de Velocidad, a LJR.

Algunos casos de estudio

El medio brasileño Ponte Jornalismo, que empezó como un proyecto periodístico con miembros que hacían activismo en temas de derechos humanos, logró estructurar su organización, tanto empresarial como editorialmente, durante los meses que participó en Velocidad.

Mariel Graupen, la consultora especializada en gestión de equipos y organizaciones que acompañó a Ponte durante el proceso, trabajó con ellos en el organigrama para que haya más claridad sobre las posiciones y funciones de cada miembro del equipo, de acuerdo con el portal de Velocidad. Según explicó Graupen, esto les permitió mejorar la productividad de todo el equipo.

En el caso de El Surti, de Paraguay, tras su paso por Velocidad logró fortalecerse como medio, reorganizándose. Pusieron en práctica un nuevo modelo de negocio basado en ofrecer contenidos a otros medios y organizaciones de la región.

“Pasamos de ser un perfil de Facebook que publicaba un .jpg al día, a ser una organización que ofrece periodismo y servicios de comunicación visual a toda la región”, dijo Alejandro Valdez Sanabria, director de El Surti, de acuerdo con el portal de Velocidad.

Por su parte en Chile, +CIPER se aproximó a su audiencia con un enfoque distinto, logrando ser más sustentable como organización periodística. Cerca del 70% de sus ingresos proviene de los aportes de su membresía, la cual aumentó en 80% al final del programa acelerador.

Retos y pandemia

Uno de los primeros desafíos de Velocidad fue el proceso de selección. Al programa postularon 350 medios de la región, de los cuales quedaron solo diez seleccionados. El proceso fue largo y tuvo varias etapas.

La problemática común de los medios seleccionados por el programa era la dificultad para proyectarse financieramente, contó Berghella. “[Pero] no estaban con sus cuentas en rojo. Básicamente, lo que buscamos fue encontrar y detectar el potencial de estos medios para escalar financieramente”.

Ya durante el proceso, cuando algunos se veían en la necesidad de contratar a nuevo personal para cubrir las áreas que tenían que fortalecer, tuvieron que entrevistar de forma virtual a las personas que se integrarían a su equipo.

“Por primera vez en sus vidas, tuvieron que contratar [personal] sin conocer a esas personas presencialmente, … y empezar a trabajar desde cero, online. Eso es un desafío para cualquiera”, dijo.

​​Y la pandemia trajo sus propios retos. Cuando Velocidad y los diez medios seleccionados se disponían a empezar el programa el 16 de marzo de 2020, la Organización Mundial de la Salud (OMS) oficializó la pandemia de la COVID-19 en todo el mundo y muchos países de América Latina entraron en cuarentena.

En ese contexto,“tuvimos el enorme desafío de acompañar a los medios, nuestros equipos de colaboradores, consultores y demás. Todos, trabajando desde nuestras casas, ordenando nuestras familias o nuestras cuestiones personales, atendiendo a este nuevo proyecto y este nuevo proceso”, dijo la directora de Velocidad.

Lo único que tuvieron que cancelar fueron los viajes y las reuniones presenciales que habían planificado para esos meses. Sin embargo, se sienten muy orgullosos de haber podido ejecutar el programa, aún con la pandemia, sin tener que retrasar nada, destacó Berghella.

More Articles