texas-moody

¿Puede Bolsonaro bloquear a periodistas en Twitter? Tribunal Supremo Federal de Brasil juzgará si autoridades pueden bloquear a ciudadanos en redes sociales

Al menos seis órdenes judiciales de seguridad relacionados con el bloqueo de Jair Bolsonaro a periodistas y ciudadanos brasileños en sus redes sociales esperan juicio en el Tribunal Supremo Federal (STF, por sus siglas en portugués), según una investigación de LatAm Journalism Review (LJR). Las acciones judiciales se presentaron entre 2019 y 2021 y, hasta el momento, no hay previsión de cuándo serán juzgadas.

Mientras tanto, el presidente de Brasil continúa bloqueando a ciudadanos, periodistas y medios de comunicación en sus redes sociales. Es la autoridad brasileña que más bloquea a los profesionales de la prensa en Twitter, según una encuesta de la Associação Brasileira de Jornalismo Investigativo (Abraji) publicada el 12 de enero.

Jair Bolsonaro, presidente de Brasil. (Foto: Clauber Cleber Caetano/PR)

El mandato judicial es un recurso destinado a “proteger un derecho claro y justo, [...] cuando, ilícitamente o con abuso de poder, cualquier persona natural o jurídica sufre una vulneración o solo exista el temor de sufrirla por parte de una autoridad”, según lo establecido por la Ley 12.016/2009.

Abraji está proponiendo dos órdenes que esperan juicio en el STF, y que fueron presentadas en julio de 2021. La organización pide que el Tribunal Supremo prohíba a Bolsonaro bloquear a periodistas, comunicadores y columnistas en su cuenta de Twitter y suspenda el bloqueo ya realizado.

En octubre, Augusto Aras, Fiscal General de Brasil, se pronunció sobre la solicitud al STF, defendiendo el derecho del presidente a bloquear seguidores en sus redes sociales. Según Aras, los perfiles de Bolsonaro en las redes sociales no están configurados como medios de comunicación oficiales. El abogado considera que los perfiles del presidente son herramientas de uso privado, cuya gestión no está vinculada a la administración pública.

“Esa posibilidad de bloqueo contribuye a apaciguar los ánimos más crispados, evitando la propagación de comentarios descalificadores y de discursos de odio y la nociva polarización que atenta contra la democracia, especialmente en ambientes políticos y religiosos”, afirmó Aras.

El Fiscal General presentó argumentos similares en respuesta a otros cuatro mandatos sobre este tema. En agosto de 2019, la diputada Natalia Bonavides (Partido de los Trabajadores-Rio Grande do Norte) solicitó al STF que dictaminara que Bolsonaro debería desbloquear su cuenta de Twitter. En septiembre de 2019 fue el periodista William de Lucca y en diciembre de 2020 la antropóloga Débora Diniz. En mayo de 2020, el abogado Leonardo Medeiros también solicitó al STF que dictamine que Bolsonaro lo desbloquee en Instagram. Si bien el Fiscal General ya ha presentado su declaración sobre estos escritos, no se ha fijado una fecha para su sentencia.

El más reciente de los mandatos hallados por LJR, y que aún está a la espera de un fallo de Aras, fue presentado en diciembre de 2021 por el abogado Ronan Botelho. Él declaró a Folha de Londrina que lo motivó el bloqueo de Bolsonaro del sitio Congresso em Foco, que se especializa en cubrir la legislatura federal, en Twitter. Botelho pidió al STF que evite que Bolsonaro bloquee seguidores en redes sociales y que extienda esta prohibición a otras autoridades brasileñas.

Dos ministros del STF ya se manifestaron a favor de dictaminar que el presidente desbloquee seguidores en sus redes sociales. En noviembre de 2020, el magistrado Marco Aurélio Mello, ponente del recurso presentado por Leonardo Medeiros, afirmó mediante su voto que las publicaciones de Bolsonaro en su cuenta de Instagram “no se limitan a cuestiones personales, íntimas o privadas”. Más bien, “tratan asuntos relevantes para toda la comunidad, utilizando su perfil como medio de comunicación para actos oficiales como Jefe del Poder Ejecutivo Federal”.

“No es posible, como Presidente de la República, hacer el papel de censor de la expresión en redes sociales, bloqueando el perfil del peticionario, lo que sienta un precedente peligroso”, escribió Mello. Él se retiró en julio de 2021.

Justice Cármen Lúcia (Foto: Nelson Jr./SCO/STF)

En el mismo mes, la ministra Cármem Lúcia, relatora de la orden presentada por William de Lucca, afirmó en su voto que “la aparente informalidad, supuesta precariedad o privacidad de la plataforma digital no desnaturaliza la oficialidad de las manifestaciones”, y que “el bloqueo de un ciudadano y su sustracción del debate público como consecuencia del ejercicio de la crítica, aunque sea impertinente o caricaturesca, constituye un acto de autoridad pública, adquiriendo, en este contexto, sesgo de censura, inadmisible en el orden constitucional vigente”.

“El argumento de que no se trata de un acto de autoridad, sino de un mero acto personal, en el uso habitual de una red social privada, no resiste un análisis pormenorizado de los hechos y del derecho aplicable al caso, cediendo ante la respeto ineludible que se impone a los derechos humanos fundamentales”, escribió el ministro.

Estas dos órdenes comenzaron a ser juzgadas, pero el juicio de ambas fue interrumpido en noviembre de 2020 por una destacada solicitud del ministro Nunes Marques, días después de incorporarse al STF por el nombramiento de Bolsonaro.

La oficina de prensa del STF informó a la LJR que no existe un plazo para el juzgamiento de los mandatos judiciales, ni una previsión de cuándo serán juzgados los citados recursos.

Bolsonaro es el principal bloqueador en Twitter

Según las investigaciones de Abraji, Jair Bolsonaro es una autoridad brasileña que más bloquea a los periodistas y medios de comunicación en Twitter. Hasta el 11 de enero, la entidad registró 291 bloqueos a sitios de profesionales y de prensa realizados por el presidente, sus hijos Flávio (senador), Eduardo (diputado federal) y Carlos Bolsonaro (concejal), ministros y secretarios de Estado especiales, y parlamentarios gubernamentales. De estos, 82 fueron perpetrados por el Presidente de la República.

La periodista Nayara Felizardo, reportera de The Intercept Brasil, es una de las profesionales de la prensa bloqueadas por Bolsonaro. “Fui bloqueada al principio de su gobierno, junto con varios otros periodistas de Intercept”, le dijo a LJR. “No tengo idea de por qué el encierro. Aunque soy crítica de su gobierno, cuando sucedió no me había pronunciado sobre nada relacionado con eso”.

Para continuar haciendo seguimiento de las publicaciones del presidente en Twitter, Felizardo dijo seguir el perfil "Desbloqueando a Jair Bolsonaro", que se actualiza por un bot y replica todos los mensajes del mandatario. Con casi 9 mil seguidores, el perfil fue creado en diciembre de 2018, incluso antes de la toma de posesión del actual presidente, por el periodista Marlos Ápyus. Él comentó a LJR que ya durante la campaña electoral de 2018 notó un movimiento de bloqueos de Bolsonaro en Twitter a perfiles que publicaban desmentidos de sus publicaciones en la red.

“Con varios periodistas teniendo dificultades para mantenerse al día con el contenido compartido por el presidente, creé Desbloqueando JB, que replica con un retraso máximo de 15 minutos todo lo que publica o comparte el perfil del presidente”, dijo Ápyus. “Incluso lleva un registro del contenido que borra después de haber sido publicado”.

Además de los periodistas, siete medios de comunicación se encuentran bloqueados por el perfil de Bolsonaro en Twitter, según Abraji: The Intercept Brasil, Diário do Centro do Mundo (DCM), Aos Fatos, Congresso em Foco, Repórter Brasil, O Antagonista y Brasil de Fato.

Tai Nalon, directora y cofundadora de Aos Fatos, dijo a LJR que ella y su equipo se enteraron del bloqueo del presidente en Twitter en enero de 2021. "Creemos que es una reacción al contador de declaraciones falsas y distorsionadas de él, que mantenemos en el aire desde 2019”.

El bloqueo “sale como un mensaje”, dijo Nalon. “En realidad, esto no afecta directamente nuestro trabajo. Tenemos formas alternativas de monitorear lo que hace y dice en Twitter, ya sea monitoreando a cada uno de los reporteros de Aos Fatos o incluso a mí, porque no estoy bloqueada, y que yo sepa, ningún reportero de Aos Fatos lo está. Pero esta es sin duda una forma demostrar, por parte de él y su oficina de prensa, de una manera más sutil, que repudian y no creen que el trabajo periodístico que hacemos es legítimo”.

Publicaciones de interés público 

Aunque la defensa de Bolsonaro en los recursos presentados al STF sostiene que el presidente usa sus redes sociales para asuntos personales, una encuesta de Abraji difundida en septiembre concluyó que el 98% de los tuits de Bolsonaro eran de interés público. Estas publicaciones comunican acciones y declaraciones del gobierno, buscan movilizar a sus simpatizantes y promover otros canales de comunicación con el presidente.

Taís Gasparian, abogada de Abraji. (Cortesía)

“No se puede atribuir un carácter privado a los tuits del Presidente de la República cuando en su cuenta oficial hay una serie de publicaciones sobre la agenda profesional de un Jefe de Estado”, dijo a LJR Taís Gasparian, abogado de Abraji. Además, según ella, “la esfera íntima del Presidente de la República no puede equipararse a la de cualquiera, básicamente porque al asumir candidaturas y cargos públicos, los políticos se exponen voluntaria y conscientemente al mayor escrutinio posible”.

“No se puede bloquear a uno, ni a dos, ni a mil periodistas”, enfatizó Gasparian. “La pluralidad de fuentes y la libertad de comunicación y acceso a la información no solo son saludables para el buen periodismo, sino que están constitucionalmente garantizadas. Es inaceptable que el presidente restrinja el acceso a la información a ciertas personas simplemente porque no están de acuerdo con sus ideas”.

Natalia Mazotte, presidenta de Abraji, dijo a LJR que la organización “entiende que los perfiles de representantes y altos funcionarios públicos son fuentes de información de interés público y, en consecuencia, bloquear a periodistas u otros ciudadanos viola derechos fundamentales”.

“Nuestra expectativa es que el STF reconozca el riesgo al derecho a la información a través de estos bloqueos y reglas, que los funcionarios electos en los diferentes niveles de gobierno deben permitir que todos los ciudadanos sigan sus publicaciones en las redes sociales”, dijo.

Mazotte enfatizó que Abraji continúa monitoreando los bloqueos de las autoridades a periodistas y medios de comunicación en las redes sociales, y pide a los profesionales de la prensa bloqueados que notifiquen a la organización a través de este formulario.

More Articles