texas-moody

Periodistas cubanos son arrestados camino a La Habana a cubrir ceremonia de premiación organizada por grupos pro democracia

Este artículo ha sido actualizado con detalles sobre los cargos en contra de Constantín Ferreiro, así como declaraciones de la SIP y el Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba.

El periodista cubano Henry Constantín Ferreiro fue acusado del delito de propaganda enemiga luego de ser detenido en su camino a cubrir una ceremonia en memoria de un fallecido político de oposición, según la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP).

Constantín, editor de la revista La Hora de Cuba, y Sol García Basulto, periodista del sitio cubano 14ymedio, no pudieron viajar de Camagüey a La Habana el 21 de febrero.

Según 14ymedio, García Basulto dijo que ambos periodistas fueron detenidos en el aeropuerto la noche del 20 de febrero. La periodista agregó que su teléfono móvil y algunos documentos fueron tomados por la policía antes de ser trasladada a una comisaría y luego liberada.

El sitio de noticias informó que la madre de Constantín dijo que “la policía había montado un operativo alrededor de la casa [a partir de las 7 p.m.] pero él [Costantín] ya había salido hacia el aeropuerto”.

La SIP informó el 23 de febrero que Constantín Ferreiro estuvo detenido durante un día y medio y “fue intimado a dejar el país y encausado por el delito de propaganda enemiga, figura contemplada en el Código Penal con penas de uno a ocho años de prisión”. La organización agregó que el periodista fue informado de que conocería formalmente los cargos en su contra el 27 de febrero y que la Fiscalía determinaría su sanción dentro de las 72 horas después de salir de la cárcel.

Durante su interrogatorio, un mayor tenía copias de la revista que Constantín Ferreiro edita y un gran expediente sobre el periodista en su escritorio, dijo la SIP. Ese mismo mayor “le amenazó y le conminó a decidir entre abandonar el país o callarse o ir a la cárcel”, agregó la organización.

La SIP informó que Constantín Ferreiro les informó que los teléfonos de él y García Basulto les fueron devueltos después de su liberación, pero que estaban inoperables y que dos personas vestidas de civil estaban vigilando afuera de su casa.

Además de ser editor de la revista La Hora de Cuba, Constantín es también vicepresidente regional para Cuba de la Comisión de Libertad de Prensa e Información de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP).

La SIP condenó su detención y pidió su liberación. Desde entonces, ha pedido a la comunidad internacional, y al Presidente de Estados Unidos, Donald Trump, que interceda.

“Tenemos muy poco tiempo para proteger a nuestro colega y por ello solicitamos solidaridad de la comunidad internacional para interceder ante el gobierno de Cuba para que desista de cualquier tipo de sanción”, dijo Roberto Rock, presidente de la Comisión de Libertad de Prensa e Información, y Matt Sanders, presidente de la SIP.

El Premio Oswaldo Payá: Libertad y Vida se otorgó a Luis Almagro, secretario general de la Organización de los Estados Americanos (OEA), a quien también se le impidió viajar a La Habana.

Payá, que luchó por la democracia y la libertad de expresión en Cuba, murió en un accidente automovilístico en 2012. Su hija, Rosa María Payá, fundadora de Cuba Decide, ha dicho que el gobierno cubano causó el accidente, pero este niega haberlo hecho, según Associated Press. Cuba Decide, una organización sin fines de lucro que trabaja para un plebiscito “para iniciar una transición a la democracia” y la Red Latinoamericana de Jóvenes por la Democracia organizan el premio Oswaldo Payá.

En una carta a Rosa María Payá, Almagro escribió que el Consulado de Cuba en Washington negó su solicitud de visa para el pasaporte oficial de la OEA y también fue informado de que se que le negaría la entrada con el pasaporte diplomático uruguayo. Almagro escribió que en una reunión de otro funcionario de la OEA con el Cónsul de Cuba en Washington y el Primer Secretario del Consulado estos expresaron “el ‘asombro’ por el involucramiento del Secretario General de la OEA en actividades anti-cubanas”.

Al expresidente mexicano Felipe Calderón y a la exministra chilena de Educación Mariana Aylwin, así como a dos coordinadores para Cuba Decide, también se les negó la entrada a Cuba para asistir al evento.

Calderón dijo que se le impidió abordar un avión en Ciudad de México porque no fue autorizado por orden del gobierno cubano, informó El Universal.

Granma publicó el 22 de febrero una declaración del Ministerio de Relaciones Exteriores sobre el intento de Almagro de viajar a La Habana y el “‘premio’ inventado por un grupúsculo ilegal anticubano, que opera en contubernio con la ultraderechista Fundación para la Democracia Panamericana”.

“El plan, tramado en varios viajes entre Washington y otras capitales de la región, consistía en montar en La Habana una abierta y grave provocación contra el gobierno cubano, generar inestabilidad interna, dañar la imagen internacional del país y, a la vez, afectar la buena marcha de las relaciones diplomáticas de Cuba con otros Estados”.

Nota del editor: Esta historia fue publicada originalmente en el blog Periodismo en las Américas del Centro Knight, el predecesor de LatAm Journalism Review.

Más artículos